Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

lunes, 31 de diciembre de 2012

No espero un año nuevo, sólo más tiempo.

Aquí estoy un año más, una chica que en 365 días ya no es la misma que hace ese tiempo atrás; estoy tragandome las horas, una trás otra, esperando a que den las doce campanadas, tal y como hice 365 días atrás, otras personas quieren dejar de tragarse horas y poder tragarse unas malditas uvas, esperando que su nuevo año sea mejor que el que han pasado y prometiéndose cosas que jamás cumplirán.
Yo en cambio prefiero pensar en las cosas que he pasado a lo largo del 2012, y me dejaré sorprender con lo que me quiera regalar el 2013.
Este año que termina dentro de unas horas ha logrado que aprenda muchísimas más cosas que en años anteriores, tanto buenas como malas, así son las experiencias, y queriendo o no voy a tener que pasar por ellas, no quiero tener a alguien que siempre decida por mí, aunque me gustaría, así no tendría que hecharme las culpas a mí misma y torturarme con ello, pero eso sería arrepentimiento, y me juré que jamás me arrepentiría de algo. Sí, también aprendí eso.
Desde el dolor comprendí mucho más lo que significa “vivir”, aprendí a darle el valor que le corresponde a muchas cosas, y otras que no tienen ni merecen valor absoluto. Pero especialmente aprendí que los sentimientos son la base de todo, tanto te pueden hacer la persona más feliz del mundo como la más desgraciada.
Aprendí a valorar más cada gesto, cada preocupación, cada intento de ayuda, el poder de un abrazo, o lo mucho que puede significar el estar ahí de algunas personas que, me duele decirlo, pero las puedo contar con los dedos de mi mano…
También logré comprender mucho más lo que me quiere decir ahora esa mirada tuya y espero no equivocarme…
Este año que se vá me deja cicatrices, profundas todas ellas, cada una única como el sentimiento que provocan por dentro...
En los últimos 365 días estuve en dos extremos: conocí la felicidad, la felicidad más profunda y espectacular que jamás soñé siquiera con tener, y conocí el dolor más profundo, al que jamás me enfrenté anteriormente...
Descubrí un “yo” que estaba oculto, me descubrí en muchos aspectos y aprendí a no avergonzarme de ser yo misma. Aprendí a quererme y a apreciarme más...
Este fué un año plagado de risas y lágrimas casi por igual… un año plagado de enseñanzas que espero ser digna de comprender algún día... cuando espero que no sea demasiado tarde.
Pero lo que más aprecio de éste año, igual que cada año que miro atrás, es que me alegro de ser yo, me siento libre, con la conciencia tranquila, me puedo mirar al espejo, mirarme a los ojos, sonreir y saber que he sido honesta conmigo misma, y mientras pueda hacer eso sin sentimientos de culpa, apreciaré cada año que pase.
Pero...
Every year is getting shorter, never seem to find the time. Plans that either come to naught or half a page of scribbled lines hanging on in quiet desperation.

No hay comentarios:

Publicar un comentario