Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

martes, 19 de enero de 2016

La vida vuelve a su lugar. Para de girar.

Volvió a llegar la hora. Si. La hora de volver a tirarse a la piscina de espaldas sin mirar. Me voy a volver a arriesgar esta vez no será en vano. O eso creo. Todo esto es por tu culpa. Si, si por tu culpa. Tú eres el que hace que por las noches no deje de pensar en ti. Tú eres el que desde hace unos cuantos meses sonrió. Tú eres el que me encanta mirar y no disimular. Tú eres el que me tiene loca. Tú eres con el que quiero compartir miles de cosas. Te quiero a ti. Quiero estar contigo.

domingo, 10 de enero de 2016

Quien más dice es quizás quien más debería callar.

Vienes con aires de superioridad, me miras por encima del hombro y juzgas todo lo que hago, olvidandote de que, en primer lugar, deberías aprender a juzgarte a ti misma. No te importa mi verdad, solo piensas en tus mentiras. Ya no sabes ni que inventarte para llamar más la atención. Siempre tienes ganas de más, ganas de que te miren, de que se fijen más en ti. Cada vez tienes más ansia de hundir en la miseria a cuantos te rodean, sin darte cuenta de que, a la larga, te estás hundiendo a ti misma. Pero no voy a ser yo quien te lo diga, ya te darás cuenta tu sola. Lástima que, para entonces, es probable que sea demasiado tarde.

jueves, 7 de enero de 2016

La chica que miraba triste por la ventana del tren

Tengo tu olor y tus caricias rodando aun por mi piel, por mi espalda, y por mis manos.
Por las risas que se perdían al besarnos, por todos los lunares que aun no has tocado.
Tengo tu olor entre centímetros y centímetros de piel que echan de menos cada poro de tu cuerpo, cada gesto y palabra que se pierde entre los colores de tu almohada, en cada nota de música que se esconde en tu mirada.
Pero sobre todo, sobre todo tengo tu olor en las historias que tengo que imaginarme, ahora que ya no estás en casa.

lunes, 4 de enero de 2016

La historia del chico del autobús

La cara de él por las mañanas, mirando rostros dormidos uno a uno, por si le sonríe el destino, y hoy vuelve a encontrarla. Últimamente cuando se encuentran hablan, y ella le sonríe, charlan un rato, pese a que su cara de incredulidad por estar hablando con ella a penas le permite gesticular… Incredulidad que se mezcla con un sueño en sus pupilas, el sueño de no tener que buscarla más en la fila del autobús, porque no hace falta buscar algo que tienes en tus brazos.
Esta es la historia del chico del autobús, o al menos la mia…