Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

domingo, 28 de febrero de 2010

No puedo describirte.

Ya no es lo mismo, ahora cada mirada es pecado, cada sonrisa un mundo. No puedo describirte, ni siquiera nombrarte, sólo son líneas que caen sobre el papel intentando dibujarte. Inocentemente te miro, sabes lo que estoy pensando. Un impulso inconsciente nos mueve, tú te acercas, yo me acerco. Un temblor me recorre el cuerpo haciendo que note ese escalofrío que me llena de miedo cuando tú posas mi mano sobre mi cintura. Mi otra mano se junta con la tuya, nuestros dedos se entrelazan. Cierro los ojos y empiezo a sentirte. Sonríes, sonrío, entonces me doy cuenta, hay algo escondido en tu sonrisa, es un secreto. Es como volver a nacer. Respiro ese olor a ti, fragancia de mis sueños. Ojalá no se acabe nunca este momento, pero se que pronto llegará a su fin. De repente aparece alguien, no consigo definirlo, pero hace que te apartes de mi. Todos los sentimientos desaparecen dejándome sola, fría; me pierdo entonces en la oscuridad, no volveré a salir.

sábado, 27 de febrero de 2010

Love is pathetic

Everybody has that day when everything you were worried of become stupid. Love is one of them. When I saw you with her I wanted to shout, scream at the top of my voice. Why her? I know I'm not special, I'm not different from the rest of the girls in the world but I know I love you more than anyone else. No, I want to repeat, no. I don't love you, I've  never loved you and I will never love you. You are stupid, egotistical, blinded. Please, do me a favor, don't look at me anymore, or I won't never forget you. You don't exist, I don't exist.

viernes, 26 de febrero de 2010

Making my way down town

Me asomo a la ventana, a lo lejos un pájaro vuela a esconderse tras el sol del horizonte. Nadie camina por las calles de Madrid. La soledad de la ciudad se respira en el ambiente, fragancia de invierno que los árboles desprenden. Cojo mi cámara y salgo fuera. Busco imágenes escondidas en los edificios, entre los coches aparcados. Entonces veo a una niña, la niña no lleva abrigo, se tapa la cara con el pelo. No quiere que nadie se de cuenta de que está llorando, porque son lágrimas de mentira, que nadie sabe el porqué de ese llanto. Creo que me ha mirado y ha visto que la observaba, porque la niña de repente echa a correr hacia el final de la calle con las manos sobre su frío rostro. Me da tiempo a tomar una última imagen de la pequeña, antes de desaparecer en la niebla repentina. Vuelvo a casa.

jueves, 25 de febrero de 2010

Solo contigo.

Me gusta cuando sonríes, cuando sólo tu y yo sabemos el porqué de esa sonrisa. Me encanta cuando me miras, cuando me conviertes en la única persona para ti en el mundo. Déjame volar hasta el cielo, llévame hasta el sol, ahí donde las estrellas quieren esconderse durante el día, quiero acariciar la luna al acabar el día, sentir la noche que se mezcla con los dos. No me sueltes jamás, no permitas que me vaya. Déjame abrazarte, sentirte, besarte. Sigue mirándome así, no pares. Ojalá los segundos al mirarte fuesen horas junto a ti. No quiero olvidarte, no de esta manera.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Miedo.


Míralo, por ahí viene, se acerca desde la ocuridad, toma forma, lo ves, lo sientes. Derepente ya no es algo ajeno, eres tú. El miedo, ¿qué es el miedo? El miedo eres tú. Tu eres el dueño de tu vida y nadie más. Yo decido yo, yo y yo. Aparta esa imagen de ti mismo que no te deja ver lo que eres en realidad. De nada sirve cruzar los dedos, ni taparte la cara con las manos.

[Deja que la lluvia acaricie tus parpados
Que la humedad se clave en tu piel
Deja que esta noche tus pies anden descalzos
No los pares si empiezan a correr
Deja que el deseo por una vez se cumpla, 
Deja que El silencio te susurre otra vez,
Deja que tu ausencia en una depresión se hunda,
Deja que el niño que llevas dentro vuelva a nacer.
Dwja que la gente pase a ambos lados sin tocarte
Y que el neón de la noche se clave en tu sien,
deja que la duda que hay en tu mente no pregunte
y que no se clave, que ni siquiera hable
y que se muera solo por esta vez.

Deja que los coches te salpiquen cuando pasen,
que mojen tu risa, con tu puta prisa antes de morder
esa manzana envenenada por un jodido martes,
que se pregunten que haces en la calle,
que no se den cuenta de ese detalle.

Que esto es un paseo como los de antes,
el que nadie se busca, nadie quiere encontrarse,
que todo se vuelca en un vaso vacío,
que no hay más nostalgia que la de perderse.
Si duele un recuerdo, te cura el olvido.]

martes, 23 de febrero de 2010

Quiero.

Quiero correr y ni tú ni nadie me parará. Sentiré el viento en la cara, el frío del invierno mezclándose con mi piel. Puede que me caiga, puede que duela, pero juro que me levantaré, porque las caídas valen la pena solo para ponerte a prueba, porque yo puedo, podré. Y si encuentro obstáculos en el camino me alegraré, porque ellos me hacen más fuerte. Nadie volverá a hacerme daño.

lunes, 22 de febrero de 2010

Invierno

Entonces llega de nuevo el invierno, con su gélida nieve que viste a la ciudad de blanco. Todos los recuerdos del verano desaparecen dejando solo la esperanza de que el mundo vuelva a empezar a partir de diciembre, de que la nieve que viste la ciudad limpie todo lo malo existente en el mundo. Miro al cielo, cierro los ojos. Dejo que los copos de nieve se posen en mis pestañas. Me olvido por un momento de mi existencia, de toda la gente que me rodea. Ya no están allí. Sólo estoy yo. Todo este silencio se ve interrumpido por una risa. Noto tu presencia. Tú. ¿Por qué has vuelto? Vete no quiero que estés aquí. Pero entonces me rodeas con tus brazos. Debería soltarme, pero no lo hago, no quiero separarme de ti. No me sueltes, no vuelvas a alejarte. Me giro y me encuentro con tus labios. Quiero besarte pero no puedo, no puedo fallarme otra vez a mí misma, no volverás a hacerme daño. Echo a correr calle abajo hasta llegar a la parada del metro, lo mejor será alejarme de allí lo antes posible. Una gélida lágrima baja por mis mejilla y de nuevo apareces tú. Tú y tu estúpida sonrisa. Me besas, el barullo de la gente bajándose del vagón no consigue separarnos. Debo marcharme, lo entiendes, ¿verdad? Me alejo y subo al vagón. Un último adiós, te quiero.

domingo, 21 de febrero de 2010

Siempre


Tras cinco horas de viaje por llegué a la playa.
Me bajé del coche y, dejándome llevar por un sentimiento de nostalgia, me acerqué corriendo hasta la orilla. Miré al horizonte. Allí, en el fondo, el sol se escondía de nuevo en el mar. Me quité los zapatos y olvidàndome de todo lo demás, entré en el agua.
Una brisa fresca acarició mi cara trayendo consigo ese olor a mar que tanto me recordaba a la infancia, a los buenos tiempos en los que no había preocupaciones ni nada en lo que pensar.
Fui caminando por la orilla hasta el final de la playa, esquivando las olas que me querían atrapar. Allí estaba, una pequeña cabaña sobre la arena. Aquella cabaña había sido mi refugio durante toda mi vida, o al menos desde lo que conseguía recordar. Toda ella estaba hecha de madera y decorada con conchas, piedras y corales que mis amigos y yo encontramos buceando en el mar. Quise entrar, pero pensé mejor en volver a casa y regresar en otra ocasión, quizá mañana, cuando el sol pueda iluminarla.
Llegué a casa tan cansada que ni siquiera cené a pesar del hambre. Me encerré en mi habitación. Había sido un día muy largo. En ese insante empecé a recordar todo lo que había ocurrido en aquel pueblo. Los buenos momentos, los malos, las risas, los llantos... Encendí mi reproductor y me dediqué simplemente a tumbarbe en la cama y dejarme llevar por el sonido de la música que inundaba mis oídos.

sábado, 20 de febrero de 2010

Piérdete

Creí que te quería, que eras realmente la persona con la que me gustaría estar, pero ahora veo cuanto estaba equivocada. Me has hecho daño, yo no lo quería ver, pero por fin he dejado de estar ciega y he abierto los ojos. Y todo esto gracias a mis amigos, por eso les pido a todos ellos perdón por no haber visto lo que pasaba ante mis ojos. Gracias, muchas gracias a todos ellos. Quiero olvidarte y eso es lo que voy a hacer, no volveré a permitir que juegues más conmigo, nunca más. Ya no eres importante para mí, ¿sabes qué? ya no te quiero. Encima me tratas como si tú fueses mejor que yo. Debo darte una mala noticia, no lo eres
Hazme un favor, piérdete.

viernes, 19 de febrero de 2010

Te quiero


No puedo dejar de darle vueltas... creo que te quiero. Cuando ríes, cuando lloras, cuando te enfadas, cuando me haces reír, cuando me tocas, cuando me miras...
Siempre que te veo con otras siento que podría morirme y yo nunca he sido tan celosa. Sé que no llegarás a ver esto nunca pero, te quiero, te necesito. Eres como la parte de mí que siempre me ha faltado, y no puedo llenar su vacío con nada ni nadie más. Pero sé que no puedo tenerte, todo esto me queda grande, nunca llegaré a ser como ellas.
¿Mi mayor deseo?, que me quieras.

jueves, 18 de febrero de 2010

Vuélvelo a intentar

¿Has tenido alguna vez uno de esos días en los que quieres desaparecer y no volver jamás? Uno de esos días en los que te digan lo que te digan tú pensarás igual, y que crees que tus problemas no tienen arreglo, quizá porque no quieres ver la solución, y en el fondo sabes que estas siendo pesimista y que deberías dar otra oportunidad a la vida, porque quizá te merezcas ser feliz, pero no puedes verlo. Estás ciega, y en tu ceguera sigues ahogándote en tu pena sin saber que hacer, pero tampoco intentas buscar una respuesta, algo claro en ese bosque lleno de plantas trepadoras que no te dejan ver la luz. Intentas escalarlas una y otra vez en vano. "No puede ser, no podré conseguirlo", piensas pero entonces ves a un rayo de sol que se cuela en ese bosque, sigues a la luz y por fin llegas a un lugar seguro, donde nada ni nadie podrá hacerte daño. "Ya está ya pasó" te dices a ti misma, pero no te das cuenta de que es tan solo un claro del bosque, que en cuanto salgas de allí tendrás que adentrarte de nuevo entre las plantas. "Nunca me iré de aquí" crees en ese momento, pero al final tendrás que irte de allí, escoger otro camino, un camino en el que te toca luchar contra las plantas porque tienes que salir, puedes salir.
¿Has tenido alguna vez uno de esos días? Yo sí.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Te echo de menos.

¿Sabes la ironía? Qué te echo de menos y te vi hace dos días, si, dos simples días han pasado desde que estaba tan cómodamente entre tus brazos. Y sin embargo ya te echo de menos. Quiero que sea mañana. Ya, ahora. Para poder volver a verte y darte un abrazo mientras te como a besos, mientras mis manos se pasean con suavidad por tu pelo.

martes, 16 de febrero de 2010

Flipo.

Flipo con los tíos de verdad, o más bien con él. Vamos a ver... Tu decías que ante todo eramos amigos, si, eso decías... Pero ahora yo digo, hablando mal y pronto, que ¡una mierda! Que tu de amigo no tienes ni el pelo derecho de detrás de la oreja, que solo eres un gilipollas más que se las pira de mi lado para irse con otra al otro lado del país, pero la verdad, ya paso, pero aun así me jode que me veas y no seas capaz de decir ni un hola después de todo lo que hemos pasado juntos, con nuestros más y con nuestros menos, flipo con la cantidad de gilipollas que hay por este mundo, tan desagradables y maleducados. Pero gracias a no se quién porque a Dios seguro que no, yo he ido a encontrar al único buenazo con un punto de malo que hay en el mundo, o por lo menos al mejor para mí. Me alegro de haber elegido lo que he elegido y se que haga lo que haga con mi niño, no me arrepentiré.

lunes, 15 de febrero de 2010

Dalila, 1864.


1864.

Dalila baja del carruaje, sujetando con la punta de sus finos dedos unos pliegues de la suave tela de su vestido. Lila, su color favorito. Alza la cabeza, para mirar al frente a través del ala de su pamela color crema. Hoy será un gran día, piensa. Y sin poder evitarlo una sonrisa juguetona asoma por sus labios.
El amor, cosa extraña. Capaz de cambiar totalmente a una persona en un tiempo récord. Su forma de pensar, de ver la vida... Todo cambia. Y solo porque está él. Él, que le ha enseñado a creer en sí misma; él, que ha jurado cuidarla y protegerla frente a cualquier tipo de mal; él, que daría la vida por ver su sonrisa.Y hoy, por fin, todo ese amor será... oficial. Oficial... Qué palabra más fría y superficial para la intensa realidad que representa, piensa. Pero le es suficiente, le sería suficiente solo con saber que él le corresponde. Acaricia el radiante anillo que desde hace dos días luce en su dedo anular. Mira alrededor, sorprendida de ser la única maravillada ante los destellos que la pieza lanza al ponerse en contacto con la luz tenue del atardecer.
La joven avanza con elegancia a través de la multitud de invitados que su futuro suegro ha invitado al evento. El amplio jardín está atestado de caballeros señoriales vestidos con prendas que, aun sin ser de gala, les da una aspecto elegante y refinado. Mujeres que visten pomposos vestidos y joyas que reciben más miradas que sus dueñas. Sin embargo, Dalila no se fija en ninguna de estas cosas, a pesar de ser observadora. Ella solo tiene ojos para el hombre que se encuentra sentado en el banco de madera, junto al árbol donde se besaron por primera vez. Los ojos castaños se vuelven hacia ella, que le devuelve una mirada azul llena de palabras que solo ellos dos comprenden. Alguien hace sonar una cucharilla contra una copa de cristal de las que hay en las mesas de aperitivos. Malix se pone en pie y avanza hasta el círculo que se está formando alrededor de su padre, quien ha dado la señal. Toma un trago de vino y, tras dejar la copa sobre la mesa y alisarse la camisa, nervioso, procede a pronunciar las palabras que harán que él y Dalila puedan estar juntos al fin sin tener que correr el riesgo de ser sorprendidos a media noche. Ambos se miran, ella con lágrimas en los ojos, él con ganas de ir y cogerla entre sus brazos para asegurarse de que no es un sueño. Por que no lo es, piensan, esto está pasando, es real, y es perfecto.

domingo, 14 de febrero de 2010

Sin rumbo.


Calles de Londres. Ves pasar a la gente, gente extraña. O quizá la extraña seas tú. Caminas despacio, las manos en los bolsillos. Explotan fuegos artificiales sobre ti. ''Feliz año nuevo'', te susurras a ti misma. Y deseas que sea verdad, que el año que acaba de realizar su entrada triunfal sea un feliz año. Pasa corriendo un hombre calvo, que te empuja levemente al pasar junto a ti. Pide disculpas apresuradamente y prosigue con su carrera. Probablemente haya tenido problemas para llegar, algún atasco, piensas. Ahora se dirigirá hacia un hogar donde le esperan grandes cantidades de turrón y mazapán, combinados con el dulce sabor de los abrazos navideños llenos de cariño. No es que te importe realmente. Tú solo buscas salir y vagar sin rumbo, esperando quizás que el destino se apiade de ti y te envíe algo que te desvíe de tus pensamientos. Mientras esperas a que ocurra, piensas. Piensas que la ciudad brilla a esa hora de la noche, los copos de nieve caen formando una graciosa danza, y resplandecen frente a los faros de los coches que se dirigen Dios sabe dónde. Piensas que a pesar del frío que hace, te encantaría tenderte en el suelo y dejar que la nieve se posara sobre ti para sentirte parte de ella. Piensas que te gustaría hacer cualquier cosa menos volver a ese infierno que muchos llaman tu casa, en el que nunca cesan los gritos y las peleas. Piensas en coger el primer autobús que salga con rumbo ''Lejos de aquí'', podrías ir a cualquier parte. Podrías empezar a tener sueños, a seguirlos, a cumplirlos. Podrías hacer tantas cosas... Hay momentos en los que te sientes capaz de todo, cuando coges algo de papel y un bolígrafo, y dejas que tu imaginación escriba por ti hojas y hojas de palabras que se entrelazan y juegan a formar canciones hermosas, poesías conmovedoras. Entonces llega alguien que con una simple y dura mirada de reprobación te arranca todas tus esperanzas. Y le haces caso, por que no sabes cómo no hacerlo. No tienes valor. Entonces oyes gritos y decides salir. Simplemente salir. Como estás haciendo ahora...
Piensas en la ultima pelea que has tenido con tu padre. Ha dicho muchas cosas. Demasiadas... Una lágrima resbala por tu mejilla y al caer forma un pequeño agujero en la nieve que ya está empezando a cuajar. Entonces levantas la cabeza, miras al frente y ahí está él. Sonríes, no puedes evitarlo. Es tu salvación, en todos los sentidos. La única persona capaz de amarte no solo por cómo eres, sino también a pesar de lo que eres. Te pones de puntillas, y sin dejar de mirarle a los ojos hasta el último momento, le besas como no lo has hecho nunca. Sientes sus brazos alrededor de ti, protegiéndote. Susurra a tu oído que te ama, y agarrados de la mano camináis a través de esa mágica ciudad. Sin rumbo. Sin destino, has decidido que no crees en él. Por que no es el destino quien decide quién eres, sino tú misma. Solo tú.

sábado, 13 de febrero de 2010

Ya te estoy esperando con ganas, Verano.

Que se que estamos en primavera, pero a pesar de eso, para mi ya es verano, hace calor y tengo ganas de ir a la piscina, a la playa y salir hasta las tantas con mis amigos. Solo me quedan 15 días para que mis clases terminen y ser por fin libre, poder salir hasta las tantas y no madrugar ni un santo día a no ser que sea para ir a la playa, o a cualquier sitio que haya agua, diversión y amigos. Qué estoy deseando empezar el verano y salir todos los días sin pensarmelo, lucir todos los días unos pantalones cortos con sandalias y una camiseta de tirantes, sin chaquetas y sin nada. Tengo ganas de salir corriendo por todo mi pueblo gritando que ya es verano, que hace calor y que nada ni nadie podrá fastidiarme este verano, aun que ya no sea tan libre como todos los demás años por culpa de un niñito, va a ser el mejor. Por que tengo los mejores amigos que se pueda tener, incluyendo mi mejor amiga, además de una amiga con coche y con ganas de ir por ahí. Amigos con motos, con chalets y con ganas de hacer locuras a todas horas. Que se que con ellos cualquier cosa que proponga, cualquier locura la podré hacer. Como si quiero quemar una casa, ellos me ayudan, que son como niños pequeños, que se apuntan a cualquier cosa que propongan. Qué son los mejores y este verano va a ser increible, inolvidable y aun que suspenda, saldré, y me seguire comiendo el mundo, porque me niego a joderme este verano, porque pretendo que sea uno de los mejores de mi vida.

viernes, 12 de febrero de 2010

La sensación de volar.

Creo entender al fin por qué siempre me ha gustado montar en moto, aun que lo haya echo poquísimas veces, que se pueden contar con los dedos de una mano. Anoche, después de montar en moto o más bien mientras montaba en moto, me di cuenta de que es la sensación que yo esperaría si pudiera echar a volar por el cielo. Por eso me gusta que me lleven en moto, por qué es lo más parecido que hay a volar y yo siempre, desde que era pequeña he querido volar, por que poder volar es poder ser libre, poder ir a donde sea sin obstáculos, pudiendo ir por aire, sin tener que depender de saber nadar o de saber andar, simplemente saber volar. Y si encima, voy cogida a la cintura de un chico increíblemente único y especial, el momento de ir en moto se hace aún más maravilloso.

jueves, 11 de febrero de 2010

Tú y sólo tú.

Tus besos son mi condena. Tus labios recorriendo cada rincón de mi cuerpo. La mejor medicina para mi, tus  besos con sabor a menta. Recuerda cada segundo que te quiero. Contigo lo tengo todo, me das todo, menos miedo. Eres increíble, la mejor persona que he conocido nunca.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Gracias.

Gracias por ser tan increíble conmigo, gracias por quererme aún sabiendo todo lo que sabes de mi, conociéndome como soy con los tíos y con todo. Qué eres uno de los que mejor me conoces, porque confió en ti. Y tu en mi, y eso es lo que más importa en una relación. La confianza, y cada vez más nosotros tenemos más. Que cuando se supone que yo tengo un problema, me lo niegas, y haces el problema en plural, nuestro problema, que lo podremos solucionar, juntos. Porque sé que eres especial, diferente a los demás, único, y además de todo eso, me haces feliz, haces que todo parezca fácil. Qué cada día que pasa me vas demostrando que de verdad te importo, que de verdad me quieres, y no solo lo dices por decir, como todos los demás. Me encantas, por todas tus virtudes y por los fallos que según tu tienes, que yo no conozco todavía, pero los conoceré y te querré aun más. Porque quererse es eso. Querer a una persona, con sus más y con sus menos.

martes, 9 de febrero de 2010

27

Y cada vez me cuesta más separarme de ti. Despedirme de ti. Llego tarde por no querer separarme de ti, porque no quiero dejar de estar contigo. Cada día que pasa te vas volviendo más y más importante en mi vida, te estas volviendo una adicción, una bonita adicción. Me encantaría pasar todas las horas contigo, dormir contigo apoyada en tu pecho, con tu mano acariciándome la espalda mientras yo te acaricio el pecho. Por qué nunca pensé que llegaría a tener a alguien como tu. Por que por una vez en la vida no me he fijado en un cabrón, si no en un niño bueno encantador, aun que también con su punto de malo y picón. Que eres único joder, que ahora mismo te necesito a cada instante. Eres uno de los motivos por el que hoy soy feliz. Gracias a ti y a las pocas personas más que me quieren y quiero, y me lo demuestran.

lunes, 8 de febrero de 2010

Ahora o ahora, no hay más.

Es ahora o nunca. Deja salir todo lo que siente tu corazón. Desvela lo sin miedo, sin fronteras. Ya no queda nada más. Tan solo eso, las palabras que jamás te atreviste a decir, ahora es el momento. Dimelas, aun que no sea a través de tus labios, por lo menos escribe las, solo necesito saber que fui importante para ti. Que fui alguien y algo para ti. Deja que todo lo que sientas se vea sobre el papel. Tan solo dejame tener el recuerdo de tus palabras.

domingo, 7 de febrero de 2010

Leve momento juntos.

Una dulce niña de 15 años llama al timbre. Le abren la puerta sin mediar palabra, ya la estaba esperando. Mira al ascensor, pero decide subir por las escaleras, va de dos en dos escalones, haciendo que su corazón aumente de velocidad. No tiene nervios, tan solo unas ganas locas de verle y de estar en sus brazos. Llega al último piso, y la puerta se abre. Aparece él, con su dulce sonrisa, mirándole. Ella, cansada por subir andando le da un leve beso en los labios y se apoya en él, dejando escapar un leve suspiro de sus labios. Él sonríe mientras le acaricia el pelo con una mano y con la otra le pasa el brazo por la cintura acariciándole con suavidad. Ella le mira, sonríe y le empieza a besar con ganas, la puerta sigue abierta, el peligro de ser pillados es lo más probable, los padres de él están a punto de llegar, pero aun así siguen con sus besos. Las manos de él se pasean por todo el cuerpo de ella, desde su culo, haciéndole pegarse aun más a él o a la pared, hasta su cintura subiendo por su pecho. Ella mantiene los ojos cerrados, mientras pasea las manos por su espalda, por su cuello y su pelo.Y entre caricias, besos, miradas, sonrisas y pocas palabras, el sonido del ascensor suena en el patio. Hora de salir de allí como una sombra, como si nada hubiese pasado. Se despide de él con un suave beso en los labios, mientras a ambos les brillan los ojos. Llega a las escaleras y le lanza un beso mientras baja las escaleras ya más despacio y oye la puerta de él cerrarse con suavidad.

sábado, 6 de febrero de 2010

Te quiero. 27

Y me da igual estar haciendo el gilipollas en mitad de la calle, en mitad del bar al que vamos siempre. Me da igual estar haciendo el capullo picandote con la lengua y tu esperando a que te de un beso bien. Me da igual que nos miren, que llamemos la atención, me da igual porque eres tú. Que me quede congelada cuando me dijiste que me tenias que decir algo, y mirándome a los ojos me dices "Te quiero" La sensación de querer tirarme encima de ti y besarte hasta cansarme y gritarte que yo también. Me lanze a tu boca te bese y entre beso y beso te dije y yo. Por que haces de pequeñas tonterías un gran todo.

viernes, 5 de febrero de 2010

El principe de la princesa

Y la sonrisa que se dibuja en mis labios cada vez que me saludas con un "buenos días princesa", ya sean las 12 de la mañana o las 5 de la tarde, yo me rió por la ironía y me enternece la manera en que lo dices, como en la película, como si fuera nuestra película. Por qué nadie me había dicho princesa de esa manera, de la que solo tu sabes, demostrándome con cada cosa, con cada momento, con cada mirada que de verdad si que piensas que soy una princesa, tu princesa.

jueves, 4 de febrero de 2010

Triste realidad.

Y mi vida que digamos nunca ha sido un cuento de hadas. Justamente eso no ha sido. He sido una niña que se tiraba el día llorando, que siempre lloraba por cualquier cosa, y que cogía por escusa cualquier cosa para poder llorar y desahogarse. Mi hermano desde que tengo memoria me pegaba, me hacia daño, siempre. Por gritar por insultar, por cualquier cosa me hacia daño, y lo cierto es que no le culpo. ¿En el colegio? Los niños son muy crueles. Meterse conmigo hasta yo salir corriendo con los ojos llenos de lágrimas era habitual. Llenarme a insultos y hacer que tuviera mil y un complejos más de los que hubiera tenido que tener, por que todo el mundo tiene complejos, pero no es justo tenerlos por los que los he tenido y tengo yo. Cambiarme de colegio, y demostrando que los problemas no se ganan huyendo, en el otro colegio lo pasaba peor, bueno, lo paso por qué sigo ahí. Qué te llenen de insultos y canten que llores, no es muy agradable y menos cogiéndote del pelo, arrastrándote por el patio, llenándote de insultos, hasta echar a llorar, era eso lo único que buscaban, que llorara, disfrutaban viéndome llorar, o mejor dicho, disfrutan viéndome llorar. Ya no queda nada de la dulce niña inocente que fui. ¿Por qué? Todavía hay gente que se lo pregunta. Todavía hay gente que dice que no soy fuerte. Ya no soy como era, por que me di cuenta de como es esto. De que en la vida me voy a llevar muchas ostias, más de las que ya me han dado, más de lo que los niños hacían, más de lo que amigos y no tan amigos me han echo. Quedarme sola quizás fue mejor. Ahora no vivo en un cuento de hadas. Puede que sea mejor, o puede que no. La verdad, preferiría ser como antes de ingenua y no saber que los chicos solo buscan sexo, que muy pocos te quieren de verdad. Preferiría creer que los amigos son de verdad, todos, y no solo unos muy pocos. Preferiría poder soñar y creer en principitos y no saber que de esos no hay. Preferiría poder creer que soy una princesa y no tan solo una niña amargada por la cruel sociedad. Que te abandonen, que pasen de ti que te dejen de lado, nunca es fácil de asumir. El quedarte sola un verano entero tampoco es fácil. El tener ganas de volar pero no atreverte tampoco es fácil. Puede que tuviera un trauma por todo ellos y más que todavía queda por contar, pero todo ello lo tengo superado, lo prometo, y aun que cueste, seguiré adelante, aun que mi visión este nublada por las lágrimas, la sonrisa nadie me la quitará por que he aprendido que nadie se merece verme mal, que nadie se merece mi simpatía, mi honestidad, mis ganas de conocer gente. Que prefiero ser o aparentar ser una persona sin corazón, borde, egoísta, guarra, antipática y todas las cosas que no soy, pero me han enseñado que de buena no se puede ir por la vida. O comes o te comen. Y yo no voy a elegir ninguna de las dos, por que no todo es blanco o negro, yo elijo el gris. Yo elijo ser buena con quien se lo merece y una mala pécora con quien se merece eso. Puede que no sea la más fuerte de todas, que haya mucha gente que lo haya pasado peor que yo, pero hoy por hoy, nadie puede decir que no sirvo para actriz, por que en todo este tiempo, mis padres, ingenuos de ellos, se han pensado que he sido una niña feliz, un tanto rebelde, y loca, pero a fin de cuentas, feliz. No han podido estar más equivocados en toda su vida. Pero ya me da igual, voy a luchar por lo que quiero y ha tener la sonrisa en la boca. Y a quien no le guste, que se vaya por donde ha venido, por que yo ya no necesito a nadie. He aprendido a seguir adelante, Sola.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Idea loca, pensamientos confusos.


Puede que mi idea sea de locos, puede que sea de estar mal de la cabeza. Pero la verdad, daría cualquier cosa por poder cumplirla. Es de locos, tan solo tengo 15 años. Él 16. Unos críos. Simplemente eso. Pero me cogería de su mano y me escaparía con él. Así de simple. Así de claro. Lo dejaría todo, sin pensármelo, sin miedo, por que aun que me cueste admitirlo, por él lo daría todo. Lo cierto es que no es justo, para nada lo es. Abanderaría demasiadas cosas, demasiadas personas, pero me daría igual. Por él... Lo haría, sin inmutarme, sin parpadear. Por que no se que es lo que siento por él, pero se que es algo demasiado fuerte. Demasiado especial, único... Tan único como él mismo. Por qué aparecio en el momento justo, pero demasiado lejos de mí, demasiado lejos...
Esto es lo que tu me pusiste: Dos destinos separados pero nuestros besos nos unieron.La distancia nos volvió a separar pero lo que sentimos jamás se podrá borrar...
Simple no? Dos lineas o menos, pero que significan demasiado. Quiero estar contigo, entre tus brazos, y no moverme de ellos. Te quiero. Por mucho que me cueste admitirlo. Te quiero.  Y la distancia solo nos separa, pero lo que siento por ti no lo destruye por que esto que sentimos, o que por lo menos yo siento es más fuerte que cualquier cosa.

martes, 2 de febrero de 2010

Ya no eres como eras.

Has cambiado. Digas lo que digas has cambiado, ya no eres el mismo chico de hace diez meses, ya no eres ese chico que con sonrisas y miradas me hacia reír y estar feliz, que con palabras tontas me hacia sonreír frente a una pantalla de ordenador, que esperarle se me hacia fácil porque era él. ¿Cuándo empezó a cambiar todo? ¿Cuando te echaste novia? No, en esos momentos todo seguía igual aun que pareciera mentira. Pero ahora... ¿Ahora? ¿Ahora que? Ahora los dos tenemos novios y siempre me sacas el tema. Me recuerdas a mi al principio cuando te lo sacaba siempre, por celos. Pero se que tu no estas celoso, lo sé, o quizás si, pero me lo niegas.Dicen que por como me jode todo lo referente a ti, sigo sintiendo algo por ti, parece mentira, pero no quiero que eso sea cierto, ahora mismo no. No puedo, tengo demasiado que perder si admito eso, si hago cierto eso. Por que ahora soy yo la que tiene novio. Y aun que tu si que te liaste conmigo cuando tenias novia, me niego a hacer yo lo mismo. Ahora cada uno tiene su vida. Independientemente del otro. Por lo que toca aguantar lo que nos a tocado, estar con las personas que queremos y ser felices. Pero ante todo, siempre tendrás ese pequeño rincón en mi corazón.

lunes, 1 de febrero de 2010

Encerrada sólo físicamente.

Y se que es sábado noche. Lo sé, y yo sigo aquí, encerrada entre estas cuatro paredes, sin poder salir, encerrada, sin poder escapar de esta tortura. Esto es más que injusto. Niñas cuatro años más pequeñas que yo por la calle, hasta tarde, hasta las tantas. Y a mi, ni siquiera hasta las 12:30. ¿En que mundo vivimos? No sé porque lo hace, quizás para joderme. No lo sé. Por que si pretende que sea una santa que viva encerrada sin irme de fiesta, sin liarla, sin equivocarme, sin volver a emborracharme, esta muy equivocado. Es mi padre si, pero no manda sobre mis pensamientos, ni mi libertad. Tan solo la limita, eso esta claro, pero ahora que entre en este enano cuarto y me vera a mí, sonriendo, con los cascos puestos a todo volumen y yo cantando como estando de fiesta. Por que puede quitarmelo todo, pero jamás me podra quitar mi ilusión de comerme el mundo, de sonreir, por que hay cosas que nadie te puede quitar, y a mi, nadie ni nada podrá quitarme las ganas de seguir adelante, de equivocarme, de caer de bocas y levantarme sonriendo, aun que este llorando de dolor, mi sonrisa seguirá donde siempre. Por que nadie se merece verme mal, y aun que lo este, tragaré saliva, me secaré las lagrimas, me pondré tacones y saldré a la calle a comerme el mundo y a abrazar cada ilusión, cada sentimiento, cada aventura. Por que soy una chica que no le da miedo caer, por que a pesar de todo, tengo a gente que me ayuda porque habrá gente falsa, pero puedo jurar, que por lo menos una niña si que vale la pena. No vale la pena estar mal y yo no lo pienso estar.