Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

domingo, 31 de enero de 2010

"Buenas noches princesa"


Llegó a casa a las siete de la mañana, con los tacones en una mano. Viendo la luz del sol por la ventana. En días normales a esas horas me levantaría, pero hoy no. Hoy ya no. Llego a mi habitación y el patito que me cogías siempre que lo tiraba está encima de la cama. No le doy importancia. El portátil también esta. Lo abro por curiosidad sin intención de encenderlo y hay una hoja doblada dentro. La abro y hay escrito un:
"Buenas noches princesa.
  ¡¡ Te quiero!! "
Y su firma. Sonrío como una tonta, la guardo debajo de la almohada y me intento dormir con él en el pensamiento.

sábado, 30 de enero de 2010

Te quiero

Por que te quiero, te quiero con tus manías, con tu costumbre de ponerte siempre a la derecha, con tu costumbre de quitarme las manos de la boca cada vez que me muerdo las uñas. Te quiero con tus sonrisas, con tus ojos, con tu pelo, con tu ser. Te quiero con tu manera de besar, tus abrazos, tu manera de protegerme, tu manera de ponerte romántico, cursi, sentimental, con tu manera de romper momentos románticos, con tu manera de seducir, de ponerte celoso, de callar, de aguantar, de mimar. Te quiero con los caprichos que me das y con los que me niegas. Te quiero tal y como eres, con tus más y con tus menos. Con tus manos, con tu risa. Por cada cosa que haces, que dices, con cada cosa que eres, con todo, te quiero. Por que eso es lo que se trata, querer las cosas buenas y las malas, las bonitas y las insoportables.

viernes, 29 de enero de 2010

Tic, tac.

Cinco letras en el jodido orden que forman tu nombre, se repiten. Una vez tras otra, se repiten, todo el rato sin yo poder hacer nada. Están en mi cabeza con fuego. Y yo no lo entiendo, no lo entiendo porque estas a tomar por culo de mí. A cosa de 15.000 kilometros como poco. En America, America del sud, y yo aquí, muerta de asco, mirando el cielo que es lo único que hay en común con donde te encuentras. Por favor, sujeta eso que te di junto a tu pecho. Cierra los ojos, he imaginame a tu lado. Rozando tus labios con los míos. Y justo en ese momento para el tiempo. Haz que el tic tac del reloj deje de sonar.

jueves, 28 de enero de 2010

Las verdades de los sentimientos duelen.

Y siento que te quiero. Y siento que cada vez que te miro mi corazón quiere salir hacia a ti, desbocado, con ganas de coger el tuyo y no soltarlo jamás. Por que cuando te abrazo, quiero que ese momento se pare, que no avance, que el maldito reloj deje de hacer tic tac, que dejen de pasar los segundos, los minutos y las horas. Que me habría encantado no tener que despedirme de ti. Odio las despedidas, y más si es con alguien a quien quiero, con alguien que ya veía poco de normal y que ahora... no veré nunca... No se si nunca más o si en unos años, pero ese tiempo es demasiado, cuando me quiera dar cuenta tengo los 18 años y una vida medio echa. Tampoco quiero arruinarla por un capricho. Esto me da miedo, la sensación que tengo cuando estoy con él, la sensación de acariciarle la cara, el pelo, y querer acercarme a sus labios y como el me hacia desde el primer beso, morderle, morderle con ganas. Para dejarle la marca, la huella de mis dientes, para que se acuerde de mi. Por que eso es algo que no quiero que pase nunca, que se olvide de mi. Si se olvida de mi, ya no me queda nada más, nada más que hacer con él...

miércoles, 27 de enero de 2010

Pequeños.


Mi mirada se pasea por el parque. Ese parque en el que ya hace tantos años yo jugaba como los niños juegan ahora en él. Sin importancia, sin miedos, sin rencores, con inmadurez, sin presiones, sin reglas. Solo juegan, ingenuos de la realidad como todos lo hemos sido alguna vez. Un niño juega solo, esta en una esquina, jugando con un balón. Esta apartados de todos los demás niños, ni el se acerca a ellos y ellos, ni siquiera le miran. Parece que no estén ni sus padres cerca, parece que este solo. Parece tan indefenso, tan niño. No tendrá más de 7 años. Su pelo moreno esta despeinado y simplemente le da balonazos a la pelota. Un niño se acerca corriendo a él, le coge la pelota y la lanza lejos, al otro lado del parque, entre los matorrales. El niño sale corriendo en esa dirección, con lagrimas en los ojos. No lo soporto, es impulso. Me levanto del banco y le sigo corriendo, metiéndome con él en los matorrales. Sólo se le oye a él llorar. Me acerco a él, lo cojo en brazos y le abrazo acariciándole el pelo.
-Pequeño, ya esta.
Él sigue llorando, ni siquiera intenta bajar de los brazos de una desconocida, de mis brazos. Sigo acariciándole el pelo, acercándome a la pelota lentamente. Lo bajo y le seco las lágrimas con mis manos.
-¿Cómo te llamas?
-Ivan...-Me contesta con timidez, cogiendo el balón del suelo.
-Ivan, no dejes que los otros niños puedan contigo. Tú eres igual que ellos, no dejes que te hundan ¿Vale pqueño? Eres fuerte, que no se te olvide.
Le doy un beso en la frente y veo como el asiente, como se termina de secar las lágrimas y sale corriendo de allí con la pelota en las manos. Le miro alejarse, mientras me siento en el suelo contra un arbusto y las lágrimas empiezan a caer por mis mejillas.

martes, 26 de enero de 2010

Dulces mentiras, dulce amor.


Mis ojos se abren, despertada por el timbre de mi casa. Ni siquiera me inmuto, me doy la vuelta y sigo durmiendo. Tengo todavía sueño y son ya las 12 de la mañana. Oigo voces, gente hablando. Me sorprendo al oír su voz en mi casa. ¿Qué hará aquí? Le veo asomarse a mi habitación con su dulce sonrisa. Le sonrío y me pongo los brazos por la cabeza. Llevo unos pelos de loca, pero a él parece no importarle. Se acerca y me da un leve beso en los labios, mirando atrás al momento asegurándose de que mi madre no esta. Sonrío con ironía y me levanto de la cama. Me voy al baño y en cinco minutos me visto, con ropa básica y me hago una coleta mal echa. Salgo riendo sola y me lo encuentro en la habitación de mi hermano. Sonrío y entro y lo primero que me dice, me hace sonreír.

-Que mona vas.

+Si, claro, con la coleta mal echa y mi cara de dormida.-Digo con la sonrisa en los labios mirándole feliz.

-Claro que sí.

+Si claro, igual que recién levantada ¿No?

-Pues claro,antes igual o mejor.

lunes, 25 de enero de 2010

Mi pequeño principe

Lo cierto, es que no eres el príncipe tipico de las princesas disney, ni siquiera eres el tipico de las niñas. Ni siquiera tienes una belleza que destaca, y tampoco eres el típico chulo de barrio que vuelve locas a las niñas. Tu personalidad es encantadora, y no lo digo porque te quiera. Eres bueno, un buen niño. Una buena persona, dulce y romántico. Pero no siempre eres así, lo que me gusta aun más. Si no que también tienes tus partes de chico capullo, de quererlo todo, en el momento, en el aquí y ahora. Tiene gracia, es entretenido, porque no siempre te sales con la tuya, pero tampoco te quedas siempre con las ganas. Vamos alternando. ¿Quien tiene el poder? En teoría tú. ¿En la practica? Los dos. Por que si yo no quiero, mal vamos, y si tu no quieres, aún peor. ¿Pero desde cuando yo no quiero hacerte feliz? Sólo quiero que tengas lo que nunca te han dado, quiero hacerte feliz, hacer que tu sonrisa no se mueva de los labios ni siquiera cuando duermes. Quiero dejar marca en tu corazón y que aun que se que esto tiene que terminar en algún momento, quiero dejarte una huella, por pequeña que sea, en el corazón. Por que te quiero, por que me importas, y porque nunca pensé que podría estar así con una persona.

domingo, 24 de enero de 2010

Tu puedes.

Levanta pequeña. Asómate a la ventana, puede que el cielo este nublado, pero eso no es motivo suficiente para pararte. Sonríe le al espejo y ponte lo primero que pilles del armario ¿Qué más da lo que lleves? Eres preciosa con lo que te pongas. Déjate el pelo suelto, libre, como tu misma eres. Sal a la calle y comete el mundo. Si te apetece correr, corre, si te apetece intentar volar, inténtalo y si en el intento te caes, levántate pero sonriendo, eso siempre. Por que tu sonrisa, aun que no sea perfecta, es la más bonita y hace conjunto con tus dulces ojos. Hoy es tu día y no puedes permitir que nadie te lo chafe. Hoy eres tu y nadie más, tu y tus ganas de vivir, tus ganas de sonreír, y sobre todo tus ganas de ser feliz, todo ello, echo realidad en el sueño de la inocencia.

sábado, 23 de enero de 2010

Te quiero.

Dime que me quieres. Dímelo cuando estés a tres centímetros de mis labios, dímelo cuando todos tus amigos estén al rededor, dímelo entre trago y trago. Dímelo delante de tus padres, delante del mundo entero. Por que cuando me dices te quiero, mi corazón se para, por un segundo sí, pero se para. Por que son mis palabras favoritas, salidas de tus labios, pronunciadas con tu voz. Esa voz que adoro cuando me dice cosas bonitas, e incluso también la adoro cuando se enfada. Por que es una parte de ti. Acércate, y besame, besame con ganas, como si no hubiera un mañana, porque así es como me gusta que me beses, con tus ganas locas que parece que me vayas a hacer desaparecer con tantos besos. Quiero quedarme con el sabor de tus labios horas después de haberlos probados.

viernes, 22 de enero de 2010

Infierno personal

Puedes parar el tiempo, pero por mucho que lo hagas, su cuerpo, seguirá ahí, igual. Tirado encima de la alfombra sin que nadie sea capaz a tocarlo. ¿Por qué estas ahí? Tú no te lo mereces, tú no. Tienes que volver a vivir, pero ya no hay vuelta atrás. Tú corazón ha dejado de latir. Tu respiración ya no se acelera con mis besos ni tus ojos se abren al oír mi voz. Tu cuerpo esta vacío y solo, tu ya no estas. Y no lo soporto. Las lágrimas caen por mis mejillas sin fin. Mi cuerpo tiembla y mi corazón quiere seguir el ejemplo del tuyo, pero mi cabeza no me deja, no quiere. Que siga aun que esto sea peor que el mismísimo infierno.

jueves, 21 de enero de 2010

Gilipollas.

Definitivamente empiezo a creer que soy gilipollas. Sí, así, sin más. No lo entiendo. Cuándo no tenemos ganas de nada, somos to' listos y nos ponemos música deprimente. Y yo me pregunto ¿Para qué? ¿Para ponernos peor? Por lo menos ponte música de fiesta, no de echarse a llorar. Es una puta rutina. Me deprimo, escucho música deprimentemente bonita. Fingo estar bien, sonrío, salgo, y vuelta a empezar. Todo son rutinas. Vivimos en un mundo en el que entre semana no se sale, los fines de semana te pegas la fiesta y así hasta cansarse. Es triste, visto así. Yo quiero trabajar el fin de semana y que cuando todos esten durmiendo entre semana coger los cascos y sin molestar irme por toda la ciudad cantando. Sí, canto mal, ¿Y si llueve? Pues me mojo y bailo bajo la lluvia. Lo cierto es que nunca lo e echo. Algún día lo haré, eso esta claro. Bailaré debajo de la lluvia, yo sola, sin nadie. Viendo pasar a la gente, mirando como bajo los paragüas me miran como si estubiera loca, eso quiero. Pero que más dá estar loca. Las mejores personas lo estan. Tú lo estas, ellos lo estan, y yo no soy menos.

miércoles, 20 de enero de 2010

Volando.

Siéntete otra vez como un niño pequeño. Coge un montón de globos y atalos juntos. Ahora cierra los ojos e imagina que todos esos globos te hacen volar, te hacen moverte por el cielo como si fueras un pajarito. ¿Notas esa sensación de estar volando? Vale, ahora abre los ojos. Sigues en la tierra, con los pies en el suelo. Mira tu mano, cogido a algo. ¿No lo habías reconoció? Era mi mano. Apretándote levemente, haciendo que la sensación sea como si volaras, por que eso pasa cuando quieres a una persona, te sientes en las nubes, volando. Así es como me siento a cada segundo que estoy cerca tuya.

martes, 19 de enero de 2010

Fiesta, Alcohol.

Venga, vamos, somos jóvenes, salgamos de fiesta. Ponte tu mejor modelito, tus mejores taconazos y sal a disfrutar de la noche conmigo. Vamos cielo, dame la mano y en la otra ten cuidado de que no se te caiga el cubata. Estan caros, pero por una noche, despeinemonos bailando, acabemos borrachas en el suelo de la discoteca. Liemonos con el primero, el segundo, el tercero y con todos los que pasen. Esta noche da igual. Estamos aquí para romper las reglas. Si acabamos mal, ya estaremos bien.Esta es la noche de locura, de desenfreno. Sacale la lengua al portero de la discoteca, tirale por encima el cubata a la pija de turno. Sonríe le al novio de aquella. Y tirale los trastos al gogo. Con suerte, terminaras a las tantas de la mañana en tu camita, con los pies destrozados, el estómago vacio de tanto vomitar y con la misma ropa que saliste puesta. ¿Y si pasa algo malo? Ah eso te arriesgas. Pero quien no arriesga no gana. Además a fin de cuentas no te acordarás, el alcohol, es malo, pero hace que te olvides de todo, y quizás eso es lo que quieras hacer. Olvidarte de todo y de todos. Asi que cierra los ojos y tan solo dejate llevar hasta la locura.

lunes, 18 de enero de 2010

Un viaje de ida sin retorno.

Y por fin bajo de ese dichoso tren. Tras horas sentada en el duro asiento del tren. Él ya me espera. Como no, tan puntual como siempre. Y como no, mi tren con retraso. Le sonrío desde la ventana y espero con impaciencia a que deje de moverse y pare por fin. Cuando lo hace yo ya estoy en la puerta. Mis maletas siguen donde al principio pero yo ya no pienso en eso. Solo pienso en él. Bajo corriendo y el ya me espera con los brazos abiertos, me tiro a ellos y le abrazo con fuerza escondiendo mi cara llena de lagrimas en su pecho. Lagrimas de felicidad, porque por fin voy a estar para siempre con él.

domingo, 17 de enero de 2010

Triste final.


Él iba tan tranquilo. Las manos en el volante no vacilaban, el pie en el acelerador estaba. Queria parar justo en frente de aquel paisaje en el que tanto le recordaba a ella. Intenta pisar el freno cuando nota que no le va. No tiene frenos. Intenta girar, pero ya es demasiado tarde. El coche cae por el precipicio, por mitad del campo. El ruido se oye por todos lados y la gente sale de sus casas para ver que pasa. Un chico se asoma al  borde de donde el coche había caído. El coche, volcado, del cual empieza a salir fuego. En dos minutos el coche explota. Quedando así tan solo el recuerdo de la persona que lleva dentro.
Ella pasea con la cabeza gacha. Es de noche. Como todo en su interior esta oscuro, por fuera igual. Noche cerrada con el cielo lleno de estrellas. Le encantaba tumbarse con él y ponerse a contar estrellas hasta que él, cansado de oír número, le callaba con un beso. Ella refuñaba y seguía contando con los ojos abiertos. Llega a aquel lugar en el que todo cambio, en el que el se fue. Se sienta, mira el cielo, mira las luces, de las casas a lo lejos y de las estrellas en el cielo, aun más lejos. Suspira con levedad mirando todavía el cielo cuando ve una estrella fugaz, y el primer deseo que se le pasa por la cabeza es "volver a estar a su lado". Antes de terminar de pensarlo la estrella ya no esta. No creía en esas cosas, pero aun así, tenía que intentarlo. Se levanta todavía triste. Se gira para irse cuando sin querer tropieza con un pequeño matorral, resvala y cae hacia abajo, hacia donde hacia nada había estado el coche de su amado. Sangre empieza  caer de su cabeza, mientras con los ojos cerrados, se cumple el deseo esperado.

sábado, 16 de enero de 2010

Tuya, solo tuya.


Por qué ahora mismo, lo cierto es que si que me imagino un futuro junto a ti. Y me encanta. Me encantaría estar por siempre contigo y hacer de todo contigo. Disfrutar de la vida, contigo. Que me da igual no poder irme de fiesta a los 20 años y tirarme a todos los tíos que pasen. Me da igual por que contigo, el futuro lo veo perfecto. Nunca me había puesto a pensar como sería estar con una persona para siempre. O como sería mi vida en unos años, y ahora que lo pienso. Me encanta. Por el simple echo de que me imagino contigo. Con tus ganas de comerme y con mis ganas de comerte. Con mis ganas de contar estrellas mientras tu me callas. Mientras me intentas quitar manías que más tarde le quitaremos a nuestros hijos. Con mis ganas de decirte lo que te quiero, lo precioso que eres y lo perfecto que eres. Que puede que no todos te vean así. Pero yo lo veo así y eso es lo que me importa. Eres perfecto. Perfectísimo. Por que sí, por que lo digo yo. Y eres aun más perfecto por quererme por como soy y por no dejar de decírmelo todos los días.
¿ Increíble? Sí, eso eres tú.

viernes, 15 de enero de 2010

Felicidad.

Esa sensación que me recorre cuando te tengo cerca, Cuando me giro para mirarte y tu ya me estas mirando sonriendo y me acerco lentamente a tus labios, esos que no me cansaría de besar una y otra vez. Me he vuelto drogadicta, drogadicta a tus besos, a tus caricias y a tu forma de ser, a tu forma de mirar. Por favor, no te vayas de mi lado.Por favor, no me dejes sola. Te necesito. Te quiero. Y saber que tu sientes lo mismo es una sensación que no cambiaba por ninguna.Que no cambiaba tus buenos días princesa por ningún otro. Por que como tu no hay ninguno.Y no quiero que cambies NADA de tu forma de ser y ni siquiera fisicamente, porque te quiero como eres y te como, como eres. Eres P-E-R-F-E-C-T-O y te lo repetiré hasta que me quede sin voz, y espero que nunca pase eso, así que siempre te recordaré que eres perfecto, que te quiero, y que eres increíble.

jueves, 14 de enero de 2010

De lo bueno, lo mejor.


Mi nene bonito, que ya son tres meses a tu lado. Se dice rápido pero eres increíble y te lo repetiré las veces que haga falta. Que no necesito que tengas un cuerpo de infarto para quererte, que ya te quiero, como eres.
Día perfecto a tu lado.
Salí corriendo del cine mientras entre risas él me seguía. Me coge por detrás mientras yo intento escapar pareciendo enfadada. Veo el coche en el que los niños pequeños se suben y me escapo corriendo hacia allí, subiéndome  mientras él me mira riendo. Le sonrío mientras me subo y el me dice que baje entre risas. Le doy un suave beso en los labios y salgo de allí con su ayuda de un salto. Empezamos a jugar y te dejas ganar. Me cruzo de brazos y te doy la espalda y oigo tus pasos seguidos de tus brazos a mi alrededor, yo pongo morritos y tu me miras riendo. Seguimos jugando y me ganas, como no. Me hago la enfadada mientras tu me prometes que me querías dejar ganar. Te beso mientras te muerdo y sonrío satisfecha. Nos empezamos a besar con ganas mientras un padre con sus hijos nos fulmina con la mirada y nos vamos de alli riendo, sin vergüenza, jóvenes de nuestro amor, con ganas de más, con deseos por cumplir, con locuras que hacer y con ganas de amarnos cada día más.

miércoles, 13 de enero de 2010

Futuro perfecto.

El despertador marca las siete de la mañana y empieza a sonar. Ella se tapa con las manos mientras se gira para seguir durmiendo. Él se despierta, responsable de los dos. Le da un leve beso en la frente a ella y baja a por el desayuno, como cada día. Al volver, ella sigue como siempre, en ropa interior tapada con una suave sabana. Deja el desayuno en el escritorio y se acerca a ella. Le da besos por las mejillas, por el cuello, y en los labios.

-Despierta pequeña, ya es hora de levantar.

Le muerde con suavidad la mejilla mientras ella refuña y pide un poco más de tiempo. Él se lo niega y empieza a hacerle cosquillas.

-Venga ¡que llegaremos tarde!

Ríe al verla poner morritos y asiente sentándose todavía con los ojos cerrados. En un intento inútil le lanza la almohada divertida. Siempre pasaba lo mismo, hacían el tonto por despertarla. Ella se vuelve a dejar caer en la cama mientras el recoge la almohada del suelo. Se acerca a ella y la coge en brazos riendo.

-Venga princesa, ya verás como ahora despiertas.

Él se muerde el labio, mientras ella confusa se despereza en sus brazos. Él la lleva a la bañera y la mete en ella encendiendo rápidamente el agua fría, mojando el cuerpo de ella. Ella empieza a gritar entre risas. Ya despierta por completo sale de la bañera mojándolo todo, le da un abrazo a él para mojarlo y riendo se vuelven a meter en la bañera ya sin ropa para ducharse ya que ambos iban mojados. Y entre risas empieza su día. Un día más en su vida, los dos juntos, los dos felices, los dos listos para ser felices conviviendo juntos.

martes, 12 de enero de 2010

Ahogada en lágrimas, la peor muerte, la más dolorosa y la más lenta.

Las lágrimas caen por las mejillas de ella mientras se tapa los oídos con fuerza. No quiere escuchar nada, solo quiere llorar. Quedarse ciega, quedarse sorda, quedarse muda y no notar nada. Más bien quiere morir. Que su vida acabe. Tirarse por la ventana, pero no tiene valor a hacerlo. Quiere acabar con el sufrimiento de su vida. Pero mira a su alrededor y se ve sola, como siempre. Siempre igual. No hay nadie que le abraze, nadie que le consuele. No merece vivir, o eso piensa ella. ¿Cómo alguien puede pensar así? El mundo es muy cruel, y las personas lo son aún más. Las palabras hacen más daño que los golpes. Los golpes dejan marcas que al cabo del tiempo desaparecen. Pero las palabras permanecen, se recuerdan una y otra vez mientras te hacen sentir como una mierda. El único recuerdo que ella tiene de su padre son palabras. Las palabras que día tras día le repetía desde que tiene memoria. La última vez que le vio, ella tenía 8 años. Y como no, lo último que le dijo fue lo que siempre repetía. " No vales nada, no te mereces vivir, eres una inútil ". Esas palabras se le quedaron marcadas a fuego en el corazón. Esas palabras las recuerda cada día de su humillante existencia. A sus 17 años sigue donde la dejaron tras ver marchar a su padre con 8 años. Un maldito orfanato en el que siguió conociendo solo la parte mala de la vida. Ella no conoce ni la mitad de las cosas, tan solo las malas. No conoce los regalos de cumpleaños, las fiestas sorpresas, las tartas de cumpleaños, las películas de final feliz, los libros románticos, el amor y la amistad. No conoce nada y sin conocer nada, quiere desaparecer. De la faz de la tierra pues piensa que nadie la entiende. Que nadie la ayudará nunca. Y lo más triste, es que tiene razón. Todos son unos putos orgullosos que no quieren a una niña triste. Nadie quiere animarla. Nadie la quiere. Y entre lágrimas, se ahoga en su propio mar de lágrimas y  tristeza.

lunes, 11 de enero de 2010

El sol es más de lo que parece.


Ambos se encontraban sentados a poco pasos de las vías. Lo justo para que el tren pasara sin darles, pero si para oírlo demasiado fuerte. Notaban las piedras bajo ellos pero no les importaba. El sitio era bonito, y la compañía inmejorable. No llevaban una conversión demasiado bonita. Para nada bonita. Pero aquel lugar parecía sacado exclusivamente para ellos. No se miraban, solo hablaban el uno al lado del otro. Ella tiraba piedras a la acequia y el observaba el camino y las luces.

-Te quiero, eso no lo dudes.- Susurra ella mirándole al fin.

+No es que lo dude o lo deje de dudar, es que necesito que lo demuestres.

Aquel joven, ya había repetido aquellas palabras demasiadas veces. Él era el que demostraba lo que sentía en aquella relación. Ella intimidada por el sentirse querida, no sabia lo que hacia. Tan solo seguir el juego mientras le quería. De eso no tenía ninguna duda. Le quería.

-Lo intento... Pero no sé como hacerlo...

+En eso no te puedo ayudar...-Él seguía sin mirarla, no podía.

-Mira, ¿Ves el sol? ¿A que a simple vista parece pequeño? Pues así es mi amor por ti, a simple vista, parece un amor pequeño, un amor que no es del todo real, pero sin embargo en realidad es mucho más grande. Es como el sol. La gente lo ve pequeño, pero es la estrella que ilumina el día a día. La estrella sin la cual no podríamos vivir, existir y sentir. Así es mi amor por ti, no puedo vivir sin ti, ahora no. Me he acostumbrado demasiado a ti, a tus caricias, a tus buenos días princesa, a tus despertares aun con lo poco que me gusta madrugar. Al hacerme salir de casa. Al hacerte bajar de la tuya por la noche solo para verte cinco minutos. Me he acostumbrado a tus besos, a tu forma de mirarme y sobre todo, me he acostumbrado a esta forma que tenemos de querernos.

Las lágrimas ya surgían de los ojos de ella sin poder pararlas. Le acababa de confesar su amor, una cosa que así, tan directamente jamás había echo. Él era el primero en muchos aspectos, siempre sería el primero. Siempre le querría.

domingo, 10 de enero de 2010

Tiempo, time, temps, Zeit...

¿De verdad piensas perder tu preciado tiempo? ¿Tirarlo por la borda como si no te importara? Como si lo pudieras recuperar... Pero no puedes, el tiempo es una de las pocas cosas, que si pierdes, o si desaprovechas, ya no volverá, el tiempo pasa, y tu tienes que seguir, estar a su altura. No quedarte atrás, avanzar con el tic tac del reloj como hacen los niños al empezar a andar. Dejarse llevar, por el instinto, como hacíamos con 3 años. Seguir adelante aun que el reloj se estropee, porque aun que a nosotros nos parezca que el tiempo se ha parado, no ha sido así, el tiempo nunca deja de pasar, sin darnos cuenta, nos consume, nos deja sin tiempo, sin ganas, sin sentimiento. Y eso no puede ser, ahí que saber seguirlo como si fuera una carrera, una carrera que dura toda la vida.. La carrera de la vida, con sus más, con sus menos, con sus aceleraciones y con sus frenazos... Así tal cual la conocemos, la vida misma, con ganas de llorar y con ganas de reir, de bailar o de cantar, no importa, no desaproveches el tiempo, tan solo hazlo.

sábado, 9 de enero de 2010

La soledad, el más triste compañero.

¿Dónde mirar cuando estas sola? ¿A quién buscar cuando sientes que ya no tienes a nadie? ¿Cómo creer en los príncipes azules y todos los que te tocaron eran ranas disfrazadas de príncipes para hacerte daño? ¿Cómo creer en el amor después de todo? ¡Quién coño sabe las respuestas de todas esas preguntas! Esta claro que yo no se las respuestas. Pero con sinceridad, me da exactamente igual. ¿Qué estoy sola? Sí, ¿Y qué? Seguro que hay algún animal que también va solo y vive la mar de feliz. Pues yo igual. No necesito a nadie para ser feliz... Bueno, quizás... lo necesite a él.... ¡No!No necesito a nadie, basta ya de la auto compasión. De ir dando pena a diestro y siniestro. La sonrisa no se moverá de mis labios, ya me enfade con el mundo o siga como siempre. Me niego a dejar ver lo que de verdad siento. Y quizás, ese sea el problema. Por que aun que no lo demuestre, mi corazón late por tí.

viernes, 8 de enero de 2010

.


¿Por qué miras así, pequeña princesa? ¿Dónde dejaste la corona? Se te cayo mientras jugabas, son cosas que pasan. Si juegas, la corona se cae y ya no la puedes recuperar nunca más.
¿Qué le pasan a tus ojos? ¿Dónde queda ese brillo que tanto los identificaba? ¿Dónde queda esa sonrisa preciosa que se formaba al oír estupideces. Las cosas cambian, los sentimientos también y por más que nos pese, las personas también cambian. Todos cambiamos, mejoramos, empeoramos, maduramos, retrocedemos, encogemos, nos agrandamos. Nos enamoramos, nos desilusionamos, nos la pegamos contra la pared por ilusionarnos. Pero si no hiciéramos todo eso, no tendríamos vida, todo eso, forma parte de lo que vivimos, de lo que llamamos vida.

jueves, 7 de enero de 2010

¿Pasado? ¿Presente? ¿Futuro?


Pasado, eso que nos atormenta día tras día, puñaladas que nos llegan de golpe sin nosotros desearlo, sin poder controlarlo. ¿Dónde quedan los recuerdos? Tan solo en nuestra memoria, y cada vez se van disolviendo más, se van haciendo borrosos, hasta solo reconocer un par de momentos, los más importantes. Los que más marcan. Esos, que pase el tiempo que pase, siempre estarán ahí.

PRESENTE,  momento tras momento, vas viviendo tu presente. Al lado de, ¿De quien? al lado de quien sea, aun que sea con el coco, o con el príncipe azul. Ahí que vivir el presente como si no hubiera futuro. viviendo el momento todo lo posible. Sin recordar el pasado, tan solo teniendo en cuenta el presente.Mirando hacia delante, sin girarse hacia atrás.

Futuro, quien sabe que nos deparará en el futuro, nadie lo sabe. Algunos dicen que ya esta predestinado, pero yo pienso que cada uno elige su propio destino, su propio futuro, con sus actos y sus decisiones. No que por magia de dios, alguien vaya a ser feliz, o a ser pobre, o demás. Cada uno elige su futuro, pero nadie sabe con exactitud que pasará.

miércoles, 6 de enero de 2010

Sufrir, golpe tras golpe.

Las lágrimas surcan sus mejillas. Recibe puñetazos por todo su cuerpo, por los brazos, las piernas. Cualquier sitio que el pille cerca es mutilado por sus puños. ¿Y ahora? ¿Después de eso? Le coge del cuello y con bestialidad la tira al suelo. Una vez allí, le empieza a pegar patadas como si de un peluche sin corazón se tratará. Ella aguanta, sigue ahí, sin inmutarse más de lo debido. Dispuesta a tragar todo aquello, sin decir palabra. Solo llora, las lagrimas mojan sus mejillas, el suelo, incluso su cuerpo semi desnudo. No soporta más pero sigue ahí, intenta levantarse, lo consigue, pero sigue recibiendo puñetazos, uno tras otro. No le mira a la cara, solo intenta salir de allí. Deja de oír las palabras que dice, respecto a llorona, a cosas que hacen igual de daño que los puñetazos. Sale corriendo y se viste, siguiendo con lagrimas en los ojos. Sus ojos, rojos, llenos de lágrimas. Su cara, en una mueca de dolor y desolación. Al fin, tras vestirse y librarse de él, sale de casa. Y por ironico que parezca, sonríe. Sonríe porque ya no esta frente a él. Ya no siente dolor. Pero aún así, la sonrisa le dura poco y sigue llorando. Y llora, y sigue llorando, sin hartarse, sin final, lágrimas sin final que van dejando huellas por todos los lados por los que va. Y sigue así, caminando, llorando, sin rumbo, sin final. Pero por fin, libre de golpes.

martes, 5 de enero de 2010

Princesa de ilusiones.


Nunca quise ser princesa, nunca quise tener a mi príncipe azul al lado. Nunca quise un castillo ni una mansión. Jamás creí en los cuentos ni en los finales felices.

Y ahora cambia el nunca y jamás por el siempre y el ni por el "y". Exactamente, siempre quise, cuando tenía 4 años, incluso con 10 años todavía lo quería. Por que era una niña, y aun que ahora me siga considerando una niña, pues 15 años no son muchos, no quiero eso. O bueno, mejor dicho, no espero eso, no creo que eso pueda ser posible. Porque cuando eres pequeño te crees cualquier cosa que te dicen y que te cuentan, pero una vez dejas de ser tan niño, te das cuenta de que eso jamás podrá suceder. Dicen que no utilices el nunca ni el jamás. Pero así lo siento yo. Que puedo tener príncipes pero no serán azules, no serán perfectos. Pero lo cierto es que no me quejo, por que la perfección no existe y además, no me gusta. Prefiero tener a mi príncipe rojo, será imperfecto, pero será perfecto para mí. Será el que nunca nadie a buscado, ni siquiera yo, pero le querré más por ese mismo motivo.

lunes, 4 de enero de 2010

Amistad.

Ven aquí pequeña. Te voy a dar tal abrazo que aun que los capullos te hagan daño todo te va a resbalar  Solo son tíos y nosotras jóvenes  ¿Dónde queda la alegría de ir sin importar nada? Venga, dejemos lo estar, son chicos, sí, esos por los que nos volvemos locas y empezamos a gritar, más por dramatizar que por puto entusiasmo. Qué más da. Lo bonito de esto, es que no importa. Solo hay que divertirse, pasarlo bien y tenerte a mi lado, mi mejor amiga, mi hermana. Que nadie te quite la sonrisa, y menos los chicos. Ellos no son nadie. Nosotras somos las que lo valemos y si no es así, pensemos que es un juego, jugamos nosotras y ellos tan solo son los muñequitos que utilizamos. ¿Suena infantil, no? Claro, es que lo es, porque somos niñas, sí, con 15 años, tenemos de "mayores" lo mismo que de bebés. Pero somos nosotras mismas, somos autenticas, y eso pase lo que pase siempre será así. Niñas sinceras, únicas, autenticas, locas, ingenuas y mil cosas más somos, pero ante todo, somos hermanas, porque siempre estamos y estaremos juntas. Jamás te dejaré sola pequeña, no lo dudes.

domingo, 3 de enero de 2010

Guarda tu corazón para alguien que se preocupe..


Hay que saber elegir bien quien hay que dejar que vea a nuestro corazón, porque una vez, lo descubrimos, lo destapamos, lo ponemos a la vista, cualquiera lo puede coger y utilizarlo a su antojo haciendo que se rompa en mil y un pedazos. Y si pasa eso, ya no hay vuelta atrás.
Por eso, hay que guardar nuestro corazón para la gente que valga la pena, que se preocupe por que este bien y cómodo, no por que el mismo este bien. ¿Queda gente así? Quien sabe, yo apuesto por que si. Tiene que haber pues sino, todos moriríamos por no ser amados y por no amar. Por que una vida sin amor no tiene sentido, todo lo demás esta bien, pero el amor es lo que lo complementa con todo.

sábado, 2 de enero de 2010

Freedom.


Libertad. Eso es lo único que quiero y que no puedo tener. No creo que sea tan difil ser libre. Si soy libre, sí, me equivocaré, caeré. Pero ¿Y qué? ¿Dónde esta el problema? El problema no es caer, es poder volver a levantarse. Si somos libres, hacemos lo que queremos y nosotros mismos podemos controlar las consecuencias, afrontarlas y superarlas.

viernes, 1 de enero de 2010

Ilusión.

Vivir ilusiona, reír ilusiona, visitar sitios ilusiona y emociona, pero lo que más ilusión hace en este mundo es enamorarse, y sentirse correspondido. Es esa sensación que TODO el mundo, desde chulos, pijos, ñoños, todos queremos conseguir. Conseguir enamorarnos. Por que para ser feliz hay que tener a una persona a nuestro lado que nos de confianza y seguridad. Que sepamos que con el todo es posible y sobre todo para siempre. Por que el amor verdadero si que existe. Es el que dura para siempre, superando obstaculos, adversidades y montañas, pero que a pesar de todo sigue adelante, entre mal tragos y buenos momentos.