Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

martes, 30 de septiembre de 2014

worldwide.

Deja flotar tu imaginación,imagina. La felicidad no la da una tarjeta Visa y tus sueños e ilusiones se van si vives con prisa, se agotan al compás de cada nota,
como el tiempo en el que tu corazón se rompe y se mueren tus sentimientos. Imagina que puedes rebobinar al pasado, dar marcha atrás, borrar cada error, cada paso mal dado. Y créeme que más de una vez lo he intentado.El tiempo es lo más valioso, pero lo desperdiciamos. Y yo observo el infinito y se desvanece en mis manos, pienso que es normal que la caguemos si somos humanos. Imagina que todos damos todo sin pedir a cambio nada, que toda historia acaba como en cuentos de hadas. La vida nos moldea dando palos. El amor es el mayor error y lo mejor que te ha pasado. Imagina por un momento, una vida sin dolor, sin sufrimiento,convierte tu aburrimiento en humor.
La vida no es una mierda, los mierdas son las personas, mientras unas te apuñalan y las otras te traicionan. Imagina que no fuera así por un instante, que lo que a ti menos te importa fuera los más importante. Imagina que conoces las respuestas, de todas tus preguntas, que ganas toda puesta y que toda gente se junta sin hacer distinciones de ningún tipo, que lo superficial fuera lo menos bonito.
Imagina, sueña, odia la realidad,ojos que no ven, corazón que siente felicidad.
Cierra los ojos, vuela,sueña que imaginas un mundo sin una pizca de maldad. Imagina que Dios existe y que te escucha, que su silencio deja de escucharse cuando por lo que más quieres luchas. Muchos son los llamados, pocos los elegidos, que jamás se ha marchado uno de tus seres queridos. Lucha por lo que quieres. Imagina que nadie puede robarte jamás lo que tienes pues te pertenece, cada uno tendrá lo que se merece. Aquí conseguirás cerrar toda cicatriz, ser realmente feliz. Un sinfín de emociones, saborear la eterna juventud. La sensación es no tener miedo de una ataúd,
la oscuridad nace al esconderse la luz, la salvación nos extinguió cuando a Jesús lo clavaron en la cruz. Aquí la gente no miente, sincera. Decide si quieres estar invierno, otoño, verano, primavera. Tú verás de que manera ocurrirá cada suceso.
Los golpes serán sustituidos por los besos, tú eres el dueño de tu destino, aquí no existen violadores, pederastas, terroristas ni asesinos ni ningún mal hacia la humanidad. Imaginad ese lugar donde está la eterna felicidad y es que aquí no hay leyes porque no se necesitan. Que cuando quieras tus mejores momentos se repitan, como en un videojuego tener vidas infinitas. Y que das la vuelta al mundo, mundo que ya no te irrita. Imagínalo, imagina el no tener que estar en soledad, que dices lo que piensas de verdad, nadie te puede silenciar, aquí haces más que pensar en ti, sueño con decir que no es necesario el éxtasis para flotar, volar bien lejos, sin que corten tus alas. No sería necesario atravesarlas si no existieran las balas. Sin medida del tiempo no te harás viejo, y mi canción, imagina que es producto de tu imaginación, y es que suelo imaginarme siempre una vida así, aunque sueño con que todo el mundo pueda ser feliz imagino en sueños ser siempre mi dueño aquí donde la eternidad nunca deba llegar a su fin.

domingo, 28 de septiembre de 2014

hope.

La real academia define la palabra imposible como algo que no tiene facultad ni medios para llegar a ser o suceder, y define improbable como algo inverosímil que no se funda en una razón prudente.
Puestos a escoger a mí me gusta más la improbabilidad que la imposibilidad, como a todo el mundo supongo.
La improbabilidad duele menos y deja un resquicio a la esperanza.
El amor, las relaciones, los sentimientos, no se fundan en una razón prudente. Por eso no me gusta hablar de amores imposibles, sino de amor improbables. Porque lo improbable es, por definición, probable. Lo que es casi seguro que no pase, es que puede pasar.
Y mientras haya una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase, vale la pena intentarlo…

sábado, 27 de septiembre de 2014

love.

No sé ni cómo, ni cuándo, ni cuánto me enamoré de ti, porque no hay metros cúbicos ni litros para medir todo esto, pero si sé porqué. Porque tienes un hueco aquí, entre el hombro y el pecho, y cuando pongo la cabeza me siento en casa y porque en todas las fotos que tengo tuyas sales siempre sonriendo, en todas.
Y tú, ¿por qué te enamoraste de mí? Yo no escogí enamorarme de ti, pero la primera vez que te besé, nuestros dientes se rozaron por una milésima de segundo, y fue increíble. Y la hora exacta de ese beso eran las doce y diez, y quité la pila del reloj para que se quedase la hora detenida para siempre. Parada. El minuto exacto en el que me besaste está metido dentro de un reloj. Para siempre. Y ya no sé nunca que hora es, pero me da igual. Y desde entonces miro constantemente el reloj.

life.

Una vez le preguntaron a Lewis Hine, un fotógrafo de guerra, porqué había elegido esa profesión. Él contestó que si pudiese contar con palabras todo lo que veía no necesitaría cargar todo el día con una cámara de fotos, que ciertos momentos de belleza, de desolación, de horror y de heroísmo estaban más allá de las palabras. Yo también lo creo. Hay cosas que no podemos explicar con simples palabras, cosas como seguir vivos, sentimientos como el amor y el compromiso, o sensaciones como volver a abrazar a un amigo. Quizá por eso nuestra vida se compone de imágenes, momentos congelados en el tiempo para siempre, de decisiones que cambian sin remedio el rumbo de las cosas. De fotografías fijas guardadas en la memoria, que nos recuerdan, cada segundo, lo hermoso que es vivir.

jueves, 25 de septiembre de 2014

El único truco que sirve es seguir

Puedes sentirte solo y estar en medio de un millón de personas, puedes gritar y que nadie te oiga, o preguntar y que nadie te conteste. Querer y no tener, luchar y no conseguir, pelear y no ganar, dar y no recibir. Pero... ¿Sabes qué? Habrá otros momentos en que estés solo pero te sientas rodeado de mil personas que te quieren. Sin decir nada, alguien sabrá que las cosas no van bien. Sin preguntar te dirán lo que necesites oir, conseguirás cosas sin luchar, sobre todo aquellas que no quieras, pero ganarás batallas sin dejarte la piel en el camino. Recibirás sin tener que dar nada a cambio. Y después de todo esto, alguien te enseñará que el único truco que sirve es seguir y sonreir pase lo que pase.

martes, 23 de septiembre de 2014

Dreams

Qué rápido pasa el tiempo y qué lento te das cuenta que nunca llegaste a olvidarle. Una canción, una palabra, un lugar, un mensaje. Tan poco hace que vuelvas a acordarte de él y tantas cosas hacen falta para poder sacártelo de la cabeza. Da igual que pasen meses o años, con poco seguirás acordándote de él y lo peor es que no sabes si él te sigue echando de menos o si ya hace tiempo que se olvido de ti. Y que por mucho que diga la gente ni el tiempo ni la distancia te hace olvidar todo.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Stand by

Me da vértigo el punto muerto y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gasoil. Me angustia el cruce de miradas la doble dirección de las palabras y el obsceno guiñar de los semáforos. Me da pena la vida, los cambios de sentido, las señales de stop y los pasos perdidos. Me agobian las medianas, las frases que están hechas, los que nunca saludan y los malos profetas. Me entristecen quienes me venden clines en los pasos de cebra, los que enferman de cáncer y los que sólo son simples marionetas. Me aplasta la hermosura de los cuerpos perfectos, las sirenas que ululan en las noches de fiesta, los códigos de barras, el baile de etiquetas. Me arruinan las prisas y las faltas de estilo, el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la línea recta. Me enervan los que no tienen dudas y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sinsentido, parado frente al mar mientras que el mundo gira.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Nunca te duermas sin un sueño, ni te levantes sin un motivo

Nunca te duermas sin un sueño, ni te levantes sin un motivo. No dejes que tu felicidad dependa de nada ni nadie. Tampoco vivas por nadie que no este dispuesto a vivir por ti, no des todo a cambio de nada, pero tampoco pidas demasiado. Recuerda que ningún día se parece a otro y que nadie se parece a ti. Recuerda que sólo hay una persona capaz de hacerte feliz para toda la vida, y ese eres tú mismo. Elige bien tus decisiones, a quien dejas quedarse y a quien pides que se marche. Si hay gente que quiere entrar en tu vida, que entre, si hay gente que quiere salir de ella, que salga, pero que no se queden en la puerta, porque molestan a los que quieren entrar y no nos dan la oportunidad de conocerlos.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Tedm

Todo. Lo echo todo de menos, incluso las cosas que un día eché de más. Te echo de menos, a tí, a que no digas 'te quiero', a tu de no decirme lo que piensas pero demostrármelo cada día. Tu forma de quererme, pero siempre a tu manera. Echo de menos tus abrazos, tus prontos, tus más, tus menos.. tus enfados, la forma en que me protegías como si te fuera la vida en ello. Es raro no decirte lo pesado que eres, no poder verte todos los días, no saber lo que haces, ni lo que dices, ni lo que piensas...

martes, 16 de septiembre de 2014

Yo tampoco se vivir, solo estoy improvisando

Para mí no todo es fácil, yo tampoco se vivir, solo estoy improvisando. Me gusta la lluvia y el olor a tierra mojada, no hay nada que me relaje más que escuchar llover, y observar como las gotas chocan contra los cristales de mi ventana sin pensar en nada. Prefiero el frío al calor, me encanta ir en invierno con mil capas de ropa y aún así sentir frió, y necesitar que alguien me abrace para darme calor. Adoro los planes improvisados, soy desordenada a más no poder, olvido las cosas importantes y siempre recuerdo las tonterías en momentos inapropiados. Soy la típica que se ríe cuando no tiene que hacerlo.
Me agobio con solo ver una hoja con números escritos, necesito calculadora para sumar dos y dos. Poco de lo que pienso o pasa por mi cabeza tiene sentido, me cuesta ordenar las ideas cuando tengo algún problema, y sin quererlo, lo suelo pagar todo con la persona que menos lo merece.
Para mí siempre será mejor pedir perdón que pedir permiso. Necesito dormir mas de diez horas para ser persona, y los fines de semana nunca me verás despierta antes de las doce. Hago el tonto siempre que tengo ocasión, suelen decirme que soy diferente a lo que la gente piensa de mí antes de conocerme.
Escribo para desahogarme de todo, para crear nuevas historias, para que los demás puedan saber lo que esta pasando por mi cabeza en estos momentos, aunque ni yo misma lo sepa bien. Para mí, escuchar a alguien es lo mejor que puedo hacer por él. Prefiero abrazos antes que besos, limón antes que naranja, no me gusta la coca-cola y el chocolate es mi gran tentación. No creo en Dios, pero si en mí misma, y en que hay algunas personas que son capaces de cambiar mi día con solo unas palabras. Aunque parezca raro, o más bien lo sea, también creo en la existencia de ángeles, como personas que se han ido pero han dejado algo pendiente, y se quedan con nosotros hasta que seamos fuertes y estemos preparados para continuar sin su ayuda, pero siempre recordándolos, sin olvidar lo que nos enseñaron.
Soy borde por naturaleza y no me sale ser cariñosa con casi nadie, se podría decir que tengo muchos conocidos, pero mis amigos se pueden contar con los dedos de una mano. Siempre habrá dos personas especiales en mi vida: a la primera la conozco como si fuera mi hermana, lleva conmigo desde que eramos dos mocosas de 13 años, y desde entonces no nos hemos separado. A la segunda persona, o mejor dicho el segundo, no he tenido la suerte de conocerlo antes, digamos que entró en mi vida hace poco más de un año, pero lo quiero más de lo que nunca se podrá imaginar.

Aunque todo lo que he escrito no es ni la décima parte de todo lo que podría escribir, 
creo que estas son las cosas que más rondan por mi cabeza, 
y que poca gente sabe.

domingo, 14 de septiembre de 2014

John Lennon

"Cuando tenía 5 años, mi madre me decía que la felicidad era la clave de la vida. Cuando fui a la escuela por primera vez, me preguntaron que quería ser yo cuando fuera grande. Yo respondí "quiero ser feliz". Me dijeron que no había entendido la pregunta, y yo les respondí que ellos no entendían la vida"
John Lennon

sábado, 13 de septiembre de 2014

La matemática del universo

Alfredo Torres era un hombre de unos cincuenta años de edad. Todo aquel que lo conociese podría decir de él que sin duda, era un hombre honrado allá donde los haya. Era un hombre trabajador, de tez oscura, pelo blanquecino y ojos claros, infinitos. Dedicado a su mujer y a su único hijo. Protector de todo aquello que según creía él, se debía conservar. Las cosas buenas, como la mermelada casera, los abrazos de su vuelta del trabajo, el periódico de los domingos, y sobre todo, dejar siempre un resquicio a la esperanza.

Alfredo trabaja como profesor de universidad. Cada día, habla a sus alumnos sobre los teoremas de Pitágoras y Gauss. A ellos las matemáticas les dan igual, no las entienden. Protestan y le dicen que no son importantes, que son complicadas y que en el día a día no tienen utilidad alguna. Él se quita la chaqueta y se sienta en una esquina de su mesa, mientras revuelve papeles llenos de números y de fórmulas que pocas personas podrían comprender. De momento, empieza a hablar. Les habla sobre el universo, sobre la estadística y sobre la probabilidad. Les dice que hay millones de personas en el mundo. Que ellos solo son una entre millones. Que muchos tirarán sus sueños por tierra, mientras que sólo los más valientes, podrán guiar su vida hacia donde ellos elijan.

Cuenta, que el límite no está en el cielo, sino mucho más arriba, más allá de las estrellas. “No digas que el cielo es el límite si hay pisadas en la luna”- les dice-. También dice que estadísticamente podría aprobar que ninguno de los presentes en su clase aspire nunca a ser nada en la vida, que según dice la probabilidad, es muy probable que acaben trabajando en alguna cafetería, o, con mucha suerte, en algún supermercado a las afueras de la ciudad. Les dice que probablemente, las probabilidades de nacer de su hijo eran pocas.
Las probabilidades de que naciera sin ningún problema eran menos, y que según la estadística, esto no ocurre en muchos casos. A Daniel, su hijo, lo tuvieron que ingresar nada más nacer porque le faltaron miligramos de oxigeno en la sangre. Daniel tiene dificultades, es paralítico y posiblemente nunca conseguirá vivir independientemente.

No estoy aquí para enseñaros a ser unos matemáticos perfectos.-Les dice-. Tampoco las matemáticas son perfectas, la probabilidad se equivocó con Daniel y puede que se equivoque en muchas cosas más. He venido para hacer que lo intentéis, para que consigáis todo lo que os propongáis y no cuestionéis la utilidad de una cosa u otra en la vida. Todo lo que nos enseñan, nos hace aprender algo. El silencio se apodera entonces de la clase y nadie es capaz de murmurar palabra, de cuestionar si todo aquello podría ser verdad. Todos le miran atentos, esperando algún gesto que les indique que todavía hay esperanza para ellos. Alfredo asiente y les dice que nunca es tarde para lograr sus metas, o, con suerte, lograr el aprobado en matemáticas. Cientos de ojos permanecen clavados en él, con ansia de llegar a comprenderle. Algunos lo entienden, otros lo intentan, pero todos, sin excepciones, se dan cuenta de que no es tan complicado como ellos creían.

jueves, 11 de septiembre de 2014

García Marquez

"Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente.
Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría “te quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes. Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré."
García Márquez.

martes, 9 de septiembre de 2014

Aferrados

Ciertas personas tienen indiscutiblemente una notable capacidad de tener a los demás bien atados con nudos. Hay quienes destacan en hacer nudos, y quienes destacan en dejarse enredar. Con frecuencia, ni el que ata ni el que es atado saben cómo sucede esto, o no tienen conciencia de que ya está sucediendo. A veces el nudo es tan fuerte que no se rompe en años, y otras, la cuerda se afloja y acaba soltándose de un momento a otro.
Impresiona constatar hasta qué punto les resulta difícil a las partes en juego ver lo que pasa. No saben por qué, pero algo les ha unido, y solo si consiguen desgastar la cuerda que les une podrán deshacer este hecho. Incluso en ciertos casos, lo que nos ata no es una persona, si no un recuerdo. Algo a lo que llevamos tiempo aferrándonos por miedo a que desaparezca.
No olvidemos que no ver que existe un nudo forma parte del nudo.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Yo ya no tengo miedo

El miedo es como la familia: todo el mundo tiene una. Pero aunque se parezcan, los miedos son tan personales y tan diferentes como pueden serlo todas las familias del mundo. Hay miedos tan simples como el de ver un insecto a tu alrededor o miedo a quedarte atrapado en un ascensor, miedos con los que uno aprende a ir conviviendo. Hay miedos hechos de inseguridades, miedo a quedarnos atrás.. miedo a no ser lo que soñamos, a no dar la talla, miedo a que nadie entienda lo que queremos ser.
Hay miedos que nos va dejando la conciencia, el miedo a ser culpables de lo que le pasa a los demás, y también el miedo a lo que no queremos sentir, a lo que no queremos mirar, a lo desconocido. Como el miedo a la muerte, a que alguien a quien queremos desaparezca.
Y hoy he escuchado a un hombre en la tele, un hombre encantador que decía que la felicidad es la ausencia del miedo. Y entonces me he dado cuenta de que últimamente.. yo ya no tengo miedo.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Kurt Cobain

Para Boddah:
Hablando como el estúpido con gran experiencia que preferiría ser un charlatán infantil castrado. Esta nota debería ser muy fácil de entender. Todo lo que me enseñaron en los cursos de punk rock que he ido siguiendo a lo largo de los años, desde mi primer contacto con la, digamos, ética de la independencia y la vinculación con mi entorno ha resultado cierto.
Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo rock'n'roll. Me siento increíblemente culpable. Por ejemplo, cuando se apagan las luces antes del concierto y se oyen los gritos del público, a mí no me afectan tal como afectaban a Freddy Mercury, a quien parecía encantarle que el público le amase y adorase. Lo cual admiro y envidio muchísimo. De hecho, no los puedo engañar, a ninguno de ustedes. Simplemente no sería justo ni para mí. Simular que me lo estoy pasando el 100% bien sería el peor crimen que me pudiese imaginar.
A veces tengo la sensación de que tendría que fichar antes de subir al escenario. Lo he intentado todo para que eso no ocurriese. (Y sigo intentándolo, créeme señor, pero no es suficiente). Soy consciente de que yo, nosotros, hemos influido y gustado a mucha gente. Debo ser uno de aquellos narcisistas que sólo aprecian las cosas cuando ya han ocurrido. Soy demasiado sencillo. Necesito estar un poco anestesiado para recuperar el entusiasmo que tenía cuando era un niño.
En nuestras tres últimas giras he apreciado mucho más a toda la gente que he conocido personalmente que son fans nuestros, pero a pesar de ello no puedo superar la frustración, la culpa y la hipersensibilidad hacia la gente. Sólo hay bien en mí, y pienso que simplemente amo demasiado a la gente. Tanto, que eso me hace sentir jodidamente triste. El típico piscis triste, sensible, insatisfecho, ¡dios mío! ¿por qué no puedo disfrutar? ¡no lo sé!. Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho como había sido yo. Llena de amor y alegría , confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño. Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza. No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y auto destructiva como en lo que me he convertido yo. Lo tengo todo, todo. Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general... Sólo porque parece que a la gente le resulta fácil relacionarse y ser comprensiva. ¡Comprensiva! sólo porque amo y me compadezco demasiado de la gente.
Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo por vuestras cartas y vuestro interés durante los últimos años. Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión, y recuerden que es mejor explotar que ir desvaneciéndose...
Paz, amor y comprensión, Kurt Cobain

jueves, 4 de septiembre de 2014

La nostalgia mata más que cualquier vicio

Si todavía te acuerdas de mí, aunque mi reflejo aparezca difuso en tus pupilas, o el eco de mi voz se distorsione en tus oídos y mi faz ya no logre atravesar tus retinas con la misma intensidad con la que solía hacerlo antes, aunque mi lánguido recuerdo parpadee en tus sienes únicamente durante un fugaz desliz de tus sentidos y sea de forma inconsciente y momentánea; por favor, aunque así sea, dímelo.

martes, 2 de septiembre de 2014

Qué vicio el de observar

Fíjese que cuando ríe, brotan dos arrugas que alargan infinitos sus ojos, y también su carcajada.
Fíjese que cuando grita frunce su ceño, y quedan montañas por las que desciende lento su enfado.
Fíjese que cuando enerva se encienden rojas sus orejas, pero cuando se avergüenza, calla. Calla para no tartamudear, para no escapar sus sentimientos demasiado rápido. Para no derribar su muro.
Fíjese en él cuando se deja ser él mismo. Cuando llora, cuando confía.
Fíjese que cuando sonríe se le forman unas comillas en cada extremo de su boca.
Y esa, su boca, es mi cita favorita.