Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Love is old, love is new, love is all, love is you.


Antes de nada, este texto es un poquito contradictorio a lo que he dicho en mi anterior entrada, pero es que llevaba mucho tiempo guardado en mi ordenador y quería saber si os gusta o no. Ahí va.

Las películas románticas intentan hacernos creer que nunca es tarde para un amor verdadero, o que cuando menos te lo esperes puedes chocarte con tu pareja perfecta. Pero, ¿es  bueno para las personas que nos muestren tanto positivismo en la gran pantalla?

Por una parte, a las personas soñadoras nos hacen creer en que se puede encontrar un amor como esos: chico conoce chica, chico y chica se enamoran y podrán estar juntos para siempre pese a los baches que la vida les ponga. ¿Quién ha tenido un amor así? ¿Existen acaso ese tipo de amores? Las películas rosas nos hacen poner el listón muy alto al buscar esa persona ideal que nunca encuentras. Todo lo hacen perfecto, pero en la vida, nada es perfecto aunque nos pasemos una eternidad buscando esa perfección. Queremos que exista esa persona que nos trate bien, que nos haga regalos, que nos diga cada día lo mucho que nos ama, que te haga sonreír como una niña pequeña con un nuevo juguete, que no tenga defectos ni manías que nos pongan de los nervios… Y al final, acabas solo, delante de la tele, con un bote de helado tamaño súper pensando que no todo lo que queremos puede conseguirse.
Pero, por otra parte, pueden alegrarnos el día, y más en estos tiempos difíciles. Ves que, a pesar de todo, puede seguir habiendo felicidad y amor en nuestras vidas. Que aunque no tengas o no encuentres a tu media naranja, no puedes rendirte porque siempre habrá alguien ahí fuera esperando por ti. Dejemos de buscar esa perfección en personas y sitios porque, para qué mentir, lo perfecto llega a ser aburrido. No nos podemos deprimir por no tener una vida de película, cada  uno de nosotros es el protagonista de nuestra propia película y sólo nosotros podemos elegir el final de ella.
Así que, lo único que podemos hacer es ser felices y positivos, y no esperar a que esa persona especial llegue a nosotros, sino salir a buscarla ahí afuera. Porque el amor se encuentra en cualquier lugar y cuando menos te lo esperes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario