Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

miércoles, 22 de junio de 2016

Caminante.

'Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.'

martes, 21 de junio de 2016

Llora pero por favor, sé feliz.

A veces se hace necesario eso de llorar. Llorar para sacar toda la mierda que llevas dentro. Para sacar todo lo que no se puede expresar con palabras. Para no hacer algo de lo que te puedas arrepentir. Algunos, lloramos más de lo que deberíamos, otros no lloran y a otros les da vergüenza llorar (estúpido, ¿verdad?).
Yo siempre fui de esas que lloran cuando todo va mal. Cuando no aguanta más. Cuando sabe que es la única manera de desahogarse. Cuando echa de menos en exceso a los que se fueron de su vida. Cuando sabe que ha cometido la mayor cagada de su vida. Es raro que alguien me vea llorar, no me gusta. No me gusta dar pena. Prefiero llorar sola y llevar el dolor por dentro. Es un poco raro, ¿verdad?
Pd. Llora. Llora de la risa.

miércoles, 15 de junio de 2016

Esta noche dime que me quieres.

''+¿ Y después qué hiciste?

-Nada. Esperé toda la tarde. Pensé que, teniendo en cuenta su manera de ser, al final acabaría respondiendo.

+ ¿Por qué? ¿Cuál es su manera de ser?

-Educada y lineal. Estoy seguro de que cuando leyó el mensaje una parte de ella quería responder por educación y la otra tenía miedo de hacer algo inapropiado.

+¿Y al final?

- Me contestó. Mira: 'Creo que se ha equivocado de número'. A continuación yo le escribí '¿Y si ha sido la fortuna la que ha hecho que me equivoque? ¿Y si es cosa del destino?' Me pareció oírla reír.

+¿Por qué?

- Porque era el momento oportuno. Para cualquier mujer, incluso para la que se siente más realizad, con hijos, una familia estupenda, satisfecha con su trabajo, siempre llega un momento en el que se siente sola. Y entonces se acuerda de lo que la ha hecho reír. Y, sobre todo, de quién lo provocó. Para ella te conviertes en una costumbre, en algo que poco a poco empieza a formar parte de su vida. Cada día recibe una frase, un pensamiento bonito sin ninguna insinuación... Después, de repente, paras. Durante un par de días, nada, ni un mensaje. Y ella se da cuenta de que te echa de menos, de que te has convertido en una cita inalterable, en un momento esperado, en el motivo de una sonrisa. Entonces vuelves a escribir y te disculpas, te justificas diciendo que has tenido un problema y le haces una pregunta muy simple: '¿ Me has echado de menos?' Sea cual sea la respuesta, la relación ya ha cambiado.

+¿Y si no contesta?

- Eso también es una respuesta. Significa que tiene miedo. Y si tiene miedo es porque puede ceder. Entonces puedes arriesgarte y decirle: 'Yo si te he echado de menos'. Y sigues avanzando. ''

martes, 14 de junio de 2016

Esta noche dime que me quieres.

''Estaba hambriento de ella y, cuando la vio doblar la esquina del final de la calle, se quedó sin respiración. El corazón empezó a palpitarle con fuerza, cada vez más fuerte, tanto que casi se ahogó.
Aysu caminaba de prisa, lucía un abrigo largo de espiga gris y grandes bolsillos en los que tenía metidas las manos. Llevaba un bolso colgado del hombro izquierdo. Debajo, vestía unos pantalones grises de rayas, unas botas negras y un jersey de cuello cisne de color crudo. Llevaba parte del pelo recogido. Estaba guapa. Sugestivamente guapa y desenvuelta. Entonces marcó el número y se escondió en el portal de al lado, en la penumbra. Al otro lado de la calle, Aysu se detuvo. Abrió el bolso y hurgo entre sus cosas hasta que encontró el teléfono. En seguida vio el número. Nunca lo había borrado. En vez de hacerlo, lo grabó poniendo una interrogación en lugar del nombre. Se quedó quieta, inmóvil. Cerro los ojos y a continuación exhaló un suspiro. Hacía mucho tiempo que esperaba aquella llamada. Le habría gustado no recibirla, pro sabía que llegaría. Entonces abrió el teléfono. Se quedó en silencio. Oyó su respiración. Shah, al final de la calle, lejos de ella, en la penumbra de aquel portal, la observaba. Sonrió y luego habló.

- Estaba... Estaba pensando en ti. -Aysu continuó con su silencio-. Estaba pensando en cómo te echado de menos. Pero no durante estos últimos días. Si no siempre. Estaba pensando en que podríamos ser felices, en lo bonito que seria ser una pareja cualquiera, incluso aburrirnos en el sofá, mano sobre mano, delante de la tele. Estaba pensando en lo bonito que sería discutir, decidir dónde ir de vacaciones, quizá no ponernos de acuerdo. Y en lo bonito que sería dejarte ganar... O no. -Aysu sonrió. Sha la vio desde lejos y continuó-: Estaba pensando en que tenías razón. He descubierto que Claudine no se mató por mi culpa y, dentro de lo que cabe, estoy más sereno. He perdido mucho tiempo. Para mí siempre ha sido muy difícil, pero al final he entendido que he tenido suerte... Te he oído tocar. - Aysu bajó la cabeza. Movió los pies con embarazo. Después continuó escuchando-. Pero lo más importante es que tengo ganas de amar, y tengo ganas de amarte a ti. - Aysu siguió con su silencio-. Te esperaré en el bar de debajo de la iglesia, donde nos conocimos, donde no quisiste ir a tomar algo la primera vez que nos vimos. Te esperaré esta tarde... Estaré allí desde las siete. Y durante toda la noche nos estará esperando un avión que nos llevará a donde tu quieras. -Aysu exhaló un largo suspiro. Y él entendió que era como si le hubiera dicho: ''¿ No quieres decirme nada más?''
Entonces simplemente añadió: -Te quiero. ''