Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

miércoles, 6 de julio de 2016

Lo siento, pero es lo que hay.

Chicas que vais de tristes diciendo que los chicos son todos unos cabrones tengo que deciros que 'sé piensa el ladrón que todos son de su condición'. Y con eso quiero decir que nosotras, las chicas, no nos quedamos atrás y cuando queremos joder a un chico le jodemos pero bien. Así que a lo mejor el problema, en parte, es vuestro (o nuestro). A lo mejor el problema es que siempre buscamos el mismo tipo de chico. Pero claro, el chico malote, que va de duro y de cabrón nos trae locas y sé hace complicado pasar de ese tipo de chicos pero si soy (somos) conscientes de que el chico es un cabrón intentad no entrar en su juego y no seáis masocas porque entonces el problema será vuestro (nuestro) y no de ellos.

martes, 5 de julio de 2016

Más que perderte me perdí a mi misma.

''Me desesperas, me estresas, me desestabilizas. Pero, no te vayas. ''
Recuerdo esas palabras como si las hubiera pensado ayer mismo.
Y así una vez tras otra. Hasta que te cansas de verdad. Te cansas de agobiarte, de estar detrás. Te cansas de que todo vaya bien. Pero, en realidad, es él el que quiere que todo vaya en contra. Siempre fuimos opuestos. Demasiado opuestos. Nunca nos entendimos y decidimos intentar algo de la nada. Algo que nos vino grande. Algo con lo que jugamos (o jugó) y me quemé yo. Sí, es así. Él me perdió aunque ahora no sé de cuenta y yo me perdí.

viernes, 1 de julio de 2016

Tú tan aceite y yo tan agua. Tú tan 'me voy', yo tan 'quédate hasta que amanezca'.

Tú tan aceite y yo tan agua. Intentamos juntarnos pero, cuanto más nos juntábamos más nos distanciábamos.  Era un quiero y no puedo (o no me dejan). Nos pusimos a luchar contra viento y marea. Nos convencimos de que teníamos que luchar contra nuestra diferencia de densidad. Queríamos aprender a ser miscibles. Queríamos mezclaros, unirnos y vivir. Pero, cada vez que lo intentábamos nos separábamos aún más. Hasta que las fuerzas se agotaron y las sonrisas dijeron ¡basta! Me dijo mi estúpido (o listo corazón) que eras tóxico, que debía alejarme de ti. Que debía alejarme de ti si quería volver a ser la que era meses atrás. Si quería ser feliz en toda plenitud. Y así lo hice.
Si, lo intente y bueno, no se quedó en un intento. Dolió decirte adiós después de tantas cosas. Y ahora escribiendo esto solo me vienen a la cabeza recuerdos bonitos que he tenido a tu lado. Recuerdo aquella tarde (cuando me arrepentí de todo). No me arrepiento de nada porque cuando lo hice en ese momento era total y absolutamente feliz. Y ahora después de semanas vuelvo a sonreír. Vuelvo a sonreír.

miércoles, 22 de junio de 2016

Caminante.

'Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.'

martes, 21 de junio de 2016

Llora pero por favor, sé feliz.

A veces se hace necesario eso de llorar. Llorar para sacar toda la mierda que llevas dentro. Para sacar todo lo que no se puede expresar con palabras. Para no hacer algo de lo que te puedas arrepentir. Algunos, lloramos más de lo que deberíamos, otros no lloran y a otros les da vergüenza llorar (estúpido, ¿verdad?).
Yo siempre fui de esas que lloran cuando todo va mal. Cuando no aguanta más. Cuando sabe que es la única manera de desahogarse. Cuando echa de menos en exceso a los que se fueron de su vida. Cuando sabe que ha cometido la mayor cagada de su vida. Es raro que alguien me vea llorar, no me gusta. No me gusta dar pena. Prefiero llorar sola y llevar el dolor por dentro. Es un poco raro, ¿verdad?
Pd. Llora. Llora de la risa.

miércoles, 15 de junio de 2016

Esta noche dime que me quieres.

''+¿ Y después qué hiciste?

-Nada. Esperé toda la tarde. Pensé que, teniendo en cuenta su manera de ser, al final acabaría respondiendo.

+ ¿Por qué? ¿Cuál es su manera de ser?

-Educada y lineal. Estoy seguro de que cuando leyó el mensaje una parte de ella quería responder por educación y la otra tenía miedo de hacer algo inapropiado.

+¿Y al final?

- Me contestó. Mira: 'Creo que se ha equivocado de número'. A continuación yo le escribí '¿Y si ha sido la fortuna la que ha hecho que me equivoque? ¿Y si es cosa del destino?' Me pareció oírla reír.

+¿Por qué?

- Porque era el momento oportuno. Para cualquier mujer, incluso para la que se siente más realizad, con hijos, una familia estupenda, satisfecha con su trabajo, siempre llega un momento en el que se siente sola. Y entonces se acuerda de lo que la ha hecho reír. Y, sobre todo, de quién lo provocó. Para ella te conviertes en una costumbre, en algo que poco a poco empieza a formar parte de su vida. Cada día recibe una frase, un pensamiento bonito sin ninguna insinuación... Después, de repente, paras. Durante un par de días, nada, ni un mensaje. Y ella se da cuenta de que te echa de menos, de que te has convertido en una cita inalterable, en un momento esperado, en el motivo de una sonrisa. Entonces vuelves a escribir y te disculpas, te justificas diciendo que has tenido un problema y le haces una pregunta muy simple: '¿ Me has echado de menos?' Sea cual sea la respuesta, la relación ya ha cambiado.

+¿Y si no contesta?

- Eso también es una respuesta. Significa que tiene miedo. Y si tiene miedo es porque puede ceder. Entonces puedes arriesgarte y decirle: 'Yo si te he echado de menos'. Y sigues avanzando. ''

martes, 14 de junio de 2016

Esta noche dime que me quieres.

''Estaba hambriento de ella y, cuando la vio doblar la esquina del final de la calle, se quedó sin respiración. El corazón empezó a palpitarle con fuerza, cada vez más fuerte, tanto que casi se ahogó.
Aysu caminaba de prisa, lucía un abrigo largo de espiga gris y grandes bolsillos en los que tenía metidas las manos. Llevaba un bolso colgado del hombro izquierdo. Debajo, vestía unos pantalones grises de rayas, unas botas negras y un jersey de cuello cisne de color crudo. Llevaba parte del pelo recogido. Estaba guapa. Sugestivamente guapa y desenvuelta. Entonces marcó el número y se escondió en el portal de al lado, en la penumbra. Al otro lado de la calle, Aysu se detuvo. Abrió el bolso y hurgo entre sus cosas hasta que encontró el teléfono. En seguida vio el número. Nunca lo había borrado. En vez de hacerlo, lo grabó poniendo una interrogación en lugar del nombre. Se quedó quieta, inmóvil. Cerro los ojos y a continuación exhaló un suspiro. Hacía mucho tiempo que esperaba aquella llamada. Le habría gustado no recibirla, pro sabía que llegaría. Entonces abrió el teléfono. Se quedó en silencio. Oyó su respiración. Shah, al final de la calle, lejos de ella, en la penumbra de aquel portal, la observaba. Sonrió y luego habló.

- Estaba... Estaba pensando en ti. -Aysu continuó con su silencio-. Estaba pensando en cómo te echado de menos. Pero no durante estos últimos días. Si no siempre. Estaba pensando en que podríamos ser felices, en lo bonito que seria ser una pareja cualquiera, incluso aburrirnos en el sofá, mano sobre mano, delante de la tele. Estaba pensando en lo bonito que sería discutir, decidir dónde ir de vacaciones, quizá no ponernos de acuerdo. Y en lo bonito que sería dejarte ganar... O no. -Aysu sonrió. Sha la vio desde lejos y continuó-: Estaba pensando en que tenías razón. He descubierto que Claudine no se mató por mi culpa y, dentro de lo que cabe, estoy más sereno. He perdido mucho tiempo. Para mí siempre ha sido muy difícil, pero al final he entendido que he tenido suerte... Te he oído tocar. - Aysu bajó la cabeza. Movió los pies con embarazo. Después continuó escuchando-. Pero lo más importante es que tengo ganas de amar, y tengo ganas de amarte a ti. - Aysu siguió con su silencio-. Te esperaré en el bar de debajo de la iglesia, donde nos conocimos, donde no quisiste ir a tomar algo la primera vez que nos vimos. Te esperaré esta tarde... Estaré allí desde las siete. Y durante toda la noche nos estará esperando un avión que nos llevará a donde tu quieras. -Aysu exhaló un largo suspiro. Y él entendió que era como si le hubiera dicho: ''¿ No quieres decirme nada más?''
Entonces simplemente añadió: -Te quiero. ''

martes, 31 de mayo de 2016

Amor en Roma y Venecia en mis ojos.

Seria bonito, ¿verdad? Eso de estar en tu cama, con tus sábanas, tu sudadera, tu olor, tus besos, tus abrazos mientras fuera diluvia. Debajo de tus sábanas, como si el mundo estuviese parado. Entre susurros y caricias. Mientras el resto del mundo hace su vida normal sin saber que tu y yo nos queremos como nunca. Con tu respiración en mi cuello y tus manos en mi cintura. Joder, te necesito. Necesito todo, absolutamente todo lo que tu me puedes dar, ¿te queda claro?

miércoles, 25 de mayo de 2016

Me rindo.

Hay días que es mejor no salir de la cama; y no es porque tu duermas conmigo y quiera quedarme eternamente abrazada a ti sino porque no tengo fuerzas para luchar, todo se ha desvanecido, todo se ha acabado. Es un querer y no poder. Ahora solo tengo ganas de meterme en la cama y no salir de ella. De llorar hasta que me duelan los ojos, hasta que no pueda más del puto dolor en el pecho. Lo siento, no puedo. Todo esto me viene grande, demasiado.

martes, 24 de mayo de 2016

Missing

Echo de menos los atascos por la mañana, los gritos en mi casa, cogerme autobuses y tardar una hora y media en cruzarme la ciudad porque no quiero perderme ni una sola de las gotas de lluvia que chocan contra el cristal.
Las miradas furtivas con desconocidos en el cercanias, las notas escondidas en los apuntes de la biblioteca, que me vengas a ver y me traigas chuches mientras estudio.
El calor de la Calle Larios, con esos abrazos que consiguen que el resto del universo desaparezca, su color, el calor en general, el chino de plaza de la Marina, y el de Plaza del Obispo entrando por Calle Larios, el ascensor de Callao, quedar en la puerta del Corte Inglés, en el VIPS, o en el Oso.
Los bocadillos de serranito, la comida da mi abuela, las estatuas con vida que se mueven al sonido del caer del cobre, los violinistas en los tejados.
Pasear por la Alcazaba y sentirte como una princesa árabe, mis clases de flamenco y volverme de Catedral a Hospital Civil andando mientras arreglo en mundo con una amiga.
Las tiendas de pizza 24horas que invaden el centro y los chinos vendiendo "selveza" en el puente de los alemanes, los conciertos de Andrés, Libertad 8, Galileo y el teatro.
El que haya gente por la calle a cualquier hora, los helados de madrugada en mi jardín, pasear de la mano en invierno, cortylandia, bajar por Limonar, abrumarme ante el palacio y contemplar como cae la noche en el centro.
La cúpula de colores que nunca sabré que es y los edificios con árboles en las ventanas mientras observan el sentar incansable de Picasso, las terrazas y los mojitos en buena compañía, los ir paseando y entrar a un McDonal's porque "hoy me lo merezco".
Las luces, las personas que son luz, MI luz, Malaga.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Algún día...

Si tuviera algo, tan solo una pequeña pista, una guía, una esperanza de que esto no será siempre así, que tú locura es pasajera, y que algún día serás la persona normal que nunca fuiste.
Y que algún día, harás le papel que tú elegiste, y que aun así, desde ese mismo momento, te negaste a ejercer.

Que algún día, ya no volveré a verle llorar a tus espaldas, ni querer irse a un lugar donde ya no puedas hacerle sufrir, no tenga que contarme a mí las penas que a ti no puede contarte.

Que algún día todo esto no me dolerá, ni empaparé mis labios con unas lágrimas, que hace mucho tiempo que no te mereces.

martes, 17 de mayo de 2016

Entre ovejas y lobos.

No entiendo muchas cosas hoy, quizá porque me he levantado con ganas de dar guerra, o de prohibir al mundo que se trabaje los lunes por la mañana, pero hoy me siento vacía, siento que el mundo gira alrededor de nuestro propio ombligo, sin darnos cuenta de nada, sin importarnos que nuestro vecino pegue a su mujer, mientras pague la cuota de la comunidad, siento que los niños ya no tienen infancia, no hablo de los niños de áfrica que en vez de agua beben barro, ni de los que en vez de jugar con balones los cosen, ni siquiera de los que antes que tener unos patines tienen un arma entre sus manos. Hablo de los niños de nuestro país, de nuestra ciudad, de nuestros barrios, de los que en vez de canicas o chapas tienen miles de aparatos electrónicos de los que se aburren a los dos días, los que contestan a sus mayores, los que tienen más poder que la persona que se dedica a educarlos, esos a los que dar un azote, supone incluso ir a la cárcel. No lo sé, de verdad que no sé a dónde estamos llegando, me siento vacía, siento que no encajo, que vivimos en un país, un mundo donde es más importante cuidar el cuerpo que la mente, en el que la gente no tiene aspiraciones a nada, limitándose a existir, y me mata, de verdad que sí, ver a la gente tan superficial que me rodea, me pone enferma, y me hace sentirme completamente desencajada, me hace querer lograr que mi puzle no encaje con nada para no intoxicarme de la mierda que nos rodea, y que flota en este mundo de borregos.
Seguramente muchos de los que me conozcan, y lean este blog, piensen que soy rara, que me encanta parecer interesante, incluso que soy una ingenua por no conformarme y pensar que se pueden cambiar las cosas.

A todos vosotros, mis queridos borregos, os dedico este post, vivid felices lo que os queda de vuestras mediocres vidas, que yo voy a intentar construirme la mía.

miércoles, 11 de mayo de 2016

Aún me cuesta pensar que los días soleados existen, aún sigo con esta cabezoneria loca que me lleva al pesimismo entre mil flores de sábanas lloradas.
Inmortalidad es lo último que desearía. ¿Por qué pedir ser inmortal entre un mundo que te da la espalda en cuanto le guiñas un ojo? ¿De que sirve una vida eterna si en cada paso que das hacia adelante te cuesta respirar?
Mientes cuando dices que no quieres nada más, que desearías quedarte para siempre como ahora, mientes y lo peor de todo es que lo sabes, sabes que sigues siendo esa mentirosa compulsiva que soñaba con hacerse un a vida llena de historias de ficción ¿Y de qué te sirve?

martes, 10 de mayo de 2016

La sonrisa que dejaste aquí sigue correteando por estas cuatro paredes buscando tu rostro, buscando tu presencia. Sin descanso corre, cada madrugada y anochecer. Ella no sabe que ya nunca volverás...Desdichada sonrisa.
Intento cerrar los ojos y recordar esa sonrisa que existía alegre y feliz, por más que los tapo me es inevitable oír los chillidos irritables y estremecedores de esa triste sonrisa.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Noches en las que te escondes entre papeles, para que la luna no te encuentre, para que no te obligue a dormir. te encoges en una pequeña esquina de tu cama y escribes... sea lo que sea da igual su contenido, tinta manchada en hojas limpias que se ensucian con decenas de palabras. vómitos de color azul que abordan un papel... un papel que no tenía valor y al posar tus manos en su textura ha cobrado importancia y provecho.
En pocas palabras, le has dado vida.

Has hecho que un simple folio normal y corriente se convierta en un libro de aventuras, emociones y sentimientos lleno de pasión y coraje.
Lo has adornado, maquillado y preparado para el momento, como si de un actor se tratara arreglándose para la función.

¿qu es el narrador sino la lámina que proyecta la historia?

No eres ni narrador, ni protagonista ni director...solo escribes tu creatividad en una hoja, hoja que si no tuvieras no podrías escribir tus memorias.

miércoles, 27 de abril de 2016

Será porque él no me odia tanto y a mi me van las causas perdidas.

Le da mil vueltas, y lo enfoca desde la derecha, y desde la izquierda, pero es tan inútil como luchar contra la gravedad. ¿No es acaso un esfuerzo en vano usado? No está segura de qué es lo mejor, pero es consciente de cuál es la opción más fácil. No sabe qué le conviene, ni qué es lo que quiere que le convenga, pero sabe lo que quiere conseguir. No le convencen los medios, pero ansía el fin, que justifica lo anterior. Duda de los pasos, del camino que debe seguir, del premio a recibir. No tiene claro cuál es la meta, el destino, y a veces tiene miedo. Y, mientras tanto, sigue dudando, titubea. Pero todas las inseguridades se desvanecen con la salida de él, del sol, de su sol.

martes, 26 de abril de 2016

Tiempo al tiempo.

Creo que él es cada una de mis sonrisas. El es por el que me levanto cada mañana y me acuesto cada noche. Suena muy cursi, lo sé. Pero, es lo que siento. Las cosas son así. Creo que por muchos chicos que me lleguen a gustar tú serás el más especial de todos. Eres diferente a los demás. Dicen que no existe el chico perfecto pero para mi si y ese eres TÚ. Este primer verano sin ti será demasiado raro. Después de estar viéndote 9 meses ahora... 3 meses sin verte son demasiados. Pero tendré que ser fuerte y aguantarme. Cada cosa a su debido tiempo. Por ti no me voy a rendir luchare hasta sin ganas, hasta que mi cuerpo me diga para que no puedes más.
Lo mejor que me puede pasar cada mañana es llegar a ese sitio al que ya le tengo cariño y verte a ti con esa sonrisa.Por mi enfadada o triste que este te veo a ti y sale el sol después de una tormenta. Y si lo acepto, estoy todo el rato diciendo que guapo eres o que ''cuqui'' no lo puedo evitar.
No será nada fácil pero lucharé si o si.

miércoles, 20 de abril de 2016

Ti penso

No alejes de mí tus abrazos, no des muerte a esta ternura que me inunda al despertar y tenerte al lado.
No te alejes, pero si vas a hacerlo, llévate contigo esta brisa de recuerdos que saben a mar, y a noches en la arena, que saben a tu risa, a tus manos recorriendo mis lunares y a mariposas acariciándome con sus pestañas. Llévate contigo esa parte de mí que ahora te pertenece, para que no te busque por las noches, y me descubra despertándome y echándote de menos.
Y firma un pacto con mis ventrículos, para que no se separen mucho tiempo tras tu marcha, para que pueda algún día volver a sonreír al ver entrar el sol por mi ventana, para que no me sepa a tu risa el café de la mañana.
Y por favor, escríbeme, escríbeme los mismo versos que antes me cantabas, y envíamelos poco a poco, junto a los pedazos que te llevaste de mi alma.

martes, 19 de abril de 2016

Suerte.

Cuando estas atado de pies y manos
Cuando ya no sabes que hacer y tu mundo se da la vuelta
Cuando aunque sepas lo que quieres, algo muy fuerte te impide hacerlo
Cuando el amor no es cosa de dos, si no de dos religiones
Cuando el miedo puede mas
Cuando te ciegas
Cuando lloras
Cuando callas
Cuando no tienes otro remedio que callar
Cuando tienes que esconderte incluso de ti mismo, para que no se note que estás sintiendo
Cuando este mundo injusto impide ser feliz a personas como tú
Cuando se me encoge el alma de pensaros…
Suerte, mucha suerte.
Te regalo mis flores, a mi me alegran el día cada vez que las miro, quiza a ti puedan sacarte una pequeña sonrisa.
Todo va a salir bien.

domingo, 17 de abril de 2016

Torbellino de emociones

Porque ya me echabas de menos antes de conocerme, porque querías gritar, y solo te salian botones, porque nos vamos a China, porque nos quedan mil viajes por hacer, incluso sin salir de las cuatro paredes de tu cuarto, porque siempre te echo, porque nunca pense que no me importaria que me colasen animales en el bolso, porque tu nevera escribe mimos, porque tus caricias saben a algo distinto cada día, porque solo los dos encajamos en el nido, porque te gusta abrir investigaciones cuando desaparece el guacamole, porque me haces reir hasta que me duele la tripa, porque eres único, porque me haces sentirme la persona mas feliz, porque siempre me das las buenas noches, porque nunca cambias, porque me haces sentir fuerte y frágil a la vez, porque creces conmigo, porque no te cansaste de esperar, porque me dan escalofrios cada vez que te pienso, porque me haces sentir la mujer mas bonita del mundo, Porque te quiero.

miércoles, 13 de abril de 2016

Au revoir, mon amour.

Amanecimos enredados entre sábanas y con el olor a café del bar de la esquina entrando por tu ventana.
Me desperecé y al abrir los ojos no quedaba nada de aquel amor que noches atrás nos había hecho perdernos por tantos antros y callejones con salida que preferíamos no ver. En esas cuatro paredes aún se podían leer todos esos recuerdos y esas ganas de otros tiempos más antiguos que hablaban de ti junto a nuestro reencuentro de la pasada noche. La habitación tenía un olor a mezcla de desengaño y de sudor de quien sospecha que no ha encontrado lo que andaba buscando con tantas ansías.
Me revolví hallándote la cara para intentar convencerme de lo que ya temía y ahí estabas.
Con esos ojos que prometían miles de noches de locura y escondían muchos corazones rotos entre gemidos y restos de un pasado.
Me miraste con los ojos entrecerrados y la sonrisa pícara, simulando que por las yemas de tus dedos se escapaba el amor que todas querían y a ninguna quisiste dar. Mis ojos de gata de la noche anterior ahí seguían, siguiéndote los movimientos a cámara lenta para dejar más tarde enredados todos los hilos posibles. Seguías igual de previsible que hacía ocho años. Te acercaste a mi nuca y hablando con los lunares de mi espalda me preguntaste si me apetecía alguna taza de chocolate caliente o si prefería seguir bebiendo de ti. A pesar de los escalofríos que rondaban por mi columna vertebral y de la química que seguíamos teniendo después de tantísimo tiempo, me levanté y empecé a vestirme.
Tú te quedaste perplejo y mirándome con el ceño fruncido. No entendías cómo alguien que habías logrado meter a tu cama era capaz de dejarte tirado en la misma, cuando eras tú el que después de un buen desayuno seguido de algo más las invitabas a marchar a todas aquellas infelices que tras dejar su número en tu mesilla creían que sonaría ese teléfono con tono esperanzador.
No querías creer que la misma perra en celo que se moría por ti en nuestros recuerdos
estaba dejándote en cueros y con el amor al aire. No tuvimos nada que decir. Las palabras se estrellaban en nuestros dientes haciendo que nuestras miradas nos gritasen todo lo que no nos atrevíamos a mentar.
Escupiendo ese adiós que no éramos capaces de chillar.
Abroché el último botón de mi camisa y, con la certeza de quien sabe que ha ganado una batalla,
salí de tu cuarto y de tu vida.
No hubo portazo. No hacía falta matar ninguna duda con el mismo. Estaba segura de que los hilos que se quedaron enredados por tus pies harían que tus pesadillas llevasen mis ojos y mi nombre.
Había infectado tus recuerdos del rojo de mis labios. De mí.
Y, mientras bajaba las escaleras de ese ático en silencio y me dirigía al portal con un cigarrillo que confesaba más de un pecado incandescente, sonreí al ser consciente de que te había dejado tus promesas debajo de la cama y entre las mismas sábanas que anoche nos envidiaban, todos esos recuerdos que me habían estado abrigando en más de un invierno frío.

 (Tras la última calada al cigarro, ya te habías consumido con él) 

martes, 12 de abril de 2016

Calor bajo cero.

Marca 12 grados el termómetro, y mis pies descalzos acusan el frio, pero mi piel aun siente tu calor, y esa mezcla hace que se me erice la piel, y casi pueda sentir tus caricias de nuevo, y tu olor, o el nuestro entre tus sábanas, esas que entre papeles dicen te quiero, azules, como el color del mar que rodea nuestra isla, y como mis ojos, que fundidos con esta sonrisa se iluminan al pensarnos.

miércoles, 6 de abril de 2016

Paris

Y me gustaría pintar un cuadro para ti, en el que retratar la sonrisa que se me queda al mirarte, o poder captar el brillo de mis ojos. Un cuadro en el que quede capturado mi olor después de hacerme tuya, después de hacerte mío, después de hacernos nuestros…. Un cuadro en el que con puntos pueda pintar estrellas en tu cuarto, para que te den luz, y una luna que te acune por las noches. Te imaginas subir al cielo a brochazos? Pinceladas largas para las tardes de domingo, y cortas para los arranques de pasión en mil colores distintos, uno por cada grito que salga de mi garganta.
Y dibujarnos sin rostro, para imaginarnos eternamente en un sueño azul, en el que paseamos bajo un Paris que nos mira adormilado, esperando que le pintemos un amanecer, como esos que tanto me gusta ver contigo…

martes, 5 de abril de 2016

Miedo

Me apetece escribir(te) y no me salen las palabras, ni siquiera tengo el lápiz con el que me gusta escribir para oir el rasgar del papel al paso de mis dedos moviendose, como los tuyos sobre mi tripa, dibujando una sonrisa en mi cara y un nudo en mi estómago y mis cuerdas vocales. Quizá no oigo el rasgar en el papel, pero oigo aun el susurro de tus palabras en mi oido, y el del aire que dispersa tu olor entre mis dedos y mis ganas, que dicen tu nombre, susurrando, claro. Por la noche no se puede hablar alto (aunque eso ya lo sabes…) por si se despierta el miedo, miedo a necesitar que vuelvas a mirarme, abrazarme, tocarme o sentirte cerca, tan cerca, que no sepamos donde acaba uno y empieza el otro.

Miedo, mucho miedo.

miércoles, 30 de marzo de 2016

Escribiendo...

Es curioso, cuando siento que quiero escribir algo, necesito hacerlo primero en papel. Quizá porque me gusta escuchar el rasgar de mi lápiz sobre el, o porque cuando escribo al ordenador, lo hago mas bien por inercia, sin mirar.
Ahora, mientras escribo en mi cuaderno (sobre cómo (te) escribo), paro, y me miro los dedos sostener el lápiz, y vuelvo a pensar en mis uñas, y me siento vacia escribiendo palabras sin sentido sobre un papel que no va a darme respuestas y que ahora mojan mis lágrimas (por lo menos escribiendo en papel no corro riesgo de cortocircuito, no mas al menos que el de mis propias neuronas, al borde de un ataque de nervios)
También, supongo que me gusta escribir en papel porque puedo tachar enfadada las palabras que me sobran (y los alientos que me faltan) y escribir pegada a mi ventana, así parece que mis pensamientos vuelan mas lejos, y no tienen que conformarse con el trayecto de mis lagrimas, para quedarse haciéndome un nudo en el estómago.
¿no hay dias que tienes esa sensación de que necesitas algo urgentemente, pero no sabes que es? ¿no hay dias en los que no te comprendes? ¿no hay dias en los que tu peor enemigo (por qué decimos peor enemigo? Si es tu peor enemigo, no se supone que sería tu amigo?) eres tú mismo? Pues ese dia es hoy, asi que me voy a dormir, que mañana mi ventana anuncia sol…

martes, 29 de marzo de 2016

Baño de espuma

Mientras me doy un baño de espuma, miro al techo, y me encuentro embriagada de recuerdos, casi tantos como burbujas hay en la espuma con olor a coco que me rodea, me doy cuenta de que llevo un buen rato para pintarme las uñas, y que ahora, tras salir de aquí con los dedos arrugados, tendré que pintármelas de nuevo… ( 483 vendetta Chanel mediante) Y pienso, pienso que la vida a veces no es mas que eso, (ahora acaba de entrar mi madre a ponerme de mala leche, y pierdo el hilo de lo que estaba diciendo, pero sigo: ) Hacer y deshacer, para luego volver a hacer, y que quizá las uñas ya no me queden igual, porque he estado media hora para dibujar una flor en cada uno de mis dedos, y estaba bonito, realmente, pero ahora que me las miro, debajo del agua, no me gustan tanto… Y mira, hace un rato fui emocionada a que mi hermana las viera (para que mas emocionada ella aun, me pidiera que se las haga a ella también…) y de repente, el pintauñas blanco con el que estaba hecha la flor, comienza a palidecer, hasta volverse transparente, y la flor no se queda mas que en unas manchas de lo que parecen cola de pegar encima de mis uñas.Como las ilusiones o los proyectos, que se quedan en el tintero… Lo que decía, que las cosas nunca son como al principio… pero que ahora, cuando salga del agua, me volveré a pintar las uñas sin flor, y me parecerán tan bonitas como ayer, como hace un rato, sin flores, que son bonitas un tiempo, pero que luego desaparecen.

miércoles, 23 de marzo de 2016

mio... muy mio

A veces, cuando una miga de pasado hace que se te revuelva el estomago, te das cuenta de que tu presente no va bien encaminado, y que el futuro, al menos para tí, es demasiado incierto...

martes, 22 de marzo de 2016

Inercia

A veces, todo se cambia de color, un día azul se vuelve gris, y uno gris azul, la risa en la que me apoyo desaparece y luego creo oír cantos de sirenas a lo lejos. Unas veces nada me es ajeno, y otras tantas, todo es indiferente, la risa, el miedo, tanto, que me dejo llevar por la inercia de seguir existiendo, y por este impulso hacia delante que tiene mi cuerpo.

Hoy quiero irme lejos, lejos del ruido, de mis libros, de los cuadros que analizo y estudio, lejos de mi mundo, de tus canciones, de las mías, lejos de mi poesía, lejos de mi vida, de mis huesos, pero sobre todo, lejos de mi misma y mira que lo intento, pero no sé, no puedo, no aprendo.

domingo, 20 de marzo de 2016

silencio....

Con el corazón enlatado y fuera de su sitio, perdida entre largos laberintos negros sin sentido que, enrevesados, se pierden entre tus muros de plata dentro de mi cabeza. Mientras, el aire mece las hojas del ayer, y mis latidos susurran tus canciones, bajo, tan bajo, que el silencio se vuelve ensordecedor…

miércoles, 16 de marzo de 2016

Como una trapecista sin rumbo..

Como una trapecista sin rumbo,voy buscando tu mirada con los ojos cerrados en esta cuerda floja que es mi camino, pero sin redes a los lados, ni nada a lo que agarrarme, y sé que me caeré, si, y que me haré mucho daño, pero no puedo evitar sentir que quiero seguir caminando, si supiera hacia dónde o cuándo llegaré, seguramente todo sería más sencillo, ahora solo veo obstáculos en mi camino, manos que me sueltan, redes que desaparecen, y payasos, que riendo apartan corriendo las colchonetas…

martes, 15 de marzo de 2016

espejismos...

Cuando estas cansada, y decides que no quieres sonreir, que llevas muchos golpes, que te duele hasta la nariz, los ojos,el alma y esa caja que tienes guardada en el pecho con dos aurículas y dos ventrículos… que no te apetece escribir, ni salir a la calle, ni ver el espléndido día que hace, ni ver a los niños reir, ni a parejas besarse, y sobre todo, sobre todo, ver gente feliz…saca tu pequeño espejo princesa, y ya verás, ya verás lo que encuentras…

miércoles, 9 de marzo de 2016

cuando el día es verde y mi mirada gris...


¿Que tonta soy verdad? Venia en el autobús escuchándola, y me he dado cuenta, que hace muchos días atrás que pienso en ti, que echo de menos tu mirada verde, tan profunda que podíamos pasar minutos eternos mirándonos, sin decir anda, tan solo pudiendo sonreir, y me he dado cuenta de que las lagrimas ha empezado a caer, que me dijiste que siempre sería tu estrella, y aun me siento así, tu estrellita de ojos tristes… el día que escuché esta canción por primera vez, fue en tu coche, mientras me decías, me recuerda a ti… hemos sido tanto siendo nada a la vez… quizá eso fue lo que te hacia especial…

Quizá eso es, lo que me hace buscar tu mirada por la noche, cuando estoy en ese tipo de sitios cutres donde te conocí, y muchas veces creo que voy a encontrarte… y me imagino que te diría, y solo me sale darte el abrazo mas fuerte que te hayan dado nunca…

¿Sabes lo que es, estar mal, y saber que el abrazo de una persona, y el de nadie mas, te haría sacar todo lo malo que llevas dentro? En eso pensaba hoy, mientras caminaba por el parque, mientras entre lágrimas sonreía, porque me he sentado en nuestro mirador a llorar, y porque me he imaginado a una liebre corriendo, y yo a carcajada limpia riéndome de ti. porque el peluche que me regalaste, sigue ahí, verde, tan verde como tus ojos…

Aunque ni siquiera recuerdes a esta niña de ojos tristes, aunque ni siquiera vayas a leer esto jamás...

martes, 8 de marzo de 2016

thinking about...

El ingeniero eres tu, yo no soy tan cuadriculada y no me gusta tener mi vida asi, como si fuera un manual de instrucciones; quiero equivocarme quiero llorar y poder reir, quieoro que me saquen la sonrisa cuando estoy llorando con un beso, quiero enamorarme, y que me rompan el corazon, y conocer a gente rara, que me enseñe cosas que no sabia. Me gusta quejarme cuando duele, y saber que hay gente que va a poner su hombro, me gusta llamar a un amigo llorando a las doce de la noche, y que me diga, nos vemos.Me gusta ser espontanea, y a veces por ello tener que morirme de vergüenza...Me gusta cuando me siento mal, y alguien me comprende... me gusta cuando voy llorando en el metro, y un chico se me acerca a preguntarme si puede hacer algo para que me sienta mejor, y aunque no pueda hacerlo, me hace sonreir durante los 15 segundos que tardé en llegar a mi estacion. Me gusta saber que hay gente así, me gusta ser así...

domingo, 6 de marzo de 2016

nos volveremos a encontrar...

Quiero dormir y no puedo, no puedo porque cierro los ojos y no te veo, y sin embargo cada vez que miro el reloj, o el número de un portal, estas ahí, o cada vez que miro al cielo, y veo a una estrella descarada guiñándome un ojo, y te imagino sonreir. Pero (y hago las O muy cerradas, para que no te escapes) como dice Quique González, algo me aleja de ti, y lo peor, es que siento que eso, me deja vacia, y me hace alejarme de mi. Pero como dice tu pétalo, tus ojos y tus labios, “si la distancia es el olvido, haré puentes con tus abrazos” y de esos tengo almacenados para mucho mucho tiempo (casi tantos como tarros de miel)

miércoles, 2 de marzo de 2016

porque yo si que me merezco esto...

Alguien que cuando me ponga borracha me lleve a casa, que me rompa los pantalones con la boca y luego me compre otros. Hacerle el amor contra la pared y se meta conmigo en la bañera, que se pierda conmigo para después rescatarme de laberintos sin sentido.Alguien que cosa disfraces a mis días malos y los convierta en buenos.que no se enfade si no me entiende, ni me entiendo y lo mareo. Que me saque la lengua cuando me ponga tonta y me haga enmudecer.Que no de por hecho que siempre voy a estar ahí pero que tampoco lo dude.que no me haga sufrir porque sí pero que no me venda amor eterno manoseado.alguien que no pueda caminar conmigo por la calle sin cogerme de la mano.Que no me compre con regalos pero que tenga mil detalles de papel. Que no le guste verme llorar y me haga reír hasta cuando no tenga ganas.que de vez en cuando decida perseguirme en los bares y conocerme otra vez. Que me mire, le mire, y me tiemblen las piernas sin remedio. Alguien que esté loco por mi, y no se le olvide decírme que me quiere

martes, 1 de marzo de 2016

buscando un sapo que no me salga rana!!

Hoy también dan plaga de sapos en el centro... desde hace ya ni me acuerdo que las plagas de sapos son constantes.
Además, últimamente llueven sapos de todo tipo, algunos muy peligrosos por lo tóxicos que son, incluso para los demás sapos.
Lo peor de las plagas de sapos es que recluyen a las princesas en sus palacios, porque segun cuentan, después del temido guisante, no hay nada más tóxico para una princesa que la piel del sapo equivocado.
Según parece, esa toxicidad las hace llorar.

sábado, 27 de febrero de 2016

Y apenas sin darme cuenta, me encuentro divagando en mi cama, en la penumbra de la noche, en esta habitación el la que hasta las paredes hablan...
Me miran las estrellas, les hablo, y no me entienden, ni siquiera yo lo hago, no puedo mas que hacerme preguntas de sentido, carentes de sentido porque carecen de respuesta, al menos ahora.
Me mira la luna, le hablo, y me dice que si quiero dormir con ella... que suba y me deje acunar con su canto, que escuche esa nana que tiernamente me susurra mientras engaño a mi corazon, y vaya cerrando suavemente los ojos, para que mañana, de madrugada, cuando despierte sola y el sol me devuelva a mi cama, sea menos duro sin tí, sin preguntas, sin respuestas, sin nada...

martes, 16 de febrero de 2016

I like.

Me gusta la espuma del mar, me gustan las galletas Cuétara, me gusta dormir, y soñar. Me gusta la melodía que tiene el piano al tocarlo en notas agudas, me gusta el cielo, y la sensación de calor cuando me da el sol en la cara, también me gusta la brisa, y el sonido de las olas, me gusta cantar aunque lo haga mal, ver Bob Esponja y tararear su canción...
Me gustan las caricias, que me retiren el pelo, me gustan las sonrisas, y las horas interminables hablando. Me gusta romper el papel por las líneas de puntos, chupar el cola-cao que se queda pegado en la cuchara. Me gusta acercar la cara a los ventiladores & gritar, me gusta correr, sentirme libre...
Me gusta explotar las burbujas, y que suenen como una tormenta. Me gusta reír, me gusta el color gris, & el azul, & el amarillo & el violeta. Me gustan todos los colores. Me gusta coger la nata con el dedo, y la gente que escribe en cualquier sitio, en servilletas, cuadernos, manos, paredes. Me encanta leer, & evadirme de mi realidad durante muchas horas. Me gustan los cuentos, los que acaban bien. & también los que no. Me gustan los corazones dibujados en los arboles, y el olor a primavera, & a gasolina & a nuevo & a papel. Me gusta el olor de muchas comidas y el de las personas también, también recuerdo que ese olor me atrae. También el olor a lluvia, y a café recién hecho, y a tostadas.
Me gusta la gente que se besa por la calle, me gustan los atardeceres, y ver el amanecer. Me gustan los vestidos & las gafas de sol... También abrir un libro & ver las fotografías viejas o entradas de cine. Me gustan las cosas pequeñas y los detalles. No me gustan las marcas, pero si las señales. Me gusta ser niña y adulta a la vez. No me gusta crecer, ni tomar decisiones. Me encanta el silencio & la música. Y las cosas clásicas y antiguas, pero también lo moderno.
Me gustan las noches, ver la luna desde el jardín, y las películas de amor. Y tú, tú también me gustas siempre me gustaras... Y me encanta vivir, aún con todo lo que conlleva...

sábado, 13 de febrero de 2016

Beach...

Y ahora sola, frente al mar
Te pienso, te siento, te escribo
Te esbozo en la arena
Y te escurres entre mis dedos
Te escapas como el agua
En un vaso con agujeros
Corres como el aire
En un día de viento
Y te mueves como un fantasma
Vagando por mi pensamiento
Sacudes en mi cabeza
Palabras tristes, y tú sin miedo
Sin miedo a perderme porque sabes que me tienes
Me tienes agarrada por el deseo
Deseo de no quererte, de no perderte,
O de no aceptar que ya he perdido,
Perdido todo aquello que nunca, nunca he tenido

No viene a cuento de nada, simplemente, leyendo algunas de las cosas que tengo escritas, me he recordado hace tres años, sentada en la arena, a la una de la madrugada, sola, escribiendo, sintiendo la brisa en la cara, y la relajación que eso produce, y he sonreido... he sonreido, porque me veo tan diferente y a la vez tal igual que esa chica que estaba ahí sentada que no he podido evitarlo.

martes, 19 de enero de 2016

La vida vuelve a su lugar. Para de girar.

Volvió a llegar la hora. Si. La hora de volver a tirarse a la piscina de espaldas sin mirar. Me voy a volver a arriesgar esta vez no será en vano. O eso creo. Todo esto es por tu culpa. Si, si por tu culpa. Tú eres el que hace que por las noches no deje de pensar en ti. Tú eres el que desde hace unos cuantos meses sonrió. Tú eres el que me encanta mirar y no disimular. Tú eres el que me tiene loca. Tú eres con el que quiero compartir miles de cosas. Te quiero a ti. Quiero estar contigo.

domingo, 10 de enero de 2016

Quien más dice es quizás quien más debería callar.

Vienes con aires de superioridad, me miras por encima del hombro y juzgas todo lo que hago, olvidandote de que, en primer lugar, deberías aprender a juzgarte a ti misma. No te importa mi verdad, solo piensas en tus mentiras. Ya no sabes ni que inventarte para llamar más la atención. Siempre tienes ganas de más, ganas de que te miren, de que se fijen más en ti. Cada vez tienes más ansia de hundir en la miseria a cuantos te rodean, sin darte cuenta de que, a la larga, te estás hundiendo a ti misma. Pero no voy a ser yo quien te lo diga, ya te darás cuenta tu sola. Lástima que, para entonces, es probable que sea demasiado tarde.

jueves, 7 de enero de 2016

La chica que miraba triste por la ventana del tren

Tengo tu olor y tus caricias rodando aun por mi piel, por mi espalda, y por mis manos.
Por las risas que se perdían al besarnos, por todos los lunares que aun no has tocado.
Tengo tu olor entre centímetros y centímetros de piel que echan de menos cada poro de tu cuerpo, cada gesto y palabra que se pierde entre los colores de tu almohada, en cada nota de música que se esconde en tu mirada.
Pero sobre todo, sobre todo tengo tu olor en las historias que tengo que imaginarme, ahora que ya no estás en casa.

lunes, 4 de enero de 2016

La historia del chico del autobús

La cara de él por las mañanas, mirando rostros dormidos uno a uno, por si le sonríe el destino, y hoy vuelve a encontrarla. Últimamente cuando se encuentran hablan, y ella le sonríe, charlan un rato, pese a que su cara de incredulidad por estar hablando con ella a penas le permite gesticular… Incredulidad que se mezcla con un sueño en sus pupilas, el sueño de no tener que buscarla más en la fila del autobús, porque no hace falta buscar algo que tienes en tus brazos.
Esta es la historia del chico del autobús, o al menos la mia…