Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

viernes, 26 de octubre de 2012

 Hay tantas teorías para explicar una situación, que a veces uno mismo se pierde en la búsqueda de ello. Supongo que este es el principio de mi redacción. 
Este tema me parece interesante, tan interesante como el efecto que puede causar en nuestra vida un pequeño cambio, aquel que desencadena más consecuencias pero de una forma catastrófica. En un segundo todo puede cambiar para bien o para mal, una acción te conlleva a otra de manera que tu mismo eres el responsable de tus acciones. 
¿Cuantas veces no habremos deseado retroceder y arreglar una situación? 
¿Cuántas veces no habremos pensado en situaciones alternativas que de un modo u otro nos podrían dar el final esperado?
Muy pocas personas creen en este tipo de cosas, ya que la ciencia puede explicar cualquier ámbito desde una catástrofe hasta un sentimiento tan puro como el amor, pero para aquellos que necesitan una explicación con una atmósfera cargada de magia, se amparan en el destino. 
El destino tan inocente para algunos como tan cruel para otros, aquel que con su poder extremo es dueño y señor de las decisiones, mas generosas como las mas egoístas. Cada uno forja su historia, pero es inevitable que sucedan cosas de las que muchas veces no podamos ni explicar por que es superior a nosotros. Pero una cosa hay que tener en cuenta, no podemos quedarnos quietos y ver como lo que nosotros llamamos "destino" destruye nuestras vidas, ya que nosotros mismos podemos cambiar una acción por otra, es cierto que no siempre será la más correcta pero es muy cierto que somos libres para decidirlo. 
Podemos elegir a la persona con la que vivir la aventura como también equivocarnos, pero si el arriesgar te da miedo nunca sabrás al 100% si hubieras ganado un mundo nuevo o si de lo contrario, el color de la ceniza hubiera sido tu enemigo. 
De una cosa estoy segura, la vida puede jugar diferentes tornas, en un segundo puede ser la persona más feliz del mundo y tras pasar ese segundo puedes convertirte en la persona más desdichada, sintiendo la perdida y la ausencia de tu entorno. 
Hagamos que el corto periodo que vivimos, sea recordado con una sonrisa tan amplia como el de aquel, que ha cometido errores y gracias a ellos ha cambiado su propio destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario