Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

miércoles, 27 de abril de 2016

Será porque él no me odia tanto y a mi me van las causas perdidas.

Le da mil vueltas, y lo enfoca desde la derecha, y desde la izquierda, pero es tan inútil como luchar contra la gravedad. ¿No es acaso un esfuerzo en vano usado? No está segura de qué es lo mejor, pero es consciente de cuál es la opción más fácil. No sabe qué le conviene, ni qué es lo que quiere que le convenga, pero sabe lo que quiere conseguir. No le convencen los medios, pero ansía el fin, que justifica lo anterior. Duda de los pasos, del camino que debe seguir, del premio a recibir. No tiene claro cuál es la meta, el destino, y a veces tiene miedo. Y, mientras tanto, sigue dudando, titubea. Pero todas las inseguridades se desvanecen con la salida de él, del sol, de su sol.

martes, 26 de abril de 2016

Tiempo al tiempo.

Creo que él es cada una de mis sonrisas. El es por el que me levanto cada mañana y me acuesto cada noche. Suena muy cursi, lo sé. Pero, es lo que siento. Las cosas son así. Creo que por muchos chicos que me lleguen a gustar tú serás el más especial de todos. Eres diferente a los demás. Dicen que no existe el chico perfecto pero para mi si y ese eres TÚ. Este primer verano sin ti será demasiado raro. Después de estar viéndote 9 meses ahora... 3 meses sin verte son demasiados. Pero tendré que ser fuerte y aguantarme. Cada cosa a su debido tiempo. Por ti no me voy a rendir luchare hasta sin ganas, hasta que mi cuerpo me diga para que no puedes más.
Lo mejor que me puede pasar cada mañana es llegar a ese sitio al que ya le tengo cariño y verte a ti con esa sonrisa.Por mi enfadada o triste que este te veo a ti y sale el sol después de una tormenta. Y si lo acepto, estoy todo el rato diciendo que guapo eres o que ''cuqui'' no lo puedo evitar.
No será nada fácil pero lucharé si o si.

miércoles, 20 de abril de 2016

Ti penso

No alejes de mí tus abrazos, no des muerte a esta ternura que me inunda al despertar y tenerte al lado.
No te alejes, pero si vas a hacerlo, llévate contigo esta brisa de recuerdos que saben a mar, y a noches en la arena, que saben a tu risa, a tus manos recorriendo mis lunares y a mariposas acariciándome con sus pestañas. Llévate contigo esa parte de mí que ahora te pertenece, para que no te busque por las noches, y me descubra despertándome y echándote de menos.
Y firma un pacto con mis ventrículos, para que no se separen mucho tiempo tras tu marcha, para que pueda algún día volver a sonreír al ver entrar el sol por mi ventana, para que no me sepa a tu risa el café de la mañana.
Y por favor, escríbeme, escríbeme los mismo versos que antes me cantabas, y envíamelos poco a poco, junto a los pedazos que te llevaste de mi alma.

martes, 19 de abril de 2016

Suerte.

Cuando estas atado de pies y manos
Cuando ya no sabes que hacer y tu mundo se da la vuelta
Cuando aunque sepas lo que quieres, algo muy fuerte te impide hacerlo
Cuando el amor no es cosa de dos, si no de dos religiones
Cuando el miedo puede mas
Cuando te ciegas
Cuando lloras
Cuando callas
Cuando no tienes otro remedio que callar
Cuando tienes que esconderte incluso de ti mismo, para que no se note que estás sintiendo
Cuando este mundo injusto impide ser feliz a personas como tú
Cuando se me encoge el alma de pensaros…
Suerte, mucha suerte.
Te regalo mis flores, a mi me alegran el día cada vez que las miro, quiza a ti puedan sacarte una pequeña sonrisa.
Todo va a salir bien.

domingo, 17 de abril de 2016

Torbellino de emociones

Porque ya me echabas de menos antes de conocerme, porque querías gritar, y solo te salian botones, porque nos vamos a China, porque nos quedan mil viajes por hacer, incluso sin salir de las cuatro paredes de tu cuarto, porque siempre te echo, porque nunca pense que no me importaria que me colasen animales en el bolso, porque tu nevera escribe mimos, porque tus caricias saben a algo distinto cada día, porque solo los dos encajamos en el nido, porque te gusta abrir investigaciones cuando desaparece el guacamole, porque me haces reir hasta que me duele la tripa, porque eres único, porque me haces sentirme la persona mas feliz, porque siempre me das las buenas noches, porque nunca cambias, porque me haces sentir fuerte y frágil a la vez, porque creces conmigo, porque no te cansaste de esperar, porque me dan escalofrios cada vez que te pienso, porque me haces sentir la mujer mas bonita del mundo, Porque te quiero.

miércoles, 13 de abril de 2016

Au revoir, mon amour.

Amanecimos enredados entre sábanas y con el olor a café del bar de la esquina entrando por tu ventana.
Me desperecé y al abrir los ojos no quedaba nada de aquel amor que noches atrás nos había hecho perdernos por tantos antros y callejones con salida que preferíamos no ver. En esas cuatro paredes aún se podían leer todos esos recuerdos y esas ganas de otros tiempos más antiguos que hablaban de ti junto a nuestro reencuentro de la pasada noche. La habitación tenía un olor a mezcla de desengaño y de sudor de quien sospecha que no ha encontrado lo que andaba buscando con tantas ansías.
Me revolví hallándote la cara para intentar convencerme de lo que ya temía y ahí estabas.
Con esos ojos que prometían miles de noches de locura y escondían muchos corazones rotos entre gemidos y restos de un pasado.
Me miraste con los ojos entrecerrados y la sonrisa pícara, simulando que por las yemas de tus dedos se escapaba el amor que todas querían y a ninguna quisiste dar. Mis ojos de gata de la noche anterior ahí seguían, siguiéndote los movimientos a cámara lenta para dejar más tarde enredados todos los hilos posibles. Seguías igual de previsible que hacía ocho años. Te acercaste a mi nuca y hablando con los lunares de mi espalda me preguntaste si me apetecía alguna taza de chocolate caliente o si prefería seguir bebiendo de ti. A pesar de los escalofríos que rondaban por mi columna vertebral y de la química que seguíamos teniendo después de tantísimo tiempo, me levanté y empecé a vestirme.
Tú te quedaste perplejo y mirándome con el ceño fruncido. No entendías cómo alguien que habías logrado meter a tu cama era capaz de dejarte tirado en la misma, cuando eras tú el que después de un buen desayuno seguido de algo más las invitabas a marchar a todas aquellas infelices que tras dejar su número en tu mesilla creían que sonaría ese teléfono con tono esperanzador.
No querías creer que la misma perra en celo que se moría por ti en nuestros recuerdos
estaba dejándote en cueros y con el amor al aire. No tuvimos nada que decir. Las palabras se estrellaban en nuestros dientes haciendo que nuestras miradas nos gritasen todo lo que no nos atrevíamos a mentar.
Escupiendo ese adiós que no éramos capaces de chillar.
Abroché el último botón de mi camisa y, con la certeza de quien sabe que ha ganado una batalla,
salí de tu cuarto y de tu vida.
No hubo portazo. No hacía falta matar ninguna duda con el mismo. Estaba segura de que los hilos que se quedaron enredados por tus pies harían que tus pesadillas llevasen mis ojos y mi nombre.
Había infectado tus recuerdos del rojo de mis labios. De mí.
Y, mientras bajaba las escaleras de ese ático en silencio y me dirigía al portal con un cigarrillo que confesaba más de un pecado incandescente, sonreí al ser consciente de que te había dejado tus promesas debajo de la cama y entre las mismas sábanas que anoche nos envidiaban, todos esos recuerdos que me habían estado abrigando en más de un invierno frío.

 (Tras la última calada al cigarro, ya te habías consumido con él) 

martes, 12 de abril de 2016

Calor bajo cero.

Marca 12 grados el termómetro, y mis pies descalzos acusan el frio, pero mi piel aun siente tu calor, y esa mezcla hace que se me erice la piel, y casi pueda sentir tus caricias de nuevo, y tu olor, o el nuestro entre tus sábanas, esas que entre papeles dicen te quiero, azules, como el color del mar que rodea nuestra isla, y como mis ojos, que fundidos con esta sonrisa se iluminan al pensarnos.

miércoles, 6 de abril de 2016

Paris

Y me gustaría pintar un cuadro para ti, en el que retratar la sonrisa que se me queda al mirarte, o poder captar el brillo de mis ojos. Un cuadro en el que quede capturado mi olor después de hacerme tuya, después de hacerte mío, después de hacernos nuestros…. Un cuadro en el que con puntos pueda pintar estrellas en tu cuarto, para que te den luz, y una luna que te acune por las noches. Te imaginas subir al cielo a brochazos? Pinceladas largas para las tardes de domingo, y cortas para los arranques de pasión en mil colores distintos, uno por cada grito que salga de mi garganta.
Y dibujarnos sin rostro, para imaginarnos eternamente en un sueño azul, en el que paseamos bajo un Paris que nos mira adormilado, esperando que le pintemos un amanecer, como esos que tanto me gusta ver contigo…

martes, 5 de abril de 2016

Miedo

Me apetece escribir(te) y no me salen las palabras, ni siquiera tengo el lápiz con el que me gusta escribir para oir el rasgar del papel al paso de mis dedos moviendose, como los tuyos sobre mi tripa, dibujando una sonrisa en mi cara y un nudo en mi estómago y mis cuerdas vocales. Quizá no oigo el rasgar en el papel, pero oigo aun el susurro de tus palabras en mi oido, y el del aire que dispersa tu olor entre mis dedos y mis ganas, que dicen tu nombre, susurrando, claro. Por la noche no se puede hablar alto (aunque eso ya lo sabes…) por si se despierta el miedo, miedo a necesitar que vuelvas a mirarme, abrazarme, tocarme o sentirte cerca, tan cerca, que no sepamos donde acaba uno y empieza el otro.

Miedo, mucho miedo.