Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

viernes, 24 de diciembre de 2010

Prueba

Ni por un momento pensé en lo que podría pasar, simplemente estaba allí sentada en el banco donde te conocí observando a la gente que pasaba por el parque. Gente que sonreía, gente que lloraba, caminaba, corría... Me encantaba mirar a una persona e intentar adivinar lo que está pensando. Hasta ahora, 12 personas han pensado en el frío que hace esta mañana, 5 en lo que comerán hoy, 3 en si pasarán la Nochebuena con amigos o con la familia, y 8 en si de verdad ha merecido la pena pasear por el parque solo, para aclarar ideas o resolver esas dudas existenciales por las que únicamente algunos reflexionan en Navidad. Es curioso, pero nadie sabe explicar por qué en fiestas todos no podemos evitar intentar decidir si todo lo realizado hasta ahora merece la pena o no. En mi caso yo pienso que sí. Quizá haya cometido errores este año, pero soy de las que piensan que los errores te hacen más fuerte. ¿Qué sería de la alegría sin la tristeza?, ¿y de los aciertos sin equivocaciones? También creo en que cada fallo tiene su recompensa en el futuro, aunque sea un futuro muy lejano. Espero que este año que viene traiga cada una de las recompensas de mis errores del pasado. Sea así o no, nunca llegaré a arrepentirme de todo lo que he hecho mal, todo ocurre por una razón, ¿no?

miércoles, 24 de marzo de 2010

Te volví a echar de menos, después de tanto tiempo.

Y lo vi, en ese momento sentí de todo, no pude evitarlo. Mi corazón se paralizó, aturdido por el, de nuevo.. fue extraño, volvían esos sentimientos, esos recuerdos, cada conversación, cada mensaje, cada palabra, todo lo que había vivido a su lado. No sabia que hacer, me puse a pensar hace cuanto tiempo que no nos hablábamos, desde ese día, y pensar que casi habían pasado más de tres meses.. En ese preciso momento te volví a echar de menos después de tanto tiempo.

martes, 23 de marzo de 2010

Que te quiero, sin poder evitarlo.


Hace tres escasos días decía:
- No, no quiero tener a nadie en mi vida, no quiero pensar en una persona y empezar a temblar y a sonreír al mismo tiempo, no quiero sentirme aferrada a nadie, en absoluto, y no poder quitármelo de la cabeza, que no, que no quiero sufrir más ni pasarlo mal por nada en este mundo. Que detesto tener que admitirlo pero quiero no querer, quiero no sentir, y  lo que menos quiero es amar, por lo menos durante un tiempo.
Hoy, sin poderlo remediar, luchando con todas mis fuerzas e intentando que ganara la razón al corazón, pero sin respuesta alguna, he vuelto a sentir todas esas emociones incontrolables, ni por mi, ni por nadie.

lunes, 22 de marzo de 2010

Los sueños son quienes nos abren los ojos.


Cuando cerramos los ojos y nos empezamos a dormir, nuestro subconsciente se relaja, y al caer en ese sueño profundo, este libera sus pensamientos, sus recuerdos, sus sensaciones. Mientras soñamos, a veces tenemos la sensación de estar haciéndolo, unos sueños parecen tan reales que dan miedo, otros hacen que te sientas tan feliz al despertarte que deseas no haberlo hecho y que eso hubiera pasado de verdad, otros te asustan tanto que tienes que incorporarte y respirar y tratas de olvidarlo sin éxito, unos hacen que rías hasta rabiar, otros que llores desconsoladamente..
La gente dice que los sueños no son nada, que son solo imágenes, en su mayoría sin sentido que pasean por nuestra mente y que a la mayor parte de ellos ni los recordamos.
Pero creo que no, creo que los sueños nos desvelan secretos de nosotros mismos, nos ayudan a entender ciertas cosas, hacen que nos demos cuenta de que pasa en realidad, algunos nos hacen ser tan felices, otros llorar. Pero curiosamente, mientras dormimos, los sueños son quienes nos abren los ojos.

domingo, 21 de marzo de 2010

Los sueños son quienes nos abren los ojos.


Cuando cerramos los ojos y nos empezamos a dormir, nuestro subconsciente se relaja, y al caer en ese sueño profundo, este libera sus pensamientos, sus recuerdos, sus sensaciones. Mientras soñamos, a veces tenemos la sensación de estar haciéndolo, unos sueños parecen tan reales que dan miedo, otros hacen que te sientas tan feliz al despertarte que deseas no haberlo hecho y que eso hubiera pasado de verdad, otros te asustan tanto que tienes que incorporarte y respirar y tratas de olvidarlo sin éxito, unos hacen que rías hasta rabiar, otros que llores desconsoladamente..
La gente dice que los sueños no son nada, que son solo imágenes, en su mayoría sin sentido que pasean por nuestra mente y que a la mayor parte de ellos ni los recordamos.
Pero creo que no, creo que los sueños nos desvelan secretos de nosotros mismos, nos ayudan a entender ciertas cosas, hacen que nos demos cuenta de que pasa en realidad, algunos nos hacen ser tan felices, otros llorar. Pero curiosamente, mientras dormimos, los sueños son quienes nos abren los ojos.

sábado, 20 de marzo de 2010

Seguí andando hacia delante;

Te vi, fue sólo un instante pero te vi, estabas ahí, riéndote. Había esperado ese momento ni sé el tiempo, había imaginado como sería encontrarme contigo después de tanto tiempo millones de veces, había imaginado como iba corriendo y te abrazaba o como me acercaba tímidamente y te preguntaba ¿qué tal?. Pero mi reacción fue distinta a todas aquellas, te ignoré, hice como si no te hubiera visto y torcí la calle sin más, por un momento me negué a mi misma que estabas ahí, me traté de convencer de que tan solo eras una alucinación. Así que anduve, anduve rápido, con las piernas temblorosas y cuando llegué al final de la calle, me arrepentí, no te niego que tuve la tentación de volver, de correr hacía a ti, y de decirte de una vez por todas la verdad, esa que me he estado callando desde hace meses, pero creo que me pudo la cobardía y simplemente seguí andando hacia delante.

viernes, 19 de marzo de 2010

Un simple cuento que no quisiera que se acabase nunca.

Mi cabeza no para de recordar tus fotos y tus palabras, una y otra vez, como si de una película sin final se tratase...y en este momento me pregunto que me está pasando...por qué has pasado de ser uno a más a ser el que ronda mi cabeza... ¿qué ha pasado estos días? ¿qué has hecho para llegar donde estás ahora cuando muy pocos lo consiguieron? y sobre todo ahora que había amurallado mi corazón para que no se volviese a romper en pedazos, ahora que no queria saber nada de lo que estuviese relacionado con el "amor"...pero no puedo evitarlo, aquí sigo dándole vueltas a todas esas dudas sin obtener ninguna respuesta...esperando poder hablar contigo para ver que sucede hoy y que podrá suceder mañana...y entre tanto, sin saber si todo lo que me dices es verdad o un simple cuento que no quisiera que acabase nunca..

jueves, 18 de marzo de 2010

Aprendo de mis errores.


Sé que me equivoco, una y mil veces, pero de ello aprendo, saco las lecciones y vivo, no soy perfecta ni lo pretendo ser, pero se hace difícil vivir en busca de la felicidad cuando te hacen sentir siempre que no eres lo suficientemente hermosa, porque al fin y al cabo eso es lo que queremos todas, que nos cuiden, nos protejan, ya sabes, que nos digan que somos hermosas y lucimos bien, a alguien que nos quiera, aun con todas esas críticas, sin buscar nada a cambio, esperando solo nuestra propia felicidad.

LO  ÚNICO  QUE  PIDO  ES  QUE  NO  ME  JUZGUEN;  SON  MIS  ACTOS,  MIS  ERRORES,  MIS  LECCIONES.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Irreversible.

Aquella mañana se sentía desfallecer, y una vez más, no podía levantarse de la cama. Su cuerpo le pesaba, sus brazos no podían salir de entre las mantas, y el corazón cada vez le latía más y más lento. Era incapaz de abrir los ojos y los párpados, ardientes, quemaban sus pupilas como troncos de pino en la chimenea. Sentía cómo el frío del invierno recorría sus extremidades hasta llegar al mismo centro del corazón, anulando cualquier sentimiento bueno o malo que haya podido tener. Frágil como el cristal, inocente como un niño, lentamente se moría. Tan sólo una limpia lágrima pudo salir de ella, acariciando su cara, más tarde su cuello y, por último, la almohada.

martes, 16 de marzo de 2010

La vida.

La vida se compone de palabras, palabras de amor y de dolor. Parece increíble de qué manera una simple palabra puede cambiarte los esquemas y hacerte volver a empezar de cero. Un simple "te quiero" pronunciado por la persona adecuada puede convertir tus utopías en algo alcanzable, de la misma manera que puede destrozarte el alma. Y es que los "te quiero" están minusvalorados. Los decimos casi sin querer, al finalizar una conversación o al despedirte de alguien que acabas de conocer. ¿De verdad no nos damos cuenta de lo que significan realmente? Son dos palabras inherentes al amor, a lo que este significa. Se refieren a la promesa del "siempre", del nunca te dejaré porque me importas. Por eso son tan difíciles de pronunciar para los que conocen su verdadero significado. Un "te quiero" puede ser un mundo para los que viven el amor, para mí, lo es.

lunes, 15 de marzo de 2010

Niños.

Juguemos a ser niños, a olvidarnos de lo que somos, a vivir sin preocupaciones. Correr hasta la esquina y volver, sólo por diversión. Cenar pizza todos los días, saltar encima de la cama hasta acabar con el colchón y gritar cuando algo no nos gusta. Llorar cuando nos sentimos mal, porque no deseamos esconder nada, todo lo que conocen los demás de nosotros es lo que somos. No tenemos miedo a mentir ni a decir la verdad, no se nos trata diferente por ello, tan sólo somos niños.

domingo, 14 de marzo de 2010

Hoy.

Hoy es una día de esos en los que te despiertas y sabes que algo va a cambiar. Te levantas de la cama pensando en todo lo que has hecho hasta ahora y sonríes. Ya nunca más volverás a verte indefensa, a sentir que no eres nadie. Ahora miras hacia adelante, no le tienes miedo a nada. Los porqués han desaparecido, no merecen la pena. Todos te observan al pasar, porque has cambiado. Este es tu momento y nadie te lo va arrebatar. Puedes cantar, bailar y gritar si es necesario. Los problemas se vuelven imperceptibles, porque tu risa los eclipsa. Y si algún día te preguntan qué vas a hacer con tu vida, o quién quieres llegar a ser, les contestarás: ¿y qué más da?

sábado, 13 de marzo de 2010

Quiero que seas tu.

¿Por qué te comportas así? Si es verdad que me quieres, ¿por qué no me lo dices? Te necesito conmigo, eres lo mejor que me ha pasado en la vida, ¿lo sabías? No hay nada que me haga más daño y a la vez me haga tan feliz que tú. Desde que te conocí, nada ha vuelto a ser lo mismo. ¿Qué ha sido de esa noche? Esa en la que me cogiste la mano, tenía miedo y tú me protegías. Te seguí hasta donde nadie nos veía y allí por fin tú fuiste tú y yo fui yo. Me susurraste al oído que no pasaba nada, que tú estabas conmigo y eso era lo único que importaba. Me abrazaste y sentí todo tu calor, cerré los ojos y me atreví a soñar; a soñar que aquello perduraría para siempre, que no se quedará sólo en la noche del veintidós de septiembre. No me hagas sentir arrepentida, no quiero volver a pensar en los finales tristes, nunca más.

viernes, 12 de marzo de 2010

Héroes.


Sentada en la arena de la playa aún cuando cierro los ojos te siento aquí, a mi lado, convenciéndome de que todo irá bien. Echo de menos tu sonrisa, esa en la que pocos saben lo que se esconde, todo el pasado que yo te ayudé a vivir. Por fin estaban cambiando las cosas, ahora era yo la víctima y tú mi héroe, pero duró por poco tiempo. Aún las lágrimas de aquel día regresan a mis ojos al recordar la situación: tú y yo sentados en la misma cala de siempre, pero aquella vez con una mala noticia que darme, una que me cambiaría la vida. Tú no podías morir, no podía acabar todo tan pronto, pero así el médico lo confirmó. Estaban todos equivocados, no eran tus tres últimos meses de vida, sino los míos. Ahora nada tiene sentido. Me siento muy sola sin nadie ni nada a lo que aferrarme. Los recuerdos van y vienen, y pronto lo olvidaré todo. He decidido guardarte en mi memoria para siempre metiendo las pequeñas cosas que mejor te representan en el joyero que me regalaste, ése en el que una bailarina gira al compás del Lago de los Cisnes cuando lo abres. Ahí dentro se encuentran ahora tu reloj azul cielo, tus cartas desde América, las fotos juntos, aquel ramillete de flores secas, la caracola que te regalé y el resto de objetos más importantes.
Busco un hueco entre las rocas y allí lo dejo, a salvo del mar, del viento y del olvido.

jueves, 11 de marzo de 2010

Impotencia

Mírala, tan pequeña e inmadura, dejando que la toquen, ofreciendo su cuerpo a toda persona interesada. Sé que no puedo ayudarla, sólo ella puede salvarse, pero no se da cuenta de el daño que se hace. Es duro verla así, vendida, tan inocente ante todas esas almas manchadas que se aprovechan de ella. Se encuentra perdida y sola, pero no quiere aceptarlo. Ella quiere que la quieran, y en su intento falla sin remedio. Abre los ojos por favor, quiero que veas algo. ¿Ves bien a esa chica de la que te hablo? ¿Ves a ese corazon destrozado? ¿Ves esa cara demacrada y esa mirada perdida? Ahora quiero que me escuches bien porque es la primera vez que alguien te cuenta la verdad. Esa niña desolada eres tú.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Elige apostar.

Algunas personas eligen apostar por sí mismos, mientras que otras son felices apostando por otros. Pero el azar es algo gracioso, fácil de aceptar cuando va a tu favor. Pero cuando no, se llama injusticia, se llama traición. Pero recuerda, la norma más importante del juego es que la casa siempre gana.

martes, 9 de marzo de 2010

Amor de verano

El verano es una estación triste en la que nada crece. Preferimos el mes de diciembre, pese a la amargura que provoca la felicidad ajena; incluso la establecida crueldad de abril es mil veces más estimulante. La canción del verano es siempre la peor canción del año. El amor de verano es un subgénero de amor, del gran amor que nunca podrá tener lugar en verano. Hablan de lecturas de verano, noches de verano, viajes de verano, bebidas de verano y con ello queda implícito un sutil desprecio. Nuestro amor no está hecho para el verano. Nuestro amor no conoce vacaciones.

lunes, 8 de marzo de 2010

Nunca olvides quien eres.

Pase lo que pase y hagas lo que hagas,nunca olvides quien eres y lo que te ha traido hasta aqui. Porque eso, todo en lo que crees, es lo que eres, y si tu no luchas por ello, nadie mas lo hara.

domingo, 7 de marzo de 2010

Y de repente llegas tú.

Nunca había conocido a nadie que de verdad pensara que yo valía la pena, hasta que te conocí a ti, y tú lograste que yo tambien me lo creyera, asi que por desgracia te necesito... y tú me necesitas a mi. Asi que tenemos dos opciones, o terminamos lo que empezamos sin tener en cuenta lo que sentimos o nos olvidamos de todo lo que ha pasado y empezamos de nuevo. Es facil, se puede, juntos podemos.

sábado, 6 de marzo de 2010

La aceptacion es la base de la superacion.

Cuando se pierde a alguien a quien uno quiere, es duro; pero negando la realidad no se consigue nada, todo lo contrario. Hay que abrir los ojos a lo que hay... Cuando uno está es una situación dificil, lo primero que tienes que hacer para salir es admitirlo. Y despues, todo es mas facil. Nunca se olvida, pero se aprende a vivir con ello.

viernes, 5 de marzo de 2010

Always

Vale que somos diferentes, que nos peleamos, que a veces no nos aguantamos, pero en el fondo ¿sabes lo que pasa?, que me cuesta mucho decirte que conocerte, que encontrame contigo me cambio la vida, y ¿sabes que más me cuesta decirte?, que me la cambio para bien, vaya. Yo siempre habia estado sola, no habia tenido a nadie y pensaba que iba a quedarme asi para siempre, pero ahora no. ¿Sabes que más me cuesta decirte?, que quiero estar a tu lado aunque no pueda tocarte en la vida, que yo quiero seguir ahí a tu lado, de riña, no sabiendote decir las cosas, sancandote de quicio...Toda una vida, solo si tu quieres.

jueves, 4 de marzo de 2010

Dormir.


Hoy he dormido abrazada a lo único que me queda de ti. Aquella camiseta que me diste aún guarda tu olor como si nunca hubiera pasado el tiempo. La encuentro aferrada contra mi pecho, inundándome de tu esencia a árboles, sol y música. Mantengo los ojos cerrados y hundo la cabeza en ella, intentando de alguna manera que vuelvas, pero en vano. Quiero creer que cuando los abra estarás allí otra vez, rodeándome con tus brazos y diciéndome palabras que expresan eternidad. Así pasa una hora, otra y dos más. Mientras, el sol va recorriendo el cielo poco a poco, parándose a su paso para iluminar el camino, creando esa atmósfera de verano que tanto echaba de menos y que ahora quiero que perdure para siempre. Repito tu nombre sin cesar porque quizá así nunca se marchará tu voz de mi memoria y tu imagen seguirá viva en mis pensamientos.
Por última vez escucho esa canción tan absurda, nuestra canción absurda, y deseo que su melodía me haga seguir adelante.

miércoles, 3 de marzo de 2010

A por ello

Me levanto cada día con una nueva motivación. He decidido cumplir mis sueños. Soy de esas personas que creen en el destino y en que todo ocurre por una razón, aunque la mayoría de las veces no podamos encontrarla. Voy a conseguir ser feliz, a mi manera, sin reglas y haciendo lo que me gusta realmente. Si la música te llama debes acudir a su llamada, porque si no nunca sabrás si podrías haber sido alguien en ese mundo y si podrías haber sido totalmente feliz. De todas formas, cuando tomamos decisiones importantes siempre nos queda la duda de si hemos escogido bien, pero la verdad es que nunca lo sabremos.

martes, 2 de marzo de 2010

Me di cuenta.


Y entonces me di cuenta. En un instante supe todo lo que habías callado. Me has hecho daño, nada volverá a ser igual. He sido una estúpida, lo sé. Me hiciste creer que era posible, que esas miradas existían de verdad y que, por muy extraño y absurdo que parezca, me querías. Ya no tengo fuerzas ni para llorar, estoy perdida, sin ganas de seguir adelante con nada. ¿Sabes qué? Tú eras mi única motivación.
Acabo de perder a la razón de mi existencia, ¿ o quizá nunca la tuve?

lunes, 1 de marzo de 2010

MSML

No sabía cómo había llegado hasta allí. No puedo hacerlo, no estoy preparada, así que regreso corriendo hasta mi moto y echo a llorar. Aprieto el acelerador, no sé a dónde voy pero sí a dónde quiero ir. Aparco la moto justo antes de llegar al bosque. Me bajo y corro por el camino hasta llegar a la pradera. La música me inunda, necesito bailar, nadie puede verme. Poco a poco mis pies empiezan a moverse y a su vez le siguen mis brazos, cabeza, piernas, todo mí. Todo está en mi mente, "Summer Overture", de Mozart. Sigo bailando, doy vueltas, salto, una pierna, otra,  los brazos dirijen mi baile como un director a su orquesta. Como la electricidad recorre las torres de alta tensión movía la música mi cuerpo. Giro, caída, salto, puntas, pierna derecha, pierna izquierda. Un último paso da fin a mi baile, mi espalda se dobla hacia atrás lentamente dando lugar a un Cambré perfecto. Acabo rendida sobre el verde césped de aquel lugar. Me tumbo boca arriba y observo el cielo. Saco mi reproductor del bolso y empiezo a escuchar la cancion encerrada en mi mente. Yo y mi música, mi música y yo, nadie más.

domingo, 28 de febrero de 2010

No puedo describirte.

Ya no es lo mismo, ahora cada mirada es pecado, cada sonrisa un mundo. No puedo describirte, ni siquiera nombrarte, sólo son líneas que caen sobre el papel intentando dibujarte. Inocentemente te miro, sabes lo que estoy pensando. Un impulso inconsciente nos mueve, tú te acercas, yo me acerco. Un temblor me recorre el cuerpo haciendo que note ese escalofrío que me llena de miedo cuando tú posas mi mano sobre mi cintura. Mi otra mano se junta con la tuya, nuestros dedos se entrelazan. Cierro los ojos y empiezo a sentirte. Sonríes, sonrío, entonces me doy cuenta, hay algo escondido en tu sonrisa, es un secreto. Es como volver a nacer. Respiro ese olor a ti, fragancia de mis sueños. Ojalá no se acabe nunca este momento, pero se que pronto llegará a su fin. De repente aparece alguien, no consigo definirlo, pero hace que te apartes de mi. Todos los sentimientos desaparecen dejándome sola, fría; me pierdo entonces en la oscuridad, no volveré a salir.

sábado, 27 de febrero de 2010

Love is pathetic

Everybody has that day when everything you were worried of become stupid. Love is one of them. When I saw you with her I wanted to shout, scream at the top of my voice. Why her? I know I'm not special, I'm not different from the rest of the girls in the world but I know I love you more than anyone else. No, I want to repeat, no. I don't love you, I've  never loved you and I will never love you. You are stupid, egotistical, blinded. Please, do me a favor, don't look at me anymore, or I won't never forget you. You don't exist, I don't exist.

viernes, 26 de febrero de 2010

Making my way down town

Me asomo a la ventana, a lo lejos un pájaro vuela a esconderse tras el sol del horizonte. Nadie camina por las calles de Madrid. La soledad de la ciudad se respira en el ambiente, fragancia de invierno que los árboles desprenden. Cojo mi cámara y salgo fuera. Busco imágenes escondidas en los edificios, entre los coches aparcados. Entonces veo a una niña, la niña no lleva abrigo, se tapa la cara con el pelo. No quiere que nadie se de cuenta de que está llorando, porque son lágrimas de mentira, que nadie sabe el porqué de ese llanto. Creo que me ha mirado y ha visto que la observaba, porque la niña de repente echa a correr hacia el final de la calle con las manos sobre su frío rostro. Me da tiempo a tomar una última imagen de la pequeña, antes de desaparecer en la niebla repentina. Vuelvo a casa.

jueves, 25 de febrero de 2010

Solo contigo.

Me gusta cuando sonríes, cuando sólo tu y yo sabemos el porqué de esa sonrisa. Me encanta cuando me miras, cuando me conviertes en la única persona para ti en el mundo. Déjame volar hasta el cielo, llévame hasta el sol, ahí donde las estrellas quieren esconderse durante el día, quiero acariciar la luna al acabar el día, sentir la noche que se mezcla con los dos. No me sueltes jamás, no permitas que me vaya. Déjame abrazarte, sentirte, besarte. Sigue mirándome así, no pares. Ojalá los segundos al mirarte fuesen horas junto a ti. No quiero olvidarte, no de esta manera.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Miedo.


Míralo, por ahí viene, se acerca desde la ocuridad, toma forma, lo ves, lo sientes. Derepente ya no es algo ajeno, eres tú. El miedo, ¿qué es el miedo? El miedo eres tú. Tu eres el dueño de tu vida y nadie más. Yo decido yo, yo y yo. Aparta esa imagen de ti mismo que no te deja ver lo que eres en realidad. De nada sirve cruzar los dedos, ni taparte la cara con las manos.

[Deja que la lluvia acaricie tus parpados
Que la humedad se clave en tu piel
Deja que esta noche tus pies anden descalzos
No los pares si empiezan a correr
Deja que el deseo por una vez se cumpla, 
Deja que El silencio te susurre otra vez,
Deja que tu ausencia en una depresión se hunda,
Deja que el niño que llevas dentro vuelva a nacer.
Dwja que la gente pase a ambos lados sin tocarte
Y que el neón de la noche se clave en tu sien,
deja que la duda que hay en tu mente no pregunte
y que no se clave, que ni siquiera hable
y que se muera solo por esta vez.

Deja que los coches te salpiquen cuando pasen,
que mojen tu risa, con tu puta prisa antes de morder
esa manzana envenenada por un jodido martes,
que se pregunten que haces en la calle,
que no se den cuenta de ese detalle.

Que esto es un paseo como los de antes,
el que nadie se busca, nadie quiere encontrarse,
que todo se vuelca en un vaso vacío,
que no hay más nostalgia que la de perderse.
Si duele un recuerdo, te cura el olvido.]

martes, 23 de febrero de 2010

Quiero.

Quiero correr y ni tú ni nadie me parará. Sentiré el viento en la cara, el frío del invierno mezclándose con mi piel. Puede que me caiga, puede que duela, pero juro que me levantaré, porque las caídas valen la pena solo para ponerte a prueba, porque yo puedo, podré. Y si encuentro obstáculos en el camino me alegraré, porque ellos me hacen más fuerte. Nadie volverá a hacerme daño.

lunes, 22 de febrero de 2010

Invierno

Entonces llega de nuevo el invierno, con su gélida nieve que viste a la ciudad de blanco. Todos los recuerdos del verano desaparecen dejando solo la esperanza de que el mundo vuelva a empezar a partir de diciembre, de que la nieve que viste la ciudad limpie todo lo malo existente en el mundo. Miro al cielo, cierro los ojos. Dejo que los copos de nieve se posen en mis pestañas. Me olvido por un momento de mi existencia, de toda la gente que me rodea. Ya no están allí. Sólo estoy yo. Todo este silencio se ve interrumpido por una risa. Noto tu presencia. Tú. ¿Por qué has vuelto? Vete no quiero que estés aquí. Pero entonces me rodeas con tus brazos. Debería soltarme, pero no lo hago, no quiero separarme de ti. No me sueltes, no vuelvas a alejarte. Me giro y me encuentro con tus labios. Quiero besarte pero no puedo, no puedo fallarme otra vez a mí misma, no volverás a hacerme daño. Echo a correr calle abajo hasta llegar a la parada del metro, lo mejor será alejarme de allí lo antes posible. Una gélida lágrima baja por mis mejilla y de nuevo apareces tú. Tú y tu estúpida sonrisa. Me besas, el barullo de la gente bajándose del vagón no consigue separarnos. Debo marcharme, lo entiendes, ¿verdad? Me alejo y subo al vagón. Un último adiós, te quiero.

domingo, 21 de febrero de 2010

Siempre


Tras cinco horas de viaje por llegué a la playa.
Me bajé del coche y, dejándome llevar por un sentimiento de nostalgia, me acerqué corriendo hasta la orilla. Miré al horizonte. Allí, en el fondo, el sol se escondía de nuevo en el mar. Me quité los zapatos y olvidàndome de todo lo demás, entré en el agua.
Una brisa fresca acarició mi cara trayendo consigo ese olor a mar que tanto me recordaba a la infancia, a los buenos tiempos en los que no había preocupaciones ni nada en lo que pensar.
Fui caminando por la orilla hasta el final de la playa, esquivando las olas que me querían atrapar. Allí estaba, una pequeña cabaña sobre la arena. Aquella cabaña había sido mi refugio durante toda mi vida, o al menos desde lo que conseguía recordar. Toda ella estaba hecha de madera y decorada con conchas, piedras y corales que mis amigos y yo encontramos buceando en el mar. Quise entrar, pero pensé mejor en volver a casa y regresar en otra ocasión, quizá mañana, cuando el sol pueda iluminarla.
Llegué a casa tan cansada que ni siquiera cené a pesar del hambre. Me encerré en mi habitación. Había sido un día muy largo. En ese insante empecé a recordar todo lo que había ocurrido en aquel pueblo. Los buenos momentos, los malos, las risas, los llantos... Encendí mi reproductor y me dediqué simplemente a tumbarbe en la cama y dejarme llevar por el sonido de la música que inundaba mis oídos.

sábado, 20 de febrero de 2010

Piérdete

Creí que te quería, que eras realmente la persona con la que me gustaría estar, pero ahora veo cuanto estaba equivocada. Me has hecho daño, yo no lo quería ver, pero por fin he dejado de estar ciega y he abierto los ojos. Y todo esto gracias a mis amigos, por eso les pido a todos ellos perdón por no haber visto lo que pasaba ante mis ojos. Gracias, muchas gracias a todos ellos. Quiero olvidarte y eso es lo que voy a hacer, no volveré a permitir que juegues más conmigo, nunca más. Ya no eres importante para mí, ¿sabes qué? ya no te quiero. Encima me tratas como si tú fueses mejor que yo. Debo darte una mala noticia, no lo eres
Hazme un favor, piérdete.

viernes, 19 de febrero de 2010

Te quiero


No puedo dejar de darle vueltas... creo que te quiero. Cuando ríes, cuando lloras, cuando te enfadas, cuando me haces reír, cuando me tocas, cuando me miras...
Siempre que te veo con otras siento que podría morirme y yo nunca he sido tan celosa. Sé que no llegarás a ver esto nunca pero, te quiero, te necesito. Eres como la parte de mí que siempre me ha faltado, y no puedo llenar su vacío con nada ni nadie más. Pero sé que no puedo tenerte, todo esto me queda grande, nunca llegaré a ser como ellas.
¿Mi mayor deseo?, que me quieras.

jueves, 18 de febrero de 2010

Vuélvelo a intentar

¿Has tenido alguna vez uno de esos días en los que quieres desaparecer y no volver jamás? Uno de esos días en los que te digan lo que te digan tú pensarás igual, y que crees que tus problemas no tienen arreglo, quizá porque no quieres ver la solución, y en el fondo sabes que estas siendo pesimista y que deberías dar otra oportunidad a la vida, porque quizá te merezcas ser feliz, pero no puedes verlo. Estás ciega, y en tu ceguera sigues ahogándote en tu pena sin saber que hacer, pero tampoco intentas buscar una respuesta, algo claro en ese bosque lleno de plantas trepadoras que no te dejan ver la luz. Intentas escalarlas una y otra vez en vano. "No puede ser, no podré conseguirlo", piensas pero entonces ves a un rayo de sol que se cuela en ese bosque, sigues a la luz y por fin llegas a un lugar seguro, donde nada ni nadie podrá hacerte daño. "Ya está ya pasó" te dices a ti misma, pero no te das cuenta de que es tan solo un claro del bosque, que en cuanto salgas de allí tendrás que adentrarte de nuevo entre las plantas. "Nunca me iré de aquí" crees en ese momento, pero al final tendrás que irte de allí, escoger otro camino, un camino en el que te toca luchar contra las plantas porque tienes que salir, puedes salir.
¿Has tenido alguna vez uno de esos días? Yo sí.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Te echo de menos.

¿Sabes la ironía? Qué te echo de menos y te vi hace dos días, si, dos simples días han pasado desde que estaba tan cómodamente entre tus brazos. Y sin embargo ya te echo de menos. Quiero que sea mañana. Ya, ahora. Para poder volver a verte y darte un abrazo mientras te como a besos, mientras mis manos se pasean con suavidad por tu pelo.

martes, 16 de febrero de 2010

Flipo.

Flipo con los tíos de verdad, o más bien con él. Vamos a ver... Tu decías que ante todo eramos amigos, si, eso decías... Pero ahora yo digo, hablando mal y pronto, que ¡una mierda! Que tu de amigo no tienes ni el pelo derecho de detrás de la oreja, que solo eres un gilipollas más que se las pira de mi lado para irse con otra al otro lado del país, pero la verdad, ya paso, pero aun así me jode que me veas y no seas capaz de decir ni un hola después de todo lo que hemos pasado juntos, con nuestros más y con nuestros menos, flipo con la cantidad de gilipollas que hay por este mundo, tan desagradables y maleducados. Pero gracias a no se quién porque a Dios seguro que no, yo he ido a encontrar al único buenazo con un punto de malo que hay en el mundo, o por lo menos al mejor para mí. Me alegro de haber elegido lo que he elegido y se que haga lo que haga con mi niño, no me arrepentiré.

lunes, 15 de febrero de 2010

Dalila, 1864.


1864.

Dalila baja del carruaje, sujetando con la punta de sus finos dedos unos pliegues de la suave tela de su vestido. Lila, su color favorito. Alza la cabeza, para mirar al frente a través del ala de su pamela color crema. Hoy será un gran día, piensa. Y sin poder evitarlo una sonrisa juguetona asoma por sus labios.
El amor, cosa extraña. Capaz de cambiar totalmente a una persona en un tiempo récord. Su forma de pensar, de ver la vida... Todo cambia. Y solo porque está él. Él, que le ha enseñado a creer en sí misma; él, que ha jurado cuidarla y protegerla frente a cualquier tipo de mal; él, que daría la vida por ver su sonrisa.Y hoy, por fin, todo ese amor será... oficial. Oficial... Qué palabra más fría y superficial para la intensa realidad que representa, piensa. Pero le es suficiente, le sería suficiente solo con saber que él le corresponde. Acaricia el radiante anillo que desde hace dos días luce en su dedo anular. Mira alrededor, sorprendida de ser la única maravillada ante los destellos que la pieza lanza al ponerse en contacto con la luz tenue del atardecer.
La joven avanza con elegancia a través de la multitud de invitados que su futuro suegro ha invitado al evento. El amplio jardín está atestado de caballeros señoriales vestidos con prendas que, aun sin ser de gala, les da una aspecto elegante y refinado. Mujeres que visten pomposos vestidos y joyas que reciben más miradas que sus dueñas. Sin embargo, Dalila no se fija en ninguna de estas cosas, a pesar de ser observadora. Ella solo tiene ojos para el hombre que se encuentra sentado en el banco de madera, junto al árbol donde se besaron por primera vez. Los ojos castaños se vuelven hacia ella, que le devuelve una mirada azul llena de palabras que solo ellos dos comprenden. Alguien hace sonar una cucharilla contra una copa de cristal de las que hay en las mesas de aperitivos. Malix se pone en pie y avanza hasta el círculo que se está formando alrededor de su padre, quien ha dado la señal. Toma un trago de vino y, tras dejar la copa sobre la mesa y alisarse la camisa, nervioso, procede a pronunciar las palabras que harán que él y Dalila puedan estar juntos al fin sin tener que correr el riesgo de ser sorprendidos a media noche. Ambos se miran, ella con lágrimas en los ojos, él con ganas de ir y cogerla entre sus brazos para asegurarse de que no es un sueño. Por que no lo es, piensan, esto está pasando, es real, y es perfecto.

domingo, 14 de febrero de 2010

Sin rumbo.


Calles de Londres. Ves pasar a la gente, gente extraña. O quizá la extraña seas tú. Caminas despacio, las manos en los bolsillos. Explotan fuegos artificiales sobre ti. ''Feliz año nuevo'', te susurras a ti misma. Y deseas que sea verdad, que el año que acaba de realizar su entrada triunfal sea un feliz año. Pasa corriendo un hombre calvo, que te empuja levemente al pasar junto a ti. Pide disculpas apresuradamente y prosigue con su carrera. Probablemente haya tenido problemas para llegar, algún atasco, piensas. Ahora se dirigirá hacia un hogar donde le esperan grandes cantidades de turrón y mazapán, combinados con el dulce sabor de los abrazos navideños llenos de cariño. No es que te importe realmente. Tú solo buscas salir y vagar sin rumbo, esperando quizás que el destino se apiade de ti y te envíe algo que te desvíe de tus pensamientos. Mientras esperas a que ocurra, piensas. Piensas que la ciudad brilla a esa hora de la noche, los copos de nieve caen formando una graciosa danza, y resplandecen frente a los faros de los coches que se dirigen Dios sabe dónde. Piensas que a pesar del frío que hace, te encantaría tenderte en el suelo y dejar que la nieve se posara sobre ti para sentirte parte de ella. Piensas que te gustaría hacer cualquier cosa menos volver a ese infierno que muchos llaman tu casa, en el que nunca cesan los gritos y las peleas. Piensas en coger el primer autobús que salga con rumbo ''Lejos de aquí'', podrías ir a cualquier parte. Podrías empezar a tener sueños, a seguirlos, a cumplirlos. Podrías hacer tantas cosas... Hay momentos en los que te sientes capaz de todo, cuando coges algo de papel y un bolígrafo, y dejas que tu imaginación escriba por ti hojas y hojas de palabras que se entrelazan y juegan a formar canciones hermosas, poesías conmovedoras. Entonces llega alguien que con una simple y dura mirada de reprobación te arranca todas tus esperanzas. Y le haces caso, por que no sabes cómo no hacerlo. No tienes valor. Entonces oyes gritos y decides salir. Simplemente salir. Como estás haciendo ahora...
Piensas en la ultima pelea que has tenido con tu padre. Ha dicho muchas cosas. Demasiadas... Una lágrima resbala por tu mejilla y al caer forma un pequeño agujero en la nieve que ya está empezando a cuajar. Entonces levantas la cabeza, miras al frente y ahí está él. Sonríes, no puedes evitarlo. Es tu salvación, en todos los sentidos. La única persona capaz de amarte no solo por cómo eres, sino también a pesar de lo que eres. Te pones de puntillas, y sin dejar de mirarle a los ojos hasta el último momento, le besas como no lo has hecho nunca. Sientes sus brazos alrededor de ti, protegiéndote. Susurra a tu oído que te ama, y agarrados de la mano camináis a través de esa mágica ciudad. Sin rumbo. Sin destino, has decidido que no crees en él. Por que no es el destino quien decide quién eres, sino tú misma. Solo tú.

sábado, 13 de febrero de 2010

Ya te estoy esperando con ganas, Verano.

Que se que estamos en primavera, pero a pesar de eso, para mi ya es verano, hace calor y tengo ganas de ir a la piscina, a la playa y salir hasta las tantas con mis amigos. Solo me quedan 15 días para que mis clases terminen y ser por fin libre, poder salir hasta las tantas y no madrugar ni un santo día a no ser que sea para ir a la playa, o a cualquier sitio que haya agua, diversión y amigos. Qué estoy deseando empezar el verano y salir todos los días sin pensarmelo, lucir todos los días unos pantalones cortos con sandalias y una camiseta de tirantes, sin chaquetas y sin nada. Tengo ganas de salir corriendo por todo mi pueblo gritando que ya es verano, que hace calor y que nada ni nadie podrá fastidiarme este verano, aun que ya no sea tan libre como todos los demás años por culpa de un niñito, va a ser el mejor. Por que tengo los mejores amigos que se pueda tener, incluyendo mi mejor amiga, además de una amiga con coche y con ganas de ir por ahí. Amigos con motos, con chalets y con ganas de hacer locuras a todas horas. Que se que con ellos cualquier cosa que proponga, cualquier locura la podré hacer. Como si quiero quemar una casa, ellos me ayudan, que son como niños pequeños, que se apuntan a cualquier cosa que propongan. Qué son los mejores y este verano va a ser increible, inolvidable y aun que suspenda, saldré, y me seguire comiendo el mundo, porque me niego a joderme este verano, porque pretendo que sea uno de los mejores de mi vida.

viernes, 12 de febrero de 2010

La sensación de volar.

Creo entender al fin por qué siempre me ha gustado montar en moto, aun que lo haya echo poquísimas veces, que se pueden contar con los dedos de una mano. Anoche, después de montar en moto o más bien mientras montaba en moto, me di cuenta de que es la sensación que yo esperaría si pudiera echar a volar por el cielo. Por eso me gusta que me lleven en moto, por qué es lo más parecido que hay a volar y yo siempre, desde que era pequeña he querido volar, por que poder volar es poder ser libre, poder ir a donde sea sin obstáculos, pudiendo ir por aire, sin tener que depender de saber nadar o de saber andar, simplemente saber volar. Y si encima, voy cogida a la cintura de un chico increíblemente único y especial, el momento de ir en moto se hace aún más maravilloso.

jueves, 11 de febrero de 2010

Tú y sólo tú.

Tus besos son mi condena. Tus labios recorriendo cada rincón de mi cuerpo. La mejor medicina para mi, tus  besos con sabor a menta. Recuerda cada segundo que te quiero. Contigo lo tengo todo, me das todo, menos miedo. Eres increíble, la mejor persona que he conocido nunca.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Gracias.

Gracias por ser tan increíble conmigo, gracias por quererme aún sabiendo todo lo que sabes de mi, conociéndome como soy con los tíos y con todo. Qué eres uno de los que mejor me conoces, porque confió en ti. Y tu en mi, y eso es lo que más importa en una relación. La confianza, y cada vez más nosotros tenemos más. Que cuando se supone que yo tengo un problema, me lo niegas, y haces el problema en plural, nuestro problema, que lo podremos solucionar, juntos. Porque sé que eres especial, diferente a los demás, único, y además de todo eso, me haces feliz, haces que todo parezca fácil. Qué cada día que pasa me vas demostrando que de verdad te importo, que de verdad me quieres, y no solo lo dices por decir, como todos los demás. Me encantas, por todas tus virtudes y por los fallos que según tu tienes, que yo no conozco todavía, pero los conoceré y te querré aun más. Porque quererse es eso. Querer a una persona, con sus más y con sus menos.

martes, 9 de febrero de 2010

27

Y cada vez me cuesta más separarme de ti. Despedirme de ti. Llego tarde por no querer separarme de ti, porque no quiero dejar de estar contigo. Cada día que pasa te vas volviendo más y más importante en mi vida, te estas volviendo una adicción, una bonita adicción. Me encantaría pasar todas las horas contigo, dormir contigo apoyada en tu pecho, con tu mano acariciándome la espalda mientras yo te acaricio el pecho. Por qué nunca pensé que llegaría a tener a alguien como tu. Por que por una vez en la vida no me he fijado en un cabrón, si no en un niño bueno encantador, aun que también con su punto de malo y picón. Que eres único joder, que ahora mismo te necesito a cada instante. Eres uno de los motivos por el que hoy soy feliz. Gracias a ti y a las pocas personas más que me quieren y quiero, y me lo demuestran.

lunes, 8 de febrero de 2010

Ahora o ahora, no hay más.

Es ahora o nunca. Deja salir todo lo que siente tu corazón. Desvela lo sin miedo, sin fronteras. Ya no queda nada más. Tan solo eso, las palabras que jamás te atreviste a decir, ahora es el momento. Dimelas, aun que no sea a través de tus labios, por lo menos escribe las, solo necesito saber que fui importante para ti. Que fui alguien y algo para ti. Deja que todo lo que sientas se vea sobre el papel. Tan solo dejame tener el recuerdo de tus palabras.

domingo, 7 de febrero de 2010

Leve momento juntos.

Una dulce niña de 15 años llama al timbre. Le abren la puerta sin mediar palabra, ya la estaba esperando. Mira al ascensor, pero decide subir por las escaleras, va de dos en dos escalones, haciendo que su corazón aumente de velocidad. No tiene nervios, tan solo unas ganas locas de verle y de estar en sus brazos. Llega al último piso, y la puerta se abre. Aparece él, con su dulce sonrisa, mirándole. Ella, cansada por subir andando le da un leve beso en los labios y se apoya en él, dejando escapar un leve suspiro de sus labios. Él sonríe mientras le acaricia el pelo con una mano y con la otra le pasa el brazo por la cintura acariciándole con suavidad. Ella le mira, sonríe y le empieza a besar con ganas, la puerta sigue abierta, el peligro de ser pillados es lo más probable, los padres de él están a punto de llegar, pero aun así siguen con sus besos. Las manos de él se pasean por todo el cuerpo de ella, desde su culo, haciéndole pegarse aun más a él o a la pared, hasta su cintura subiendo por su pecho. Ella mantiene los ojos cerrados, mientras pasea las manos por su espalda, por su cuello y su pelo.Y entre caricias, besos, miradas, sonrisas y pocas palabras, el sonido del ascensor suena en el patio. Hora de salir de allí como una sombra, como si nada hubiese pasado. Se despide de él con un suave beso en los labios, mientras a ambos les brillan los ojos. Llega a las escaleras y le lanza un beso mientras baja las escaleras ya más despacio y oye la puerta de él cerrarse con suavidad.

sábado, 6 de febrero de 2010

Te quiero. 27

Y me da igual estar haciendo el gilipollas en mitad de la calle, en mitad del bar al que vamos siempre. Me da igual estar haciendo el capullo picandote con la lengua y tu esperando a que te de un beso bien. Me da igual que nos miren, que llamemos la atención, me da igual porque eres tú. Que me quede congelada cuando me dijiste que me tenias que decir algo, y mirándome a los ojos me dices "Te quiero" La sensación de querer tirarme encima de ti y besarte hasta cansarme y gritarte que yo también. Me lanze a tu boca te bese y entre beso y beso te dije y yo. Por que haces de pequeñas tonterías un gran todo.

viernes, 5 de febrero de 2010

El principe de la princesa

Y la sonrisa que se dibuja en mis labios cada vez que me saludas con un "buenos días princesa", ya sean las 12 de la mañana o las 5 de la tarde, yo me rió por la ironía y me enternece la manera en que lo dices, como en la película, como si fuera nuestra película. Por qué nadie me había dicho princesa de esa manera, de la que solo tu sabes, demostrándome con cada cosa, con cada momento, con cada mirada que de verdad si que piensas que soy una princesa, tu princesa.

jueves, 4 de febrero de 2010

Triste realidad.

Y mi vida que digamos nunca ha sido un cuento de hadas. Justamente eso no ha sido. He sido una niña que se tiraba el día llorando, que siempre lloraba por cualquier cosa, y que cogía por escusa cualquier cosa para poder llorar y desahogarse. Mi hermano desde que tengo memoria me pegaba, me hacia daño, siempre. Por gritar por insultar, por cualquier cosa me hacia daño, y lo cierto es que no le culpo. ¿En el colegio? Los niños son muy crueles. Meterse conmigo hasta yo salir corriendo con los ojos llenos de lágrimas era habitual. Llenarme a insultos y hacer que tuviera mil y un complejos más de los que hubiera tenido que tener, por que todo el mundo tiene complejos, pero no es justo tenerlos por los que los he tenido y tengo yo. Cambiarme de colegio, y demostrando que los problemas no se ganan huyendo, en el otro colegio lo pasaba peor, bueno, lo paso por qué sigo ahí. Qué te llenen de insultos y canten que llores, no es muy agradable y menos cogiéndote del pelo, arrastrándote por el patio, llenándote de insultos, hasta echar a llorar, era eso lo único que buscaban, que llorara, disfrutaban viéndome llorar, o mejor dicho, disfrutan viéndome llorar. Ya no queda nada de la dulce niña inocente que fui. ¿Por qué? Todavía hay gente que se lo pregunta. Todavía hay gente que dice que no soy fuerte. Ya no soy como era, por que me di cuenta de como es esto. De que en la vida me voy a llevar muchas ostias, más de las que ya me han dado, más de lo que los niños hacían, más de lo que amigos y no tan amigos me han echo. Quedarme sola quizás fue mejor. Ahora no vivo en un cuento de hadas. Puede que sea mejor, o puede que no. La verdad, preferiría ser como antes de ingenua y no saber que los chicos solo buscan sexo, que muy pocos te quieren de verdad. Preferiría creer que los amigos son de verdad, todos, y no solo unos muy pocos. Preferiría poder soñar y creer en principitos y no saber que de esos no hay. Preferiría poder creer que soy una princesa y no tan solo una niña amargada por la cruel sociedad. Que te abandonen, que pasen de ti que te dejen de lado, nunca es fácil de asumir. El quedarte sola un verano entero tampoco es fácil. El tener ganas de volar pero no atreverte tampoco es fácil. Puede que tuviera un trauma por todo ellos y más que todavía queda por contar, pero todo ello lo tengo superado, lo prometo, y aun que cueste, seguiré adelante, aun que mi visión este nublada por las lágrimas, la sonrisa nadie me la quitará por que he aprendido que nadie se merece verme mal, que nadie se merece mi simpatía, mi honestidad, mis ganas de conocer gente. Que prefiero ser o aparentar ser una persona sin corazón, borde, egoísta, guarra, antipática y todas las cosas que no soy, pero me han enseñado que de buena no se puede ir por la vida. O comes o te comen. Y yo no voy a elegir ninguna de las dos, por que no todo es blanco o negro, yo elijo el gris. Yo elijo ser buena con quien se lo merece y una mala pécora con quien se merece eso. Puede que no sea la más fuerte de todas, que haya mucha gente que lo haya pasado peor que yo, pero hoy por hoy, nadie puede decir que no sirvo para actriz, por que en todo este tiempo, mis padres, ingenuos de ellos, se han pensado que he sido una niña feliz, un tanto rebelde, y loca, pero a fin de cuentas, feliz. No han podido estar más equivocados en toda su vida. Pero ya me da igual, voy a luchar por lo que quiero y ha tener la sonrisa en la boca. Y a quien no le guste, que se vaya por donde ha venido, por que yo ya no necesito a nadie. He aprendido a seguir adelante, Sola.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Idea loca, pensamientos confusos.


Puede que mi idea sea de locos, puede que sea de estar mal de la cabeza. Pero la verdad, daría cualquier cosa por poder cumplirla. Es de locos, tan solo tengo 15 años. Él 16. Unos críos. Simplemente eso. Pero me cogería de su mano y me escaparía con él. Así de simple. Así de claro. Lo dejaría todo, sin pensármelo, sin miedo, por que aun que me cueste admitirlo, por él lo daría todo. Lo cierto es que no es justo, para nada lo es. Abanderaría demasiadas cosas, demasiadas personas, pero me daría igual. Por él... Lo haría, sin inmutarme, sin parpadear. Por que no se que es lo que siento por él, pero se que es algo demasiado fuerte. Demasiado especial, único... Tan único como él mismo. Por qué aparecio en el momento justo, pero demasiado lejos de mí, demasiado lejos...
Esto es lo que tu me pusiste: Dos destinos separados pero nuestros besos nos unieron.La distancia nos volvió a separar pero lo que sentimos jamás se podrá borrar...
Simple no? Dos lineas o menos, pero que significan demasiado. Quiero estar contigo, entre tus brazos, y no moverme de ellos. Te quiero. Por mucho que me cueste admitirlo. Te quiero.  Y la distancia solo nos separa, pero lo que siento por ti no lo destruye por que esto que sentimos, o que por lo menos yo siento es más fuerte que cualquier cosa.

martes, 2 de febrero de 2010

Ya no eres como eras.

Has cambiado. Digas lo que digas has cambiado, ya no eres el mismo chico de hace diez meses, ya no eres ese chico que con sonrisas y miradas me hacia reír y estar feliz, que con palabras tontas me hacia sonreír frente a una pantalla de ordenador, que esperarle se me hacia fácil porque era él. ¿Cuándo empezó a cambiar todo? ¿Cuando te echaste novia? No, en esos momentos todo seguía igual aun que pareciera mentira. Pero ahora... ¿Ahora? ¿Ahora que? Ahora los dos tenemos novios y siempre me sacas el tema. Me recuerdas a mi al principio cuando te lo sacaba siempre, por celos. Pero se que tu no estas celoso, lo sé, o quizás si, pero me lo niegas.Dicen que por como me jode todo lo referente a ti, sigo sintiendo algo por ti, parece mentira, pero no quiero que eso sea cierto, ahora mismo no. No puedo, tengo demasiado que perder si admito eso, si hago cierto eso. Por que ahora soy yo la que tiene novio. Y aun que tu si que te liaste conmigo cuando tenias novia, me niego a hacer yo lo mismo. Ahora cada uno tiene su vida. Independientemente del otro. Por lo que toca aguantar lo que nos a tocado, estar con las personas que queremos y ser felices. Pero ante todo, siempre tendrás ese pequeño rincón en mi corazón.

lunes, 1 de febrero de 2010

Encerrada sólo físicamente.

Y se que es sábado noche. Lo sé, y yo sigo aquí, encerrada entre estas cuatro paredes, sin poder salir, encerrada, sin poder escapar de esta tortura. Esto es más que injusto. Niñas cuatro años más pequeñas que yo por la calle, hasta tarde, hasta las tantas. Y a mi, ni siquiera hasta las 12:30. ¿En que mundo vivimos? No sé porque lo hace, quizás para joderme. No lo sé. Por que si pretende que sea una santa que viva encerrada sin irme de fiesta, sin liarla, sin equivocarme, sin volver a emborracharme, esta muy equivocado. Es mi padre si, pero no manda sobre mis pensamientos, ni mi libertad. Tan solo la limita, eso esta claro, pero ahora que entre en este enano cuarto y me vera a mí, sonriendo, con los cascos puestos a todo volumen y yo cantando como estando de fiesta. Por que puede quitarmelo todo, pero jamás me podra quitar mi ilusión de comerme el mundo, de sonreir, por que hay cosas que nadie te puede quitar, y a mi, nadie ni nada podrá quitarme las ganas de seguir adelante, de equivocarme, de caer de bocas y levantarme sonriendo, aun que este llorando de dolor, mi sonrisa seguirá donde siempre. Por que nadie se merece verme mal, y aun que lo este, tragaré saliva, me secaré las lagrimas, me pondré tacones y saldré a la calle a comerme el mundo y a abrazar cada ilusión, cada sentimiento, cada aventura. Por que soy una chica que no le da miedo caer, por que a pesar de todo, tengo a gente que me ayuda porque habrá gente falsa, pero puedo jurar, que por lo menos una niña si que vale la pena. No vale la pena estar mal y yo no lo pienso estar.

domingo, 31 de enero de 2010

"Buenas noches princesa"


Llegó a casa a las siete de la mañana, con los tacones en una mano. Viendo la luz del sol por la ventana. En días normales a esas horas me levantaría, pero hoy no. Hoy ya no. Llego a mi habitación y el patito que me cogías siempre que lo tiraba está encima de la cama. No le doy importancia. El portátil también esta. Lo abro por curiosidad sin intención de encenderlo y hay una hoja doblada dentro. La abro y hay escrito un:
"Buenas noches princesa.
  ¡¡ Te quiero!! "
Y su firma. Sonrío como una tonta, la guardo debajo de la almohada y me intento dormir con él en el pensamiento.

sábado, 30 de enero de 2010

Te quiero

Por que te quiero, te quiero con tus manías, con tu costumbre de ponerte siempre a la derecha, con tu costumbre de quitarme las manos de la boca cada vez que me muerdo las uñas. Te quiero con tus sonrisas, con tus ojos, con tu pelo, con tu ser. Te quiero con tu manera de besar, tus abrazos, tu manera de protegerme, tu manera de ponerte romántico, cursi, sentimental, con tu manera de romper momentos románticos, con tu manera de seducir, de ponerte celoso, de callar, de aguantar, de mimar. Te quiero con los caprichos que me das y con los que me niegas. Te quiero tal y como eres, con tus más y con tus menos. Con tus manos, con tu risa. Por cada cosa que haces, que dices, con cada cosa que eres, con todo, te quiero. Por que eso es lo que se trata, querer las cosas buenas y las malas, las bonitas y las insoportables.

viernes, 29 de enero de 2010

Tic, tac.

Cinco letras en el jodido orden que forman tu nombre, se repiten. Una vez tras otra, se repiten, todo el rato sin yo poder hacer nada. Están en mi cabeza con fuego. Y yo no lo entiendo, no lo entiendo porque estas a tomar por culo de mí. A cosa de 15.000 kilometros como poco. En America, America del sud, y yo aquí, muerta de asco, mirando el cielo que es lo único que hay en común con donde te encuentras. Por favor, sujeta eso que te di junto a tu pecho. Cierra los ojos, he imaginame a tu lado. Rozando tus labios con los míos. Y justo en ese momento para el tiempo. Haz que el tic tac del reloj deje de sonar.

jueves, 28 de enero de 2010

Las verdades de los sentimientos duelen.

Y siento que te quiero. Y siento que cada vez que te miro mi corazón quiere salir hacia a ti, desbocado, con ganas de coger el tuyo y no soltarlo jamás. Por que cuando te abrazo, quiero que ese momento se pare, que no avance, que el maldito reloj deje de hacer tic tac, que dejen de pasar los segundos, los minutos y las horas. Que me habría encantado no tener que despedirme de ti. Odio las despedidas, y más si es con alguien a quien quiero, con alguien que ya veía poco de normal y que ahora... no veré nunca... No se si nunca más o si en unos años, pero ese tiempo es demasiado, cuando me quiera dar cuenta tengo los 18 años y una vida medio echa. Tampoco quiero arruinarla por un capricho. Esto me da miedo, la sensación que tengo cuando estoy con él, la sensación de acariciarle la cara, el pelo, y querer acercarme a sus labios y como el me hacia desde el primer beso, morderle, morderle con ganas. Para dejarle la marca, la huella de mis dientes, para que se acuerde de mi. Por que eso es algo que no quiero que pase nunca, que se olvide de mi. Si se olvida de mi, ya no me queda nada más, nada más que hacer con él...

miércoles, 27 de enero de 2010

Pequeños.


Mi mirada se pasea por el parque. Ese parque en el que ya hace tantos años yo jugaba como los niños juegan ahora en él. Sin importancia, sin miedos, sin rencores, con inmadurez, sin presiones, sin reglas. Solo juegan, ingenuos de la realidad como todos lo hemos sido alguna vez. Un niño juega solo, esta en una esquina, jugando con un balón. Esta apartados de todos los demás niños, ni el se acerca a ellos y ellos, ni siquiera le miran. Parece que no estén ni sus padres cerca, parece que este solo. Parece tan indefenso, tan niño. No tendrá más de 7 años. Su pelo moreno esta despeinado y simplemente le da balonazos a la pelota. Un niño se acerca corriendo a él, le coge la pelota y la lanza lejos, al otro lado del parque, entre los matorrales. El niño sale corriendo en esa dirección, con lagrimas en los ojos. No lo soporto, es impulso. Me levanto del banco y le sigo corriendo, metiéndome con él en los matorrales. Sólo se le oye a él llorar. Me acerco a él, lo cojo en brazos y le abrazo acariciándole el pelo.
-Pequeño, ya esta.
Él sigue llorando, ni siquiera intenta bajar de los brazos de una desconocida, de mis brazos. Sigo acariciándole el pelo, acercándome a la pelota lentamente. Lo bajo y le seco las lágrimas con mis manos.
-¿Cómo te llamas?
-Ivan...-Me contesta con timidez, cogiendo el balón del suelo.
-Ivan, no dejes que los otros niños puedan contigo. Tú eres igual que ellos, no dejes que te hundan ¿Vale pqueño? Eres fuerte, que no se te olvide.
Le doy un beso en la frente y veo como el asiente, como se termina de secar las lágrimas y sale corriendo de allí con la pelota en las manos. Le miro alejarse, mientras me siento en el suelo contra un arbusto y las lágrimas empiezan a caer por mis mejillas.

martes, 26 de enero de 2010

Dulces mentiras, dulce amor.


Mis ojos se abren, despertada por el timbre de mi casa. Ni siquiera me inmuto, me doy la vuelta y sigo durmiendo. Tengo todavía sueño y son ya las 12 de la mañana. Oigo voces, gente hablando. Me sorprendo al oír su voz en mi casa. ¿Qué hará aquí? Le veo asomarse a mi habitación con su dulce sonrisa. Le sonrío y me pongo los brazos por la cabeza. Llevo unos pelos de loca, pero a él parece no importarle. Se acerca y me da un leve beso en los labios, mirando atrás al momento asegurándose de que mi madre no esta. Sonrío con ironía y me levanto de la cama. Me voy al baño y en cinco minutos me visto, con ropa básica y me hago una coleta mal echa. Salgo riendo sola y me lo encuentro en la habitación de mi hermano. Sonrío y entro y lo primero que me dice, me hace sonreír.

-Que mona vas.

+Si, claro, con la coleta mal echa y mi cara de dormida.-Digo con la sonrisa en los labios mirándole feliz.

-Claro que sí.

+Si claro, igual que recién levantada ¿No?

-Pues claro,antes igual o mejor.

lunes, 25 de enero de 2010

Mi pequeño principe

Lo cierto, es que no eres el príncipe tipico de las princesas disney, ni siquiera eres el tipico de las niñas. Ni siquiera tienes una belleza que destaca, y tampoco eres el típico chulo de barrio que vuelve locas a las niñas. Tu personalidad es encantadora, y no lo digo porque te quiera. Eres bueno, un buen niño. Una buena persona, dulce y romántico. Pero no siempre eres así, lo que me gusta aun más. Si no que también tienes tus partes de chico capullo, de quererlo todo, en el momento, en el aquí y ahora. Tiene gracia, es entretenido, porque no siempre te sales con la tuya, pero tampoco te quedas siempre con las ganas. Vamos alternando. ¿Quien tiene el poder? En teoría tú. ¿En la practica? Los dos. Por que si yo no quiero, mal vamos, y si tu no quieres, aún peor. ¿Pero desde cuando yo no quiero hacerte feliz? Sólo quiero que tengas lo que nunca te han dado, quiero hacerte feliz, hacer que tu sonrisa no se mueva de los labios ni siquiera cuando duermes. Quiero dejar marca en tu corazón y que aun que se que esto tiene que terminar en algún momento, quiero dejarte una huella, por pequeña que sea, en el corazón. Por que te quiero, por que me importas, y porque nunca pensé que podría estar así con una persona.

domingo, 24 de enero de 2010

Tu puedes.

Levanta pequeña. Asómate a la ventana, puede que el cielo este nublado, pero eso no es motivo suficiente para pararte. Sonríe le al espejo y ponte lo primero que pilles del armario ¿Qué más da lo que lleves? Eres preciosa con lo que te pongas. Déjate el pelo suelto, libre, como tu misma eres. Sal a la calle y comete el mundo. Si te apetece correr, corre, si te apetece intentar volar, inténtalo y si en el intento te caes, levántate pero sonriendo, eso siempre. Por que tu sonrisa, aun que no sea perfecta, es la más bonita y hace conjunto con tus dulces ojos. Hoy es tu día y no puedes permitir que nadie te lo chafe. Hoy eres tu y nadie más, tu y tus ganas de vivir, tus ganas de sonreír, y sobre todo tus ganas de ser feliz, todo ello, echo realidad en el sueño de la inocencia.

sábado, 23 de enero de 2010

Te quiero.

Dime que me quieres. Dímelo cuando estés a tres centímetros de mis labios, dímelo cuando todos tus amigos estén al rededor, dímelo entre trago y trago. Dímelo delante de tus padres, delante del mundo entero. Por que cuando me dices te quiero, mi corazón se para, por un segundo sí, pero se para. Por que son mis palabras favoritas, salidas de tus labios, pronunciadas con tu voz. Esa voz que adoro cuando me dice cosas bonitas, e incluso también la adoro cuando se enfada. Por que es una parte de ti. Acércate, y besame, besame con ganas, como si no hubiera un mañana, porque así es como me gusta que me beses, con tus ganas locas que parece que me vayas a hacer desaparecer con tantos besos. Quiero quedarme con el sabor de tus labios horas después de haberlos probados.

viernes, 22 de enero de 2010

Infierno personal

Puedes parar el tiempo, pero por mucho que lo hagas, su cuerpo, seguirá ahí, igual. Tirado encima de la alfombra sin que nadie sea capaz a tocarlo. ¿Por qué estas ahí? Tú no te lo mereces, tú no. Tienes que volver a vivir, pero ya no hay vuelta atrás. Tú corazón ha dejado de latir. Tu respiración ya no se acelera con mis besos ni tus ojos se abren al oír mi voz. Tu cuerpo esta vacío y solo, tu ya no estas. Y no lo soporto. Las lágrimas caen por mis mejillas sin fin. Mi cuerpo tiembla y mi corazón quiere seguir el ejemplo del tuyo, pero mi cabeza no me deja, no quiere. Que siga aun que esto sea peor que el mismísimo infierno.

jueves, 21 de enero de 2010

Gilipollas.

Definitivamente empiezo a creer que soy gilipollas. Sí, así, sin más. No lo entiendo. Cuándo no tenemos ganas de nada, somos to' listos y nos ponemos música deprimente. Y yo me pregunto ¿Para qué? ¿Para ponernos peor? Por lo menos ponte música de fiesta, no de echarse a llorar. Es una puta rutina. Me deprimo, escucho música deprimentemente bonita. Fingo estar bien, sonrío, salgo, y vuelta a empezar. Todo son rutinas. Vivimos en un mundo en el que entre semana no se sale, los fines de semana te pegas la fiesta y así hasta cansarse. Es triste, visto así. Yo quiero trabajar el fin de semana y que cuando todos esten durmiendo entre semana coger los cascos y sin molestar irme por toda la ciudad cantando. Sí, canto mal, ¿Y si llueve? Pues me mojo y bailo bajo la lluvia. Lo cierto es que nunca lo e echo. Algún día lo haré, eso esta claro. Bailaré debajo de la lluvia, yo sola, sin nadie. Viendo pasar a la gente, mirando como bajo los paragüas me miran como si estubiera loca, eso quiero. Pero que más dá estar loca. Las mejores personas lo estan. Tú lo estas, ellos lo estan, y yo no soy menos.

miércoles, 20 de enero de 2010

Volando.

Siéntete otra vez como un niño pequeño. Coge un montón de globos y atalos juntos. Ahora cierra los ojos e imagina que todos esos globos te hacen volar, te hacen moverte por el cielo como si fueras un pajarito. ¿Notas esa sensación de estar volando? Vale, ahora abre los ojos. Sigues en la tierra, con los pies en el suelo. Mira tu mano, cogido a algo. ¿No lo habías reconoció? Era mi mano. Apretándote levemente, haciendo que la sensación sea como si volaras, por que eso pasa cuando quieres a una persona, te sientes en las nubes, volando. Así es como me siento a cada segundo que estoy cerca tuya.

martes, 19 de enero de 2010

Fiesta, Alcohol.

Venga, vamos, somos jóvenes, salgamos de fiesta. Ponte tu mejor modelito, tus mejores taconazos y sal a disfrutar de la noche conmigo. Vamos cielo, dame la mano y en la otra ten cuidado de que no se te caiga el cubata. Estan caros, pero por una noche, despeinemonos bailando, acabemos borrachas en el suelo de la discoteca. Liemonos con el primero, el segundo, el tercero y con todos los que pasen. Esta noche da igual. Estamos aquí para romper las reglas. Si acabamos mal, ya estaremos bien.Esta es la noche de locura, de desenfreno. Sacale la lengua al portero de la discoteca, tirale por encima el cubata a la pija de turno. Sonríe le al novio de aquella. Y tirale los trastos al gogo. Con suerte, terminaras a las tantas de la mañana en tu camita, con los pies destrozados, el estómago vacio de tanto vomitar y con la misma ropa que saliste puesta. ¿Y si pasa algo malo? Ah eso te arriesgas. Pero quien no arriesga no gana. Además a fin de cuentas no te acordarás, el alcohol, es malo, pero hace que te olvides de todo, y quizás eso es lo que quieras hacer. Olvidarte de todo y de todos. Asi que cierra los ojos y tan solo dejate llevar hasta la locura.

lunes, 18 de enero de 2010

Un viaje de ida sin retorno.

Y por fin bajo de ese dichoso tren. Tras horas sentada en el duro asiento del tren. Él ya me espera. Como no, tan puntual como siempre. Y como no, mi tren con retraso. Le sonrío desde la ventana y espero con impaciencia a que deje de moverse y pare por fin. Cuando lo hace yo ya estoy en la puerta. Mis maletas siguen donde al principio pero yo ya no pienso en eso. Solo pienso en él. Bajo corriendo y el ya me espera con los brazos abiertos, me tiro a ellos y le abrazo con fuerza escondiendo mi cara llena de lagrimas en su pecho. Lagrimas de felicidad, porque por fin voy a estar para siempre con él.

domingo, 17 de enero de 2010

Triste final.


Él iba tan tranquilo. Las manos en el volante no vacilaban, el pie en el acelerador estaba. Queria parar justo en frente de aquel paisaje en el que tanto le recordaba a ella. Intenta pisar el freno cuando nota que no le va. No tiene frenos. Intenta girar, pero ya es demasiado tarde. El coche cae por el precipicio, por mitad del campo. El ruido se oye por todos lados y la gente sale de sus casas para ver que pasa. Un chico se asoma al  borde de donde el coche había caído. El coche, volcado, del cual empieza a salir fuego. En dos minutos el coche explota. Quedando así tan solo el recuerdo de la persona que lleva dentro.
Ella pasea con la cabeza gacha. Es de noche. Como todo en su interior esta oscuro, por fuera igual. Noche cerrada con el cielo lleno de estrellas. Le encantaba tumbarse con él y ponerse a contar estrellas hasta que él, cansado de oír número, le callaba con un beso. Ella refuñaba y seguía contando con los ojos abiertos. Llega a aquel lugar en el que todo cambio, en el que el se fue. Se sienta, mira el cielo, mira las luces, de las casas a lo lejos y de las estrellas en el cielo, aun más lejos. Suspira con levedad mirando todavía el cielo cuando ve una estrella fugaz, y el primer deseo que se le pasa por la cabeza es "volver a estar a su lado". Antes de terminar de pensarlo la estrella ya no esta. No creía en esas cosas, pero aun así, tenía que intentarlo. Se levanta todavía triste. Se gira para irse cuando sin querer tropieza con un pequeño matorral, resvala y cae hacia abajo, hacia donde hacia nada había estado el coche de su amado. Sangre empieza  caer de su cabeza, mientras con los ojos cerrados, se cumple el deseo esperado.

sábado, 16 de enero de 2010

Tuya, solo tuya.


Por qué ahora mismo, lo cierto es que si que me imagino un futuro junto a ti. Y me encanta. Me encantaría estar por siempre contigo y hacer de todo contigo. Disfrutar de la vida, contigo. Que me da igual no poder irme de fiesta a los 20 años y tirarme a todos los tíos que pasen. Me da igual por que contigo, el futuro lo veo perfecto. Nunca me había puesto a pensar como sería estar con una persona para siempre. O como sería mi vida en unos años, y ahora que lo pienso. Me encanta. Por el simple echo de que me imagino contigo. Con tus ganas de comerme y con mis ganas de comerte. Con mis ganas de contar estrellas mientras tu me callas. Mientras me intentas quitar manías que más tarde le quitaremos a nuestros hijos. Con mis ganas de decirte lo que te quiero, lo precioso que eres y lo perfecto que eres. Que puede que no todos te vean así. Pero yo lo veo así y eso es lo que me importa. Eres perfecto. Perfectísimo. Por que sí, por que lo digo yo. Y eres aun más perfecto por quererme por como soy y por no dejar de decírmelo todos los días.
¿ Increíble? Sí, eso eres tú.

viernes, 15 de enero de 2010

Felicidad.

Esa sensación que me recorre cuando te tengo cerca, Cuando me giro para mirarte y tu ya me estas mirando sonriendo y me acerco lentamente a tus labios, esos que no me cansaría de besar una y otra vez. Me he vuelto drogadicta, drogadicta a tus besos, a tus caricias y a tu forma de ser, a tu forma de mirar. Por favor, no te vayas de mi lado.Por favor, no me dejes sola. Te necesito. Te quiero. Y saber que tu sientes lo mismo es una sensación que no cambiaba por ninguna.Que no cambiaba tus buenos días princesa por ningún otro. Por que como tu no hay ninguno.Y no quiero que cambies NADA de tu forma de ser y ni siquiera fisicamente, porque te quiero como eres y te como, como eres. Eres P-E-R-F-E-C-T-O y te lo repetiré hasta que me quede sin voz, y espero que nunca pase eso, así que siempre te recordaré que eres perfecto, que te quiero, y que eres increíble.

jueves, 14 de enero de 2010

De lo bueno, lo mejor.


Mi nene bonito, que ya son tres meses a tu lado. Se dice rápido pero eres increíble y te lo repetiré las veces que haga falta. Que no necesito que tengas un cuerpo de infarto para quererte, que ya te quiero, como eres.
Día perfecto a tu lado.
Salí corriendo del cine mientras entre risas él me seguía. Me coge por detrás mientras yo intento escapar pareciendo enfadada. Veo el coche en el que los niños pequeños se suben y me escapo corriendo hacia allí, subiéndome  mientras él me mira riendo. Le sonrío mientras me subo y el me dice que baje entre risas. Le doy un suave beso en los labios y salgo de allí con su ayuda de un salto. Empezamos a jugar y te dejas ganar. Me cruzo de brazos y te doy la espalda y oigo tus pasos seguidos de tus brazos a mi alrededor, yo pongo morritos y tu me miras riendo. Seguimos jugando y me ganas, como no. Me hago la enfadada mientras tu me prometes que me querías dejar ganar. Te beso mientras te muerdo y sonrío satisfecha. Nos empezamos a besar con ganas mientras un padre con sus hijos nos fulmina con la mirada y nos vamos de alli riendo, sin vergüenza, jóvenes de nuestro amor, con ganas de más, con deseos por cumplir, con locuras que hacer y con ganas de amarnos cada día más.

miércoles, 13 de enero de 2010

Futuro perfecto.

El despertador marca las siete de la mañana y empieza a sonar. Ella se tapa con las manos mientras se gira para seguir durmiendo. Él se despierta, responsable de los dos. Le da un leve beso en la frente a ella y baja a por el desayuno, como cada día. Al volver, ella sigue como siempre, en ropa interior tapada con una suave sabana. Deja el desayuno en el escritorio y se acerca a ella. Le da besos por las mejillas, por el cuello, y en los labios.

-Despierta pequeña, ya es hora de levantar.

Le muerde con suavidad la mejilla mientras ella refuña y pide un poco más de tiempo. Él se lo niega y empieza a hacerle cosquillas.

-Venga ¡que llegaremos tarde!

Ríe al verla poner morritos y asiente sentándose todavía con los ojos cerrados. En un intento inútil le lanza la almohada divertida. Siempre pasaba lo mismo, hacían el tonto por despertarla. Ella se vuelve a dejar caer en la cama mientras el recoge la almohada del suelo. Se acerca a ella y la coge en brazos riendo.

-Venga princesa, ya verás como ahora despiertas.

Él se muerde el labio, mientras ella confusa se despereza en sus brazos. Él la lleva a la bañera y la mete en ella encendiendo rápidamente el agua fría, mojando el cuerpo de ella. Ella empieza a gritar entre risas. Ya despierta por completo sale de la bañera mojándolo todo, le da un abrazo a él para mojarlo y riendo se vuelven a meter en la bañera ya sin ropa para ducharse ya que ambos iban mojados. Y entre risas empieza su día. Un día más en su vida, los dos juntos, los dos felices, los dos listos para ser felices conviviendo juntos.

martes, 12 de enero de 2010

Ahogada en lágrimas, la peor muerte, la más dolorosa y la más lenta.

Las lágrimas caen por las mejillas de ella mientras se tapa los oídos con fuerza. No quiere escuchar nada, solo quiere llorar. Quedarse ciega, quedarse sorda, quedarse muda y no notar nada. Más bien quiere morir. Que su vida acabe. Tirarse por la ventana, pero no tiene valor a hacerlo. Quiere acabar con el sufrimiento de su vida. Pero mira a su alrededor y se ve sola, como siempre. Siempre igual. No hay nadie que le abraze, nadie que le consuele. No merece vivir, o eso piensa ella. ¿Cómo alguien puede pensar así? El mundo es muy cruel, y las personas lo son aún más. Las palabras hacen más daño que los golpes. Los golpes dejan marcas que al cabo del tiempo desaparecen. Pero las palabras permanecen, se recuerdan una y otra vez mientras te hacen sentir como una mierda. El único recuerdo que ella tiene de su padre son palabras. Las palabras que día tras día le repetía desde que tiene memoria. La última vez que le vio, ella tenía 8 años. Y como no, lo último que le dijo fue lo que siempre repetía. " No vales nada, no te mereces vivir, eres una inútil ". Esas palabras se le quedaron marcadas a fuego en el corazón. Esas palabras las recuerda cada día de su humillante existencia. A sus 17 años sigue donde la dejaron tras ver marchar a su padre con 8 años. Un maldito orfanato en el que siguió conociendo solo la parte mala de la vida. Ella no conoce ni la mitad de las cosas, tan solo las malas. No conoce los regalos de cumpleaños, las fiestas sorpresas, las tartas de cumpleaños, las películas de final feliz, los libros románticos, el amor y la amistad. No conoce nada y sin conocer nada, quiere desaparecer. De la faz de la tierra pues piensa que nadie la entiende. Que nadie la ayudará nunca. Y lo más triste, es que tiene razón. Todos son unos putos orgullosos que no quieren a una niña triste. Nadie quiere animarla. Nadie la quiere. Y entre lágrimas, se ahoga en su propio mar de lágrimas y  tristeza.

lunes, 11 de enero de 2010

El sol es más de lo que parece.


Ambos se encontraban sentados a poco pasos de las vías. Lo justo para que el tren pasara sin darles, pero si para oírlo demasiado fuerte. Notaban las piedras bajo ellos pero no les importaba. El sitio era bonito, y la compañía inmejorable. No llevaban una conversión demasiado bonita. Para nada bonita. Pero aquel lugar parecía sacado exclusivamente para ellos. No se miraban, solo hablaban el uno al lado del otro. Ella tiraba piedras a la acequia y el observaba el camino y las luces.

-Te quiero, eso no lo dudes.- Susurra ella mirándole al fin.

+No es que lo dude o lo deje de dudar, es que necesito que lo demuestres.

Aquel joven, ya había repetido aquellas palabras demasiadas veces. Él era el que demostraba lo que sentía en aquella relación. Ella intimidada por el sentirse querida, no sabia lo que hacia. Tan solo seguir el juego mientras le quería. De eso no tenía ninguna duda. Le quería.

-Lo intento... Pero no sé como hacerlo...

+En eso no te puedo ayudar...-Él seguía sin mirarla, no podía.

-Mira, ¿Ves el sol? ¿A que a simple vista parece pequeño? Pues así es mi amor por ti, a simple vista, parece un amor pequeño, un amor que no es del todo real, pero sin embargo en realidad es mucho más grande. Es como el sol. La gente lo ve pequeño, pero es la estrella que ilumina el día a día. La estrella sin la cual no podríamos vivir, existir y sentir. Así es mi amor por ti, no puedo vivir sin ti, ahora no. Me he acostumbrado demasiado a ti, a tus caricias, a tus buenos días princesa, a tus despertares aun con lo poco que me gusta madrugar. Al hacerme salir de casa. Al hacerte bajar de la tuya por la noche solo para verte cinco minutos. Me he acostumbrado a tus besos, a tu forma de mirarme y sobre todo, me he acostumbrado a esta forma que tenemos de querernos.

Las lágrimas ya surgían de los ojos de ella sin poder pararlas. Le acababa de confesar su amor, una cosa que así, tan directamente jamás había echo. Él era el primero en muchos aspectos, siempre sería el primero. Siempre le querría.

domingo, 10 de enero de 2010

Tiempo, time, temps, Zeit...

¿De verdad piensas perder tu preciado tiempo? ¿Tirarlo por la borda como si no te importara? Como si lo pudieras recuperar... Pero no puedes, el tiempo es una de las pocas cosas, que si pierdes, o si desaprovechas, ya no volverá, el tiempo pasa, y tu tienes que seguir, estar a su altura. No quedarte atrás, avanzar con el tic tac del reloj como hacen los niños al empezar a andar. Dejarse llevar, por el instinto, como hacíamos con 3 años. Seguir adelante aun que el reloj se estropee, porque aun que a nosotros nos parezca que el tiempo se ha parado, no ha sido así, el tiempo nunca deja de pasar, sin darnos cuenta, nos consume, nos deja sin tiempo, sin ganas, sin sentimiento. Y eso no puede ser, ahí que saber seguirlo como si fuera una carrera, una carrera que dura toda la vida.. La carrera de la vida, con sus más, con sus menos, con sus aceleraciones y con sus frenazos... Así tal cual la conocemos, la vida misma, con ganas de llorar y con ganas de reir, de bailar o de cantar, no importa, no desaproveches el tiempo, tan solo hazlo.

sábado, 9 de enero de 2010

La soledad, el más triste compañero.

¿Dónde mirar cuando estas sola? ¿A quién buscar cuando sientes que ya no tienes a nadie? ¿Cómo creer en los príncipes azules y todos los que te tocaron eran ranas disfrazadas de príncipes para hacerte daño? ¿Cómo creer en el amor después de todo? ¡Quién coño sabe las respuestas de todas esas preguntas! Esta claro que yo no se las respuestas. Pero con sinceridad, me da exactamente igual. ¿Qué estoy sola? Sí, ¿Y qué? Seguro que hay algún animal que también va solo y vive la mar de feliz. Pues yo igual. No necesito a nadie para ser feliz... Bueno, quizás... lo necesite a él.... ¡No!No necesito a nadie, basta ya de la auto compasión. De ir dando pena a diestro y siniestro. La sonrisa no se moverá de mis labios, ya me enfade con el mundo o siga como siempre. Me niego a dejar ver lo que de verdad siento. Y quizás, ese sea el problema. Por que aun que no lo demuestre, mi corazón late por tí.

viernes, 8 de enero de 2010

.


¿Por qué miras así, pequeña princesa? ¿Dónde dejaste la corona? Se te cayo mientras jugabas, son cosas que pasan. Si juegas, la corona se cae y ya no la puedes recuperar nunca más.
¿Qué le pasan a tus ojos? ¿Dónde queda ese brillo que tanto los identificaba? ¿Dónde queda esa sonrisa preciosa que se formaba al oír estupideces. Las cosas cambian, los sentimientos también y por más que nos pese, las personas también cambian. Todos cambiamos, mejoramos, empeoramos, maduramos, retrocedemos, encogemos, nos agrandamos. Nos enamoramos, nos desilusionamos, nos la pegamos contra la pared por ilusionarnos. Pero si no hiciéramos todo eso, no tendríamos vida, todo eso, forma parte de lo que vivimos, de lo que llamamos vida.

jueves, 7 de enero de 2010

¿Pasado? ¿Presente? ¿Futuro?


Pasado, eso que nos atormenta día tras día, puñaladas que nos llegan de golpe sin nosotros desearlo, sin poder controlarlo. ¿Dónde quedan los recuerdos? Tan solo en nuestra memoria, y cada vez se van disolviendo más, se van haciendo borrosos, hasta solo reconocer un par de momentos, los más importantes. Los que más marcan. Esos, que pase el tiempo que pase, siempre estarán ahí.

PRESENTE,  momento tras momento, vas viviendo tu presente. Al lado de, ¿De quien? al lado de quien sea, aun que sea con el coco, o con el príncipe azul. Ahí que vivir el presente como si no hubiera futuro. viviendo el momento todo lo posible. Sin recordar el pasado, tan solo teniendo en cuenta el presente.Mirando hacia delante, sin girarse hacia atrás.

Futuro, quien sabe que nos deparará en el futuro, nadie lo sabe. Algunos dicen que ya esta predestinado, pero yo pienso que cada uno elige su propio destino, su propio futuro, con sus actos y sus decisiones. No que por magia de dios, alguien vaya a ser feliz, o a ser pobre, o demás. Cada uno elige su futuro, pero nadie sabe con exactitud que pasará.

miércoles, 6 de enero de 2010

Sufrir, golpe tras golpe.

Las lágrimas surcan sus mejillas. Recibe puñetazos por todo su cuerpo, por los brazos, las piernas. Cualquier sitio que el pille cerca es mutilado por sus puños. ¿Y ahora? ¿Después de eso? Le coge del cuello y con bestialidad la tira al suelo. Una vez allí, le empieza a pegar patadas como si de un peluche sin corazón se tratará. Ella aguanta, sigue ahí, sin inmutarse más de lo debido. Dispuesta a tragar todo aquello, sin decir palabra. Solo llora, las lagrimas mojan sus mejillas, el suelo, incluso su cuerpo semi desnudo. No soporta más pero sigue ahí, intenta levantarse, lo consigue, pero sigue recibiendo puñetazos, uno tras otro. No le mira a la cara, solo intenta salir de allí. Deja de oír las palabras que dice, respecto a llorona, a cosas que hacen igual de daño que los puñetazos. Sale corriendo y se viste, siguiendo con lagrimas en los ojos. Sus ojos, rojos, llenos de lágrimas. Su cara, en una mueca de dolor y desolación. Al fin, tras vestirse y librarse de él, sale de casa. Y por ironico que parezca, sonríe. Sonríe porque ya no esta frente a él. Ya no siente dolor. Pero aún así, la sonrisa le dura poco y sigue llorando. Y llora, y sigue llorando, sin hartarse, sin final, lágrimas sin final que van dejando huellas por todos los lados por los que va. Y sigue así, caminando, llorando, sin rumbo, sin final. Pero por fin, libre de golpes.

martes, 5 de enero de 2010

Princesa de ilusiones.


Nunca quise ser princesa, nunca quise tener a mi príncipe azul al lado. Nunca quise un castillo ni una mansión. Jamás creí en los cuentos ni en los finales felices.

Y ahora cambia el nunca y jamás por el siempre y el ni por el "y". Exactamente, siempre quise, cuando tenía 4 años, incluso con 10 años todavía lo quería. Por que era una niña, y aun que ahora me siga considerando una niña, pues 15 años no son muchos, no quiero eso. O bueno, mejor dicho, no espero eso, no creo que eso pueda ser posible. Porque cuando eres pequeño te crees cualquier cosa que te dicen y que te cuentan, pero una vez dejas de ser tan niño, te das cuenta de que eso jamás podrá suceder. Dicen que no utilices el nunca ni el jamás. Pero así lo siento yo. Que puedo tener príncipes pero no serán azules, no serán perfectos. Pero lo cierto es que no me quejo, por que la perfección no existe y además, no me gusta. Prefiero tener a mi príncipe rojo, será imperfecto, pero será perfecto para mí. Será el que nunca nadie a buscado, ni siquiera yo, pero le querré más por ese mismo motivo.

lunes, 4 de enero de 2010

Amistad.

Ven aquí pequeña. Te voy a dar tal abrazo que aun que los capullos te hagan daño todo te va a resbalar  Solo son tíos y nosotras jóvenes  ¿Dónde queda la alegría de ir sin importar nada? Venga, dejemos lo estar, son chicos, sí, esos por los que nos volvemos locas y empezamos a gritar, más por dramatizar que por puto entusiasmo. Qué más da. Lo bonito de esto, es que no importa. Solo hay que divertirse, pasarlo bien y tenerte a mi lado, mi mejor amiga, mi hermana. Que nadie te quite la sonrisa, y menos los chicos. Ellos no son nadie. Nosotras somos las que lo valemos y si no es así, pensemos que es un juego, jugamos nosotras y ellos tan solo son los muñequitos que utilizamos. ¿Suena infantil, no? Claro, es que lo es, porque somos niñas, sí, con 15 años, tenemos de "mayores" lo mismo que de bebés. Pero somos nosotras mismas, somos autenticas, y eso pase lo que pase siempre será así. Niñas sinceras, únicas, autenticas, locas, ingenuas y mil cosas más somos, pero ante todo, somos hermanas, porque siempre estamos y estaremos juntas. Jamás te dejaré sola pequeña, no lo dudes.

domingo, 3 de enero de 2010

Guarda tu corazón para alguien que se preocupe..


Hay que saber elegir bien quien hay que dejar que vea a nuestro corazón, porque una vez, lo descubrimos, lo destapamos, lo ponemos a la vista, cualquiera lo puede coger y utilizarlo a su antojo haciendo que se rompa en mil y un pedazos. Y si pasa eso, ya no hay vuelta atrás.
Por eso, hay que guardar nuestro corazón para la gente que valga la pena, que se preocupe por que este bien y cómodo, no por que el mismo este bien. ¿Queda gente así? Quien sabe, yo apuesto por que si. Tiene que haber pues sino, todos moriríamos por no ser amados y por no amar. Por que una vida sin amor no tiene sentido, todo lo demás esta bien, pero el amor es lo que lo complementa con todo.

sábado, 2 de enero de 2010

Freedom.


Libertad. Eso es lo único que quiero y que no puedo tener. No creo que sea tan difil ser libre. Si soy libre, sí, me equivocaré, caeré. Pero ¿Y qué? ¿Dónde esta el problema? El problema no es caer, es poder volver a levantarse. Si somos libres, hacemos lo que queremos y nosotros mismos podemos controlar las consecuencias, afrontarlas y superarlas.

viernes, 1 de enero de 2010

Ilusión.

Vivir ilusiona, reír ilusiona, visitar sitios ilusiona y emociona, pero lo que más ilusión hace en este mundo es enamorarse, y sentirse correspondido. Es esa sensación que TODO el mundo, desde chulos, pijos, ñoños, todos queremos conseguir. Conseguir enamorarnos. Por que para ser feliz hay que tener a una persona a nuestro lado que nos de confianza y seguridad. Que sepamos que con el todo es posible y sobre todo para siempre. Por que el amor verdadero si que existe. Es el que dura para siempre, superando obstaculos, adversidades y montañas, pero que a pesar de todo sigue adelante, entre mal tragos y buenos momentos.