Choose your langue

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

miércoles, 6 de julio de 2016

Lo siento, pero es lo que hay.

Chicas que vais de tristes diciendo que los chicos son todos unos cabrones tengo que deciros que 'sé piensa el ladrón que todos son de su condición'. Y con eso quiero decir que nosotras, las chicas, no nos quedamos atrás y cuando queremos joder a un chico le jodemos pero bien. Así que a lo mejor el problema, en parte, es vuestro (o nuestro). A lo mejor el problema es que siempre buscamos el mismo tipo de chico. Pero claro, el chico malote, que va de duro y de cabrón nos trae locas y sé hace complicado pasar de ese tipo de chicos pero si soy (somos) conscientes de que el chico es un cabrón intentad no entrar en su juego y no seáis masocas porque entonces el problema será vuestro (nuestro) y no de ellos.

martes, 5 de julio de 2016

Más que perderte me perdí a mi misma.

''Me desesperas, me estresas, me desestabilizas. Pero, no te vayas. ''
Recuerdo esas palabras como si las hubiera pensado ayer mismo.
Y así una vez tras otra. Hasta que te cansas de verdad. Te cansas de agobiarte, de estar detrás. Te cansas de que todo vaya bien. Pero, en realidad, es él el que quiere que todo vaya en contra. Siempre fuimos opuestos. Demasiado opuestos. Nunca nos entendimos y decidimos intentar algo de la nada. Algo que nos vino grande. Algo con lo que jugamos (o jugó) y me quemé yo. Sí, es así. Él me perdió aunque ahora no sé de cuenta y yo me perdí.

viernes, 1 de julio de 2016

Tú tan aceite y yo tan agua. Tú tan 'me voy', yo tan 'quédate hasta que amanezca'.

Tú tan aceite y yo tan agua. Intentamos juntarnos pero, cuanto más nos juntábamos más nos distanciábamos.  Era un quiero y no puedo (o no me dejan). Nos pusimos a luchar contra viento y marea. Nos convencimos de que teníamos que luchar contra nuestra diferencia de densidad. Queríamos aprender a ser miscibles. Queríamos mezclaros, unirnos y vivir. Pero, cada vez que lo intentábamos nos separábamos aún más. Hasta que las fuerzas se agotaron y las sonrisas dijeron ¡basta! Me dijo mi estúpido (o listo corazón) que eras tóxico, que debía alejarme de ti. Que debía alejarme de ti si quería volver a ser la que era meses atrás. Si quería ser feliz en toda plenitud. Y así lo hice.
Si, lo intente y bueno, no se quedó en un intento. Dolió decirte adiós después de tantas cosas. Y ahora escribiendo esto solo me vienen a la cabeza recuerdos bonitos que he tenido a tu lado. Recuerdo aquella tarde (cuando me arrepentí de todo). No me arrepiento de nada porque cuando lo hice en ese momento era total y absolutamente feliz. Y ahora después de semanas vuelvo a sonreír. Vuelvo a sonreír.