Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

martes, 27 de noviembre de 2012

Él, mi inspiración.


Las notas de aquella melodía iban y venían a mi cabeza. No se me ocurría la forma de acabarla, pero sabía que no se podía quedar así.
Esa melodía…
Era como una pesadilla. Me producía dolor de cabeza. Me ponía histérica, frenética, furiosa, triste, melancólica…
¡Si! Melancolía… eso era lo que le faltaba a la composición… tenía que tener un tono melancólico…
Cogí mi lápiz, ya casi agotado de tanto usarlo y el cuaderno, lo abrí por la partitura de aquella melodía de pesadilla.
Él… él había sido la responsable… gracias a él había conseguido acabar… recordé cada risa, cada sonrisa amable… cada beso… si, sobre todo sus besos, esos besos que recordaba con tanta facilidad… era imposible quitárselos de la cabeza.

Cuando me quise dar cuenta, la partitura estaba completa, había seguido escribiendo inconscientemente aquellas figuras, negras, blancas, corcheas… sobre las líneas y los espacios del papel, mientras pensaba en él…
Leí la partitura completa. Era perfecta, o eso parecía… pero para saberlo tenía que tocarla entera.
Cogí el violonchelo que descansaba sobre el sofá. Me senté en la silla, colocando el instrumento en la perfecta posición que encajaba con mi cuerpo.
Puse la partitura en el atril y empecé a tocar.
Pero…algo iba mal… no sonaba como yo había esperado que sonase… como sonaba al principio…
Excepto la última parte… melancólica, sensual, excitante… al igual que él…

No hay comentarios:

Publicar un comentario